Clipperton, la Isla de la Pasión, es un erial en el océano, un lugar perdido que ha inflamado nuestras ansias nacionalistas y ha dibujado el imaginario colectivo por siglos. Clipperton es también, nuestra última frontera 

Símbolo de nuestros fracasos y de nuestras locuras. Un intento desaforado por salir de nosotros mismos y enfrentar a los imperios con la sola fuerza de nuestros sueños. Pablo Raphael ha escarbado en ese sueño, en su imaginario y ha vuelto cubierto de tesoros de memoria y algunos desengaños.

Fiel a la consigna nietszcheana de que nadie se sienta a escribir un libro por pura decisión y voluntad, Raphael estableció un enorme depósito emocional y vivencial para escribir su novela. No la escribió, sise quiere ser preciso, la cultivo incluso en las áridas tierras de Clipperton, a donde fue en una descabellada expedición multidisciplinaria  de soñadores de diversas escuelas.

Leer Clipperton es comprender porque lo real mágico es un producto tan latinoamericano y comprender la ardua materia de la que están hechos los buenos libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s