El secreto de la literatura de terror no está en el efecto estridente, en los chorros de sangre o en los fantasmones de sábana blanca; el auténtico terror se reconoce porque invoca nuestros temores, los más atávicos y los más profundos; se le encuentra no en las frases severas y arrogantes, no en el susto de la expresión grosera o altisonante, sino en la sutileza del que siente el aliento detrás del oído mientras mira al espejo y se sabe sólo en la sala de baño. Cuando era niño, un amigo muy querido tenía un raro talento; influido por las películas de tiburones tan de moda a finales de la década de 1970, dibujaba en páginas de cuaderno masacres gigantescas de tiburones devorando multitudes de desaprensivos bañistas; yo, que apenas dibujaba monigotes, lo veía expresar no odio sino la primitiva sensación de la alegría creativa. Eran otros tiempos, ahora me vengo a enterar que eso parecía prueba suficiente para que un director de escuela primaria, que no nos conocía porque apenas tenía una semana entre nosotros, lo enviara a un lugar lúgubre para todos los niños de la Ciudad de México de aquellos días, “La Clínica de la Conducta”. En fin, hoy es un buen padre de familia, excelente deportista y además educador. Insisto, eran otros tiempos, ahora tal vez alguien mejor preparado hubiera descubierto esa pasión creativa que entonces asustaba. Con el libro de Henry James pasa más o menos lo mismo; se trata de una narración honesta y sin truco en la que nunca sabremos quién o qué fue lo que nos provocó el pavor, porque lo más seguro es que ese libro despierte nuestros fantasmas interiores, esos que duermen debajo de nuestra cama y nos hacen ver figuras detrás de las cortinas.

Otra vuelta de tuerca – Henry James

En los años sesenta se realizó una primera versión cinematográfica:

En los últimos años Nicole Kidman protagonizó una versión mejor lograda:

4 pensamientos

  1. excelente narrativa, me recuerdas a mi misma, queriendo adivinar los demonios que mi hijo llevaba dentro, con sus dibujos y si hay de cierto que en algunos pude ver algo de sus miedos,,frustraciones y temores, pero siempre fui respetuosa admirando su arte, de repente siento que lo pierdo entre tareas, ensayos, fotografías, cortos etc… dice que ahí le quitan vicios yo a veces extraño a ese artista nato con sus demonios… saludos afectuosos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s