Diez cantautores por los migrantes

Ningún ser humano es ilegal. Nadie cruzaría un país como el nuestro buscando llegar a los Estados Unidos, sin papeles, sin identificaciones, apenas con dinero para sobrevivir los primeros días si no fuera por una ingente necesidad de ganarse el pan de la manera más limpia; nadie se atrevería a domar la bestia que asesina y viola, nadie si no fuera por la esperanza.

Nuestra sociedad es insensible porque tiene miedo; cuando un migrante se acerca a cualquiera de nosotros debemos tener claro que aun cuando a muchos les asuste, él tiene más miedo que nosotros. Miedo a la autoridad ,a los ciudadanos, a los delincuentes, miedo a terminar como uno de los miles de muertos anónimos que engrosan las filas de la intolerancia.

Diez cantautores por los migrantes es un esfuerzo que debe ser aplaudido y secundado. Diez de las mejores voces de la conciencia colectiva alzando la voz por los que no la tienen, por los que viven en la penumbra de las leyes y las costumbres.

Todos tenemos un migrante en nuestra historia familiar, diría aún más, todos somos migrantes de paso hacia otro sitio y todos tenemos la obligación de estar con ellos.

Comencemos ahora estando presentes en el Teatro Ángela Peralta de Polanco, a las 14.00 horas del 3 de noviembre; si no fuera suficiente disfrutar del canto de Fernando Delgadillo, de Oceransky, Miguel Inzunza o de Adrián Gil, entre otros, que lo sea nuestro afán por tender la mano a quienes cruzan nuestro país, que lo sea nuestro deseo de cambiar nuestra visión sobre el fenómeno migratorio y que lo sea, por unas horas, nuestro mejor sentido humano.