El libro nuestro de cada martes: “El corto verano de la anarquía”

Esta es una de las últimas épicas del siglo XX y, posiblemente de la historia de la humanidad; una historia de ideal y desesperanza, una encarnación del Quijote contra los Molinos de Viento; de la pequeñez humana contra la grandilocuencia del militarismo, la guerra y el totalitarismo. Esta es la canción de Buenaventura Durruti y sus amigos “Los Solidarios”.

Hans Magnus Enzesberger es uno de los más grandes maestros del reportaje histórico; al tornar la mirada sobre Durruti lo encuentra de exacta dimensión humana pero también casi semi divina frente al dolor y en la entrega al ideal; cuenta la historia del momento de gloria y muerte de Durruti, de la revolución dentro del golpe de Estado y da cuenta del porqué hablar de guerra civil en España es una incorrección cuando lo cierto es que hubieron dos luchas: una revolución social y un golpe de Estado.

Mirar el espejo de Durruti, el último de los alucinados libertarios locos y muertos de amor por el hombre, es ver lo mejor y lo más duro – no me atrevería a decir lo peor – de la condición humana y cómo, dentro de la guerra, la grandeza se vuelve todavía más enorme y la pequeñez se vuelve vergüenza.

http://www.anagrama-ed.es/titulo/CM_274

Aquí, la voz radiante y metálica de Buenaventura Durruti

Y aquí, de pilón, como dicen en mi pueblo, el himno de la FAI y de la CNT