El libro nuestro de cada martes: “La insoportable levedad del ser”, de Milan Kundera

Hay libros de culto, me refiero a aquellos que hacen época y a los que se recurre de tiempo en tiempo. Son textos que constituyen leyendas y viven tiempos y existencias más allá de sus autores.

En la década de 1980 Milan Kundera hizo furor con un libro que se transformó en icono de una generación: “La insoportable levedad del ser”; cuando se convirtió en una película de gran éxito, dejó de ser literatura para convertirse en una señal de liberación en un momento en que las ideologías no satisfacían las necesidades de la gente, particularmente de los más jóvenes.

Pero La insoportable levedad es mucho más que eso, es un canto por la vida y la resistencia, es una visión de un mundo complejo en una literatura a la que los latinoamericanos no estábamos acostumbrados pero que nos abrió la puerta a la otra tradición europea en la que figuraban plumas como la de Márai y de Kadaré.

En 1988, Philip Kaufman dirigió la versión cinematográfica, con un filme melancólico que daba a conocer una ciudad fantástica, Praga, que no figuraba en el imaginario mexicano; asimismo, divulgó la belleza singular de Juliette Binoche, aquí los cortos, o el tráiler, como mejor prefiera: