El libro nuestro de cada martes: Matar a un ruiseñor de Harper Lee

Hoy es día del abogado; para hacer eco de esta profesión volteamos la mirada a uno de los libros así desgarradores e inteligentes de la novela norteamericana de mediados del siglo XX. Matar a un ruiseñor de Harper Lee.

No siempre es fácil mirar al espejo de otro para descubrir en nosotros feos defectos, sin embargo, esta es una de las funciones más dolorosas y más importantes de la literatura; en la década de 1960, Estados Unidos se debatía en uno de los conflictos éticos más importantes de su historia. De la lucha por los derechos civiles surgieron algunos de nuestros parámetros para ponderar el sentido de la igualdad y contribuyó al crecimiento e integración de esa sociedad; hoy que vuelve a su tirase el miedo y el odio, lo mejor es volver la vista sobre los testimonios de un tiempo que no quisiéramos volver a vivir. 

De este lado de la frontera hay también mucho que hacer, sobre todo en el sentido de la convivencia, la educación y la cultura incluyente, para hacer visible uno de nuestros principales problemas que no siempre estamos dispuestos a reconocer.

En 1962, Robert Mulligan dio a la pantalla una versión cinematográfica que es un legado de imagen y valor, aquí el trailer… O como decíamos en mi infancia, el corto.