El libro nuestro de cada martes: Los enamoramientos, de Javier Marías

Hay libros que no pueden ser leídos sino desde la perspectiva adulta, la que llega con ciertos años de vida y experiencia y cuando la existencia ha perdido, tal vez de modo definitivo, sus colores más encendidos y brillantes, pero el aroma de las maderas, los sabores fuertes y aún amargos o la profundidad de las dimensiones se instalan para siempre. Existe la leyenda – cuyo origen no puede ser comprobado – que no debe leerse el Tiempo perdido de Proust antes de los treinta años, yo mismo me festejé esa edad con la lectura de esa novela, tal vez porque otra leyenda, más antigua, recomienda que no debe estudiarse la Kabbalah antes de los veintiuno, pues la inteligencia y el corazón no son lo suficientemente fuertes para soportar la embestida. Marías ofrece en Los Enamoramientos, un libro de esta especie.

La realidad de los pormenores del amor de pareja, del proceso de enamoramiento, de los deseos ocultos y la manera en que convertimos en circunstancia las coincidencias, se presentan en una narrativa ágil y potente, pero también reflexiva hasta la introspección; sin duda las décadas por venir demostrarán la universalidad de este drama íntimo en que el amor – único sentimiento todavía rescatable – se presenta en la guerra del hombre por ser dueño de su destino.