Justicia histórica. La bandera de la República Española ondea en el Hôtel de Ville de Paris

Hoy, hace 69 años, París fue liberada del yugo nazi. La operación que liberó París, fue una acción conjunta de ejércitos regulares, de la resistencia y el maquis; de exiliados de la República española que soñaron que al derrotar a Hitler tendrían una oportunidad más de derrotar a Franco ya afincado en la dictadura. Cuentan que el primer tanque que entró a la ciudad, en la columna del General Leclerc, estaba bajo mando de republicanos españoles y que se llamaba “Guadalajara”.

Pese a haber sido reconocido como fascista, como apoyo de los regímenes totalitarios, el régimen de Franco logró colarse en las Naciones Unidas; la República había sido traicionada una vez más; primero por parte de su propio ejército alzado en armas contra el régimen constitucional, luego por la comunidad internacional que cobarde y recelosa formó el Comité de no intervención y, una tercera vez cuando a los triunfadores de la Guerra les pudo más la geopolítica y la conveniencia.

Hoy hubo una pequeña reparación. Entre las banderas de los vencedores sobre el fascismo estaba la bandera de la República Española, como un Estado amigo más, como la de un pueblo de lado de la libertad.

Así que pasen veinte años, dijo Federico García Lorca; así que pasen sesenta y nueve, hoy como entonces, la República española ha vencido.