El libro nuestro de cada martes: Una investigación filosófica de Philip Kerr

La novela negra, la de misterio y aún la policiaca – el hermano bueno de la familia -, es una fuente inagotable de emociones y de reflexión sobre la condición humana; en algunas ocasiones, como en unas cuantas novelas de Agatha Christie y no menos en las de Joyce Carol Oates, también de información y cultura. En realidad, el plato fuerte de estos géneros narrativos es la emoción con su aliño de cotidianidad, costumbres y retrato de los grupos que juegan entre sus personajes.

Juvenal Lobato, tan buen abogado fiscalista, como lector, es una fuente confiable de recomendaciones, hará un par de años que puso en mis manos un libro peculiar: Una investigación filosófica, de Philip Kerr. Lo recibí con gusto viniendo de él, pero a la tercera página me di cuenta que estaba en presencia de una narrativa diferente en donde el juego de la lógica, de la información y de las señales cifradas alcanzaba cotos que ni en sus más alucinados momentos habría imaginado Hercule Poirot. También porque los personajes corrían de un lado a otro, fugándose de entre las páginas de Larsson – cuyos personajes no aman a las mujeres y cuyas mujeres son superiores a cualquier imaginación posible – y adquirían también la delicadeza de observación de un aprendiz de Ripley, el de Highsmith.

Venga a darse un descanso de la literatura de batalla y de manifiesto, piérdase un rato en la detención de un criminal y redimensione el concepto de filosofía para entrar, de plano, en una forma viva de pensamiento. Lea sin dudar “Una investigación filosófica”, de Philip Kerr.

http://www.anagrama-ed.es/titulo/PN_354