El libro nuestro de cada martes: Los reyes malditos de Maurice Druon

El libro nuestro de cada martes se asoma no a uno sino a una serie de magníficas novelas históricas, posiblemente la mejor serie de su género.

Si lo suyo es conocer el pasado, si le apetece la historia y le apasiona, este recorrido novelado por los tres últimos reinados de la dinastía Capeto y los dos primeros de la casa de Valois, lo dejará más que satisfecho.

Se trata de un texto de una delicadeza fantástica, bien narrado, sincero y claro que demuestra que la historia es emocionante por es parte de nuestra identidad; sus personajes, tanto los reales como los ficticios que sirven de puente instrumental para la narración comparten la misma humanidad y la misma naturaleza.

Su rigor histórico supera cualquier prueba y alienta a cualquiera a aventurarse por la rica historia de Francia.

Si no los ha leído… ha perdido un delicioso plato del banquete de la historia.

Si le gustan las sagas de cine … una curiosidad sobre las novelas.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140407_game_thrones_novela_francesa_wbm

 

Círculo de lectura en El Péndulo Polanco

Una vez más, gracias a la generosidad de El Péndulo Polanco, iniciamos un nuevo circulo de lectura. Aventúrese por las letras iberoamericanas con un espacio especial para las letras mexicanas.

La cita es el próximo Jueves 27 de abril a las 18.00 en la Cafetería El Péndulo Polanco.

Esta vez, gracias a su atención y amistad hemos ampliado el contenido de seis a diez sesiones de solaz y aprendizaje.

Más información en la Cafebrería El Péndulo Polanco, con Gabriela Hernández al correo gabriela.hernandez@pendulo.com o al teléfono 52816569 ext. 150 o en la página:

https://pendulo.com/id/169415/

 

b.jpeg

El libro nuestro de cada martes: Esclavos de la libertad. Los archivos literarios del KGB de Vitali Shentalinski

Cuando se vino abajo el Muro de Berlín y el mundo cambió de rostro, la Unión Soviética, como todos los muertos, quedó desnuda; ya desde la época de Gorvachev muchos estudios sobre los años duros del estalinismo estaban desarrollándose, pero al cambiar el régimen nos fuimos dando cuenta de aquellos días infames.

Vitali Shentalinski se dio a la tarea de recuperar la memoria de los proscritos, de los famosos y de los que no lo eran; este documento se lee como una novela que en el fondo es un testimonio de la fortaleza de la cultura rusa, de la persistencia de la literatura y de la fuerza del poder creativo. Acuden a sus páginas autores como Babel, Bulgákov, Mandelshtam, Platónov o Gorki, en su lucha por librarse de la censura y la represión y, en muchos casos, manteniendo la dignidad hasta la muerte.

Su paso por la Lubianka, tanto de los escritores como del autor que los rescata, se transforma en una novela de intrigas y misterios, de acción si se quiere, en la que el principal personaje es la literatura, poderosa y omnímoda, superior a quienes pretenden matarla en la cuna.

Un libro obligado para comprender aquellos años y para amar más entrañablemente la literatura que, ya se ve, muchas veces ha de escribirse con sangre.

Algo más sobre el libro:

http://www.galaxiagutenberg.com/libros/esclavos-de-la-libertad.aspx

62,000 veces ¡Gracias!

Una vez más, a nuestros amigos y lectores, la palabra luminosa de la ofrenda: Gracias!

62,000 ocasiones de charla, de encuentro y placer de leer. Para todos, como siempre, una imagen origina, para su uso y disfrute, se agradecerá citar la fuente.

Copia de DSC_0152 (1).JPG

14 de abril, ¡Salud y República! Una bibliografía sobre la República española, el alzamiento y el exilio

 

Algunos links de interés:

https://www.elfondoenlinea.com/Detalle.aspx?ctit=020036E

http://www.elcultural.com/revista/letras/La-dulce-Espana/13344

http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/2112.html

http://www.nacionmulticultural.unam.mx/inmigracionydiversidadcultural/transterrados-y-ciudadanos-los-republicanos-espanoles-en-mexico/

Alvira Soldevila, Montserrat. Influencia en el modo de pensar, entrevista a Antonio Martínez Báez, en El exilio español en México. FCE. Salvat. México, 1982

Armiñán, Jaime de. La Dulce España. 2000. Tusquets. Barcelona.

Arnal, Ariel. Imágenes del exilio español. 1999. MUCA. UNAM. México.

Aub, Max. Campo Cerrado. 1997. Alfaguara. Madrid.

Campo de los Almendros. 1998. Alfaguara. Madrid.

Campo del Moro. 1998. Alfaguara. Madrid.

Campo Francés. 1965. Ruedo Ibérico. Turín.

Campo francés. 1998. Alfaguara. Madrid.

Crímenes ejemplares. Finisterre. México.

Cuentos mexicanos con pilón. 1994. CONACULTA. México.

Deseada. Espejo de Avaricia. 1973. Espasa Calpe. Madrid.

Diarios (1939-1972). 1998. Alba. Barcelona.

Diarios. 1953 – 1966. 2002. CNCA. México.

Ensayos Mexicanos. 1974. UNAM. México.

Guía de narradores de la Revolución Mexicana. 1985. FCE SEP. México.

La gallina ciega. 1975. Joaquín Mortiz. México.

Las buenas intenciones. 1981. Alianza. Madrid.

Pruebas. 1967. Ciencia Nueva. Madrid.

Sala de espera. 1987. SEP. INBA. México.

Vida y Obra de Luis Alvarez Petreña. 1972. Salvat. Alianza. Navarra.

Azaña, Manuel. Causas de la Guerra de España. 2002. Crítica. Barcelona.

Plumas y palabras. 2002. Crítica. Barcelona.

Memorias de Guerra 1939 – 1939. 1996. Grijalbo Mondadori. Barcelona.

Memorias Políticas 1931 – 1933. 1996. Grijalbo Mondadori. Barcelona.

Benito, José de. Estampas de España e Indias. 1945. Leyenda. México.

Bosques, Gilberto. Historia Oral de la Diplomacia Mexicana. N° 2. SRE. México. 1988.

Carballo, Emmanuel. Notas de un francotirador. 1996. IPN. SOGEM.SEESIME. . México.

Ya nada es igual. Memorias 1929 – 1953. 1994. Diana. México.

Castañón, Adolfo. Alfonso Reyes: Caballero de la voz errante. 1997. UNAM. México.

Castro Leal, Antonio. La Novela de la Revolución Mexicana. Tomos I y II. 1998. Aguilar. México.

Cebrián, Juan Luis. Francomoribundia. 2003. Alfaguara. México.

La agonía del dragón. 2000. Alfaguara. Madrid.

Cercas, Javier. Soldados de Salamina. 2001. Tusquets. México.

Chávez, Ignacio. Humanismo médico, educación y cultura. El Colegio Nacional, México. 1978.

Climent Beltrán, Juan . Presencia de Manuel Azaña. 2001. Edamex. México.

Curiel, Fernando. El cielo no se abre, semblanza documental de Alfonso. 1995. UNAM-El Colegio Nacional. México.

La querella de Martín Luis Guzmán. 1993. Premiá. Puebla.

De Llera Esteban, Luis. Comp. El último exilio español en América. Colecciones Mapfre. 1996.

Enríquez Perea, Alberto. Alfonso Reyes y el llanto de España en Buenos Aires. 1998. SRE. COLMEX. México.

Enzensberger, Hans Magnus. El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de . 2002. Anagrama. Barcelona.

Fabela, Isidro.  Un Discurso.  Pronunciado al recibir la Gran Orden de la Liberación de España, en el acto celebrado en la embajada de España.  Ediciones embajada de la República Española.  México, D. F., 1958

Fagen, Patricia W. Transterrados y Ciudadanos. México. FCE. 1973.

Fontana, Josep. España bajo el franquismo. 2000. Crítica. Barcelona.

Galindo, Sergio. Los dos ángeles. 1991. Conaculta. México.

García, Soledad. Homenaje a Federico García Lorca. 1966. Costa Amic. México.

Garcíadiego, Javier. Estudio preliminar para el volumen X de la Biblioteca Isidro Fabela. Instituto Mexiquense de Cultura. México. 1994.

El Colegio en una nuez, o la historia mínima del Colmex. En Serrano Migallón, Fernando. (coord.). Homenaje a Rafael Segovia. El Colegio de México. F.C.E., CONACYT, México, 1998.

Política y literatura. Las vidas paralelas de los hermanos Alfonso y Rodolfo Reyes. 1990. Condumex. México.

Garibay, Ricardo. Por aquellos españoles… en El exilio español en México. FCE. Salvat. México, 1982, p.95.

H. de León Portilla, Ascensión. Una gama de recuerdos y presencias, en El Exilio Español y la UNAM. UNAM.  México. 1987.

Haro Tecglen, Eduardo. El niño republicano. 1996. Alfaguara. México.

Jiménez de Asúa, Luis. Lecciones de Derecho Penal. 1997. Harla. México.

Kenny, M., García, V. et. al. Inmigrantes y refugiados españoles en México. Siglo XX. México. CIESAS. 1979.

Krauze, Enrique. Daniel Cosío Villegas, una biografía intelectual. 1991. FCE. México.

Lida, Clara. La Casa de España en México. 1992. COLMEX. México.

Matesanz, José Antonio. El Colegio de México: una hazaña cultural. El Colegio de México. México. 1990.

Inmigración y exilio. Siglo XXI, El colegio de México. México, 1997.

Maldonado, Victor A. Vías políticas y diplomáticas del exilio. En El Exilio Español en México; 1939-1982, México, Salvat-FCE. 1982.

Martinez Baez, Antonio. Obras. Presentación, Mario Melgara Adalid. Prol. Héctor Fix-Zamudio ; comp. y notas, Miguel Pérez López

Representaciones sobre la tolerancia religiosa. Selección y nota de Antonio Martínez Báez. Costa Amic, México. 1959

Matesanz, José Antonio. México ante la Guerra Civil Española. El Colegio de México. México. 1995. Tesis doctoral.

México y la República española. Antología de documentos. Centro Republicano Español de México. México. 1978.

Mendieta y Núñez, Lucio. Historia de la Facultad de Derecho. 1995. UNAM. México.

Menezo, Juan José. Reinos y Jefes de Estado desde el  718. 1998. Historia Hispánica. Madrid.

Meyer, Eugenia, coord. Palabras del Exilio. Contribución a la historia de los refugiados españoles en México. Seis antropólogos mexicanos. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Departamento de Estudios Contemporáneos, México, 1984.

Mora, Juan Miguel de. El Yelmo de Mambrino. 1993. Edamex. México.

Muñiz Huberman, Angelina. Castillos en la tierra. 1995. El Equilibrista. CNCA. México.

La lengua florida. 1989. FCE UNAM. México.

Las Confidentes. 1996. Tusquets. México.

Muñoz Molina, Antonio. El Jinete Polaco. 1991. Planeta. Barcelona.

Sefarad. 2001. Alfaguara. Madrid.

Perea, Héctor. España en la obra de Alfonso Reyes. 1990. F.C.E. México.

Pérez Montfort, Ricardo. Breve Antología de documentos hispanistas. 1931-1948. México. SEP-CIESAS. 1990.

Pi-Súñer Llorens, . El general Prim y la cuestión de México. 1996. UNAM. S.R.E. México.

Preston, Paul. España en crisis, la evolución y decadencia del franquismo. 1982. FCE. México.

Pumarega, Manuel. Frases célebres de hombres célebres. 1979. CGE. México.

Pla Brugat, Dolores. Los Niños de Morelia, INAH, México, 1985.

Powell, Thomas G. Mexico and the Spanish War. Albuquerque. University of New Mexico. 1981.

Reyes Nevares, Salvador. El exilio español en México. 1939-1982. 1982. FCE-Salvat. México.

Reyes, Alfonso. México en una nuez, en Norte y Sur. Obras Completas. Vol. IX. FCE. México, 1981

Iconografía. 1989. FCE. COLNAL. . México.

Misión diplomática. Tomos I y II. 2001. FCE. SRE. México.

Recados entre Alfonso Reyes y Antonio Castro Leal. 1987. COLNAL. México.

Itinerarios Filosóficos. Correspondencia. 1999. El Colegio de México. México.

Rodríguez Rodríguez, Joaquín. Derecho mercantil T. I. 1991. Porrúa. México.

Rubio, Javier La emigración de la Guerra Civil  de  1936-1939, Madrid, San Martín, 1977.

Salmerón, Fernando. Los Estudios Cervantinos de José Gaos. 1994. El Colegio Nacional. México.

Sánchez Albornoz, . Dípticos de Historia de España. 1982. Espasa Calpe. Madrid.

Sánchez Albornoz, Nicolás. Comp. El destierro español en América, un trasvase cultural. Instituto de cooperación Iberoamericana. Quinto Centenario. Madrid, 1991.

Sánchez Albornoz, Claudio. Historia Política de la Segunda República en el exilio. Fundación Universitaria Española. Madrid. 1991.

Sánchez Vázquez, Adolfo. Et. Al. Sinaia, diario de la primera expedición de republicanos españoles a México. Edición faccimilar. Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana, La Oca, Redacta, México, 1989.

Secretaría de Gobernación, Memoria 1937-1938, México. D.A.P.P., 1938.

Segovia, Rafael. La difícil socialización del exilio. En Nexos 205, enero 1995.

Sepúlveda, César. México ante el asilo. Utopía y Realidad. Jurídica. Universidad Iberoamericana. Julio de 1979.

Thomas, Hugh. La Guerra Civil Española. Volumen II. Grijalbo Mondadori. Barcelona. 1995.

Serrano Migallón, Fernando. Con certera visión: Isidro Fabela y su tiempo. 2000. FCE. México.

Duras las tierras ajenas. 2002. FCE. México.

Isidro Fabela y la Diplomacia Mexicana. 1997. Porrúa. México.

Recetas Manchegas de doña María – Ana. 2001. UNAM. México.

Los maestros del exilio español en la Facultad de Derecho. 2003. UNAM- Porrúa. México.

Valle Inclán, Ramón del. Sonata de primavera. 1984. Bruguera. Barcelona.

Tirano Banderas. 1998. Buenos Aires. Buenos Aires.

Vera Cuspinera, Margarita. Alfonso Reyes, homenaje de la facultad de filosofía y Letras. 1981. UNAM. México.

Vilar, Pierre. La guerra civil española. 2000. Crítica. Barcelona.

Von Mentz, V. Von Radkau, D. Spenser. Los empresarios alemanes, el tercer reich y la oposición de derecha a Cárdenas. (Vol. 1y2). SEP-CIESAS. México. 1988.

Xirau, Ramón, et. al., Obra impresa del exilio español en México, 1939/1979.Ateneo Español de México. Secretaría de Educación Público, Instituto Nacional de Bellas Artes, Museo de San Carlos, México, 1979.

Yankelevich, Pablo. México, país refugio. 2002. INAH Plaza y Valdés. México.

En México, entre exilios. 1998. SRE. ITAM. Plaza y . México.

Zaid, Gabriel. Daniel Cosío Villegas, imprenta y vida pública. 1985. FCE. México.

Zambrano, María. España, sueño y verdad. 2002. Edhasa. Barcelona.

Los bienaventurados. Siruela, Madrid, 1990.

El libro nuestro de cada martes: Maldito Karma de David Safier

Los lectores también necesitan vacaciones; no tanto porque dejen de leer por algunos días – cosa poco probable pero que no deja de ser una tentación – pero que generalmente se traduce en buscar lecturas que nos ayuden a recuperar la liviandad necesaria para enfrentar la batalla del día a día; aparentemente se trata de elecciones fáciles, sencillas, bastaría con buscar libros poco exigentes pero, en realidad es algo un poco más complejo, buscando la ruta del humor, del buen sentido de la narrativa, de la descripción lisa y franca, de las situaciones que nos muestren los andamios de la realidad y nos ayuden a reírnos de nosotros mismos y de nuestros conflictos.

David Safier, con Maldito Karma logra este propósito. Ofrece un libro con un enorme calado metafísico, pero sobre todo una narración fantástica aferrada a la tierra, a lo que vemos y hacemos cada día y a la trascendencia de los hechos nimios en la existencia.

La anécdota, por sí misma vale un potosí. Una estrella de la televisión de opinión – con todo lo bueno y lo malo que esto implica – de repente muere en un esperpéntico accidente y reencarna en una hormiga… el largo camino para recuperar su humanidad está lleno de retos y enseñanzas en las que el lector no deja de preguntarse qué lugar ocupa en este momento en su cosmos cercano.

Disfrute su vacación.

Algo más sobre el libro:

https://www.planetadelibros.com/libro-maldito-karma/13239#soporte/13239

El rincón de la bibliografía: Gibrán Khalil Gibrán

Tengo una enorme deuda de gratitud con Gibrán Khalil; una deuda que nunca termino de saldar y en la que tengo cifrada una buena parte de mi educación sentimental y de mi pasión por la lectura y la poesía. Durante mi adolescencia mi madre me proveyó de los libros de Gibrán que desfilaron, uno a uno frente a mis ojos en las hermosas ediciones argentinas de Pomaire, y en unas sencillas pero dulces y evocadoras ediciones mexicanas debidas a la traducción de Leonardo Kaim.

El encuentro con el mundo árabe tradujo para mí la dulzura y la belleza de esa cultura, por eso siempre he tenido para mí que no hay tal choque de culturas sino una oposición mañosa e interesada para enemistar a tres culturas que en más de una ocasión han convivido amistadas y en profundo afecto.

Además, la poesía de Gibrán era accesible, natural, hablaba de mis conflictos con la mujer, con la belleza e incluso con Dios y su mundo inescrutrable; durante años, cada semana esperaba haber hecho el mérito suficiente para que en una bolsa de Sanborn’s, dedicado por mi madre, apareciera la nueva entrega de Gibrán. Es a él a quien culpo de mis primeros intentos poéticos y literarios.

Hoy se cumple un año más de su entrada en la eternidad. Los libros en que originalmente lo leí ya no se hacen y hay que buscarlos en las librerías de ocasión o donde los anticuarios, pero nuevas editoriales han salido al paso porque Gibrán no es poeta de moda y resiste el tiempo y las lecturas.

Aquí, algunas palabras y una bibliografía sucinta sobre su enorme, fantástico y dulce trabajo.

Estancias

http://www.pre-textos.com/escaparate/product_info.php?products_id=875

El placer de la vida

http://www.lasmilyunahojas.com.ar/l/descubrir-el-placer-de-la-vida/177324/9879338375

Ninfas del valle

https://www.wdl.org/es/item/12958/

Cartas de amor del profeta

https://nefertum6276.wordpress.com/2008/02/15/cartas-de-amor-del-profeta-khalil-gibran/

Arena y espuma

http://literatura.itematika.com/libro/114/arena-y-espuma.html

El precursor

http://paginasarabes.com/2011/10/06/el-precursor-gibran-khalil-gibran/

Las tempestades

https://books.google.com.mx/books?id=x5Mu10MbgIsC&pg=PA11&lpg=PA11&dq=%22las+tempestades%22+Gibran+Khalil&source=bl&ots=08vPVxJ24h&sig=pVCow0jho1zFkeu-x7oAobzTPg0&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjdzPnxuZrTAhUIqVQKHQnaDC0Q6AEISTAO#v=onepage&q=%22las%20tempestades%22%20Gibran%20Khalil&f=false

El profeta

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/05/120514_khalil_gibran_lp.shtml

La voz del maestro

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=86

Alas rotas

http://www.quelibroleo.com/alas-rotas

El jardín del profeta

http://www.lecturalia.com/libro/27799/el-loco-el-jardin-del-profeta

El vagabundo

http://www.akal.com/libros/El-profeta-El-loco-El-vagabundo/9788446023524

El amado: reflexiones sobre el camino del corazón

http://www.lectorati.com/book/1761677-el-amado-reflexiones-sobre-el-camino-del-corazon

Jesús, el hijo del hombre

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=84

Lágrimas y sonrisas; La procesión

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=83

La procesión

http://editorial-humanitas.com/79102111-procesion-9788479102111.html

Los tesoros de la sabiduría

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=98

Espiritus rebeldes

https://lapluma.wordpress.com/2012/12/27/khalil-gibran-espiritus-rebeldes/

Dichos espirituales

https://ritualdelaspalabras.wordpress.com/2015/09/19/dichos-espirituales-jalil-gibran/

Entre noche y día

http://www.agapea.com/libros/ENTRE-NOCHE-Y-DiA-9788479100032-i.htm

Espejos del alma

http://fragmentosliterariosamostomas.blogspot.mx/2016/01/khalil-gibran-espejos-del-alma.html

Las divinidades de la tierra

http://editorial-humanitas.com/79100063-divinidades-de-la-tierra-9788479100063.html

Pensamientos y meditaciones

http://buenasiembra.com.ar/literatura/articulos/khalil-gibran-pensamientos-meditaciones-728.html

Los secretos del corazón

http://paginasarabes.com/cultura/literatura/narrativa/gibran-khalil-gibran/los-secretos-del-corazon/

Autorretrato

http://www.punxes.es/KAHLIL-GIBRAN-AUTORRETRATO-ISBN-978-84-9716-974-5-Codigo-006,000271

El hereje

https://lapluma.wordpress.com/2012/12/27/khalil-gibran-espiritus-rebeldes/

La naturaleza del amor

https://books.google.es/books/about/Khalil_Gibran.html?id=s29gGwAACAAJ&hl=es

Lázaro y su amada

https://mimili.wordpress.com/2009/02/03/el-profeta-la-tempestad-el-precursor-lazaro-y-su-amada/

Heil! Moctezuma

Hace unos días don José Antonio Sánchez, presidente de la Radio y Televisión Española, se lanzó al ruedo de la historia sin más arreos que su ignorancia; le gustan las comparaciones y las metáforas, ya se vé, pero yerra en la forma y el contenido. En otras palabras, le ha dado por evocar la leyenda áurea – la que pinta a los conquistadores como unos gentiles viejecitos que trajeron civilización y cultura donde sólo había bárbaros y salvajes – y, de paso, refresca la memoria de la leyenda negra – aquella que no ve nada bueno en el encuentro entre los pueblos originarios de América y España -; aquí no sólo se equivoca, sino prejuzga, es injusto y cruza la delgada línea que separa la ignorancia de la bobería.

Pues no, los aztecas no eran como los nazis y lamentar su caída no es como lamentar la derrota del III Reich; muy lejos de eso. Tampoco los españoles fueron nazis que vinieron a destruirlo todo pues a diferencia de la colonización ocurrida más al norte, las joyas de nuestro proceso de occidentalización se llaman sincretismo – de donde viene el día de muertos y el culto guadalupano -, mestizaje – de donde venimos casi todos los mexicanos – e idioma – de donde vienen palabras suculentas en el haber del castellano como tlapalería, el lugar donde se expenden colores, o papalote o muchas muchas más -. Como todo desaprensivo, don José Antonio… caramba, que buen nombre que me daría tela para construir otra buena serie de metáforas y comparaciones con un tocayo suyo que no me gusta recordar, que era español y que estaba mucho más cerca de los nazis que los aztecas; metáforas y comparaciones a las que renuncio desde ahora para no seguirle el juego de los desatinos al responsable de la televisión pública en un estado democrático como el español.

Decía, como todo desaprensivo, don José Antonio lanza piedras en la cristalería fascinado por el tintineo de los vidrios rotos sin pensar en los daños que causa; México es el único país de nuestro continente que no tiene algún monumento a su conquistador, la tumba de Cortés está prácticamente oculta y tiene una historia de escondites que algún día habrá que contar y es que para nuestra cultura – justa o injustamente, justificada o injustificadamente – es algo que todavía nos puede; de muchas maneras la cultura mexicana ha ido trabajando el tema de su traumático origen y en ello ha creado obras artísticas monumentales en lo literario como el rescate de los poemas de Nezahualcóyotl que emprendieron Sahagún y los escribas de Santiago Tlatelolco y que, por cierto, están muy lejos de Mein Kampf o de la singular bazofia que ensalzó al nazismo en su tiempo, porque eso, don Pepe Toño, se llama colaboración en el rescate de un alma nacional que apenas iba a nacer; obras como el tequitqui la peculiar aportación de los indígenas mexicanos – entre ellos muchos aztecas – al arte barroco, que lo hace único e irrepetible en nuestras tierras y eso está muy, pero muy lejos, de las esculturas de Arno Breker cuya obra sí está emparentada y muy de cerca con la que se creó en tiempos de Francisco Franco quien me parece – o eso dicen los historiadores más acreditados que don Pepe, se reunió con Hitler y hasta aceptó algunas jugosas dádivas para no entrar en la guerra -. En fin, muy lejos tanto los hombres de Cortés como los de Moctezuma de haberse parecido a los nazis en algún detalle.

Pero hay algo más en lo que se debe ser preciso, me extraña que un hombre de medios como Pepito no lo hiciera; cuando se habla del pasado hay que tomar en cuenta un fenómeno que llamamos anacronismo; tratar de juzgar el pasado con los ojos del presente, este hecho desafortunado suele ocurrir cuando queremos poner en el pasado nuestros deseos, entonces dejamos de hacer historia para crear – en el mejor de los casos – ideología. No vale la comparación así porque ni los nazis existían en el siglo XVI ni los prejuicios raciales del siglo XX pueden aplicarse al pensamiento de la era en que ocurrió la conquista; venga, por esa misma razón me opongo a que se trate de genocidas a los conquistadores, pero decir que existía todo un estado de derecho protector de los derechos humanos es ir demasiado lejos, como le vuelvan a prestar un micrófono al Director de RTVE para que hable del tema va a resultar que Vasco de Quiroga y Bartolomé de las Casas eran agitadores de redes sociales.

Con todo el respeto que me merece don José Antonio Sánchez, ni unos eran tan malos ni otros fueron tan buenos y si se cree que la historia se puede narrar de esa manera, en su propio país hay una historia sin contar, que se aloja todavía entre los mexicanos, en la que sí hubo nazis y muchos inocentes muertos y cuyo resultado cultural está muy lejos, insisto, de lo que creamos acá entre ambos pueblos producto de encuentros y desencuentros.

Leyenda áurea y leyenda negra en la occidentalización de América

La historia de la occidentalización de América estuvo transida por diversas tensiones que dieron dinamismo e incluso dramatismo a su evolución; fuerzas como la ambición de riqueza y de poder, la fe y el anhelo evangelizador o el ansia de libertad y la esperanza de una sociedad mejor, se encontraron en un vasto territorio, conformando nuevos pueblos que, a la larga, incluyeron en sus imaginarios políticos y colectivos,el origen de sus culturas, como periféricas de occidente pero innegablemente pertenecientes a dicho grupo; esperanzadas siempre en un futuro mejor, de justicia e igualdad, pero encadenados casi diríamos que fatalmente a la venalidad en la política, el patrimonialismo en la administración y el disimulo en los valores colectivos.

Dos grandes poderes, centralizados, prácticamente omnipotentes e intrínsecamente legitimados, fueron los principales agentes de este fenómeno; por un lado el absolutismo monárquico español, que había tomado para sí los territorios del Nuevo Mundo pero no en propiedad, sino en procuración de una labor evangélica para la difusión de la fe católica y la conquista del ideal de unidad cristiana ecuménica; y por otra parte, la Iglesia que si bien, luego de la experiencia renacentista y reformista había visto menguado su poder terrenal, sí actuaba todavía como árbitro universal de imperios y de relaciones de poder, además de haberse consolidado desde la Edad Media, como un centro irradiador de cultura cuya cooperación iba a ser reclamada por la Corona, complicando el escenario político pero, al mismo tiempo, dotándolo de un carácter ético que no tuvieron, por ejemplo, la colonización de la América del Norte, de África o de Asia por otras potencias europeas.

La propia tensión histórica creó en torno suyo argumentos favorables, algunos míticos y principalmente ideológicos, buena parte de ellos vertidos en los libros previos al descubrimiento y en las primeras crónicas de los conquistadores y evangelizadores, y otros más bien racionales y jurídicos dirigidos a establecer la legitimación del dominio ibérico sobre las tierras americanas, entre ellos los debates académicos de Ginés de Sepúlveda, Juan de Mariana o Francisco de Vitoria; pero también de contra argumentos y leyendas que situaban a la colonización española como un acto de pura barbarie, de destrucción sin límites y sin ética o principios morales que detuvieran la ambición y la venalidad. Al primero de los extremos se le ha denominado la leyenda áurea y al segundo la leyenda negra.

Si bien la leyenda áurea sirvió de justificación para el desarrollo de la occidentalización de América, fue también la fuente de algunos de sus excesos y parte también del origen de los nuevos sentimientos de pertenencia e identidad que los pobladores del continente desarrollarían durante los siglos XVI y XVII; la leyenda negra, por su parte, justificaría la actuación y las expectativas de dos grupos que, de origen diverso, se encontraron unidos en su afán, de carácter político, de desacreditar el pasado colonial para promover nuevos modelos, sea para sí mismos en otras áreas de influencia geográfica o bien al interior de las sociedades coloniales para lograr su independencia o en los primeros momentos de la vida independiente para establecer modelos políticos que consideraban viables o deseables; entre los primeros grupos se encontraban políticos e intelectuales asociados a las cortes de Alemania, Francia, Italia y, sobre todo, Inglaterra y entre los segundos, los movimientos románticos liberales del siglo XIX, que fundaban su idea de la Nación sobre la destrucción del pasado colonial que encontraban ligado a fuerzas retardatarias y conservadoras incompatibles con su ánimo liberal y republicano.

Por principio, promovieron la leyenda negra naciones interesadas en justificar sus particulares formas de proceder en América como en arrebatar a España y Portugal los derechos sancionados por el papado para el descubrimiento, conquista y colonización del continente. Algunos investigadores han demostrado que la Leyenda Negra se endereza contra lo español en general y no sólo contra lo acontecido en la conquista; por ejemplo, el cubano Javier Sáenz del Castillo, en su monografía La Leyenda Negra sobre el Descubrimiento y Conquista de América, señala tres rasgos comunes de la Leyenda Negra:

1. La mala administración española como un rasgo de su personalidad y no sólo como un error económico o de políticas públicas, de ahí que no sólo no pueda solucionar los problemas de sus territorios, sino que genera otros derivados de su ineficacia que se traducen en una situación crónica de desgobierno político, de injusticia legal, de inseguridad social, y de desorganización y explotación económica.

2. En la opresión generalizada de sus súbditos como práctica cotidiana de Estado, sin distinción de origen o nacionalidad. El súbdito es víctima de una represión absoluta en todas las facetas de su vida, desde un apego irracional por las formas tradicionales hasta la represión de las libertades tanto de pensamiento y creencia, como de expresión; en este sentido España se valió de la Inquisición, que utilizaba como una policía secreta política y religiosa.

3. El atraso secular e inveterado de  los españoles en cuanto se refiere a lo cultural e intelectual, condición que hacía imposible el progreso de las ideas, llegando a considerar las ideas novedosas como un hecho delictivo, lo que necesariamente limita el progreso material. Sin embargo, el atraso intelectual no sólo se considera parte del carácter español, sino una política intencionada de los gobernantes españoles para mantener al pueblo sumido en la ignorancia, con los concomitantes beneficios de dominio político.

Desde luego, un Estado con unas características así difícilmente hubiera sobrevivido, no digamos ya haber concretado la conquista o haberse erigido como el primero en occidente con una administración central y distintos niveles de independencia administrativa, porque lo importante no es la veracidad de la leyenda sino su efecto propagandístico y el nivel de descrédito que pudiera contener. No se trata, pues de un diálogo político, sino de un esfuerzo por ganar espacios y justificaciones. Así entendida, la Leyenda Negra no es sólo un ejercicio panfletario, sino todo un esfuerzo intelectual dirigido desde el poder público y económico del Estado. Sáenz del Castillo resume así los pilares de la Leyenda:

En cuanto a la religión, el eje central de actuación en este ámbito será la denuncia de la intolerancia católica de los españoles, recogida sobre todo en multitud de panfletos obra de protestantes flamencos y alemanes, y es en esta época …  donde se pone de actualidad la cuestión de la expulsión de los judíos, fundamentalmente desde Holanda. La Inquisición, por su parte, se va a convertir en auténtica obsesión dentro de estas críticas … Acerca de estos temas religiosos encontramos obras capitales como el Libro de los mártires, del inglés John Foxe, aparecido en 1554, o el relato del francés Le Chailleaux sobre la expulsión de los hugonotes de La Florida, publicado por el famoso impresor flamenco Teodoro De Bry en 1591, quien añade a su publicación una novedad importantísima para conseguir el efecto pretendido de impactar al lector y causarle así la mayor impresión posible: el empleo de imágenes para ilustrar el texto. Esta obra formaba parte de la Colección de grandes y pequeños viajes sobre las Indias, editada por De Bry hasta su muerte en 1598 y continuada por sus hijos en Frankfurt entre 1590 y 1623, con un total de veintidós títulos, y todos ellos siguiendo un mismo diseño: escritos de denuncia, con manipulación de textos españoles y empleo masivo de imágenes. Junto con estos y otros libros, se observan cantidad de folletos anticatólicos y antiinquisitoriales, en gran parte debidos a sefardíes refugiados en Holanda e Inglaterra… Por lo que respecta a la cuestión americana … va a ser este el tema en el que más se recurra a la manipulación de textos procedentes de la propia España. Así, el italiano Girolamo Benzoni, protestante que tuvo problemas con la Inquisición en México, publicó en Venecia en 1572 una Historia del Nuevo Mundo, ejemplo de la mayor hostilidad hacia la acción española en Indias, utilizando en su interés fragmentos de obras de autores españoles (como López de Gómara, Pedro Mártir, Fernández de Oviedo o Cieza de León). Por su parte, el inglés Richard Hakluyt escribió numerosos libros y folletos sobre la empresa americana, muchos de ellos publicados en colaboración con el antes citado De Bry, quien siempre procuraba acompañarlos con las imágenes adecuadas; esa relación, y los frutos publicitarios que produjo, es una de las razones que impulsaron a éste último a editar una de las piezas más importantes en el desarrollo de la Leyenda Negra: la Brevísima relación de la destrucción de la Indias, de Fray Bartolomé de Las Casas, adornada con gran cantidad de grabados ilustrativos, impresa en Frankfurt en 1598, de la que se hicieron más de veinte ediciones en apenas cincuenta años, hasta la Paz de Westfalia de 1648.

Sin embargo, la mención de la leyenda negra sólo resulta de utilidad si se comprende en el contexto renacentista y reformador en que sucedió. Si bien es cierto que sus afirmaciones son desaforadas, en exceso imaginativas y fantasiosas, también lo es que el conservadurismo y el absolutismo de la corona española la había hecho distanciarse de la evolución que otras naciones de Europa ya experimentaban; así, por ejemplo, el renacimiento español es tardío y se encuentra siempre sometido y relacionado a aspectos de la Iglesia contra los que se niega a rebelarse; asimismo, no es casual que el movimiento de oposición a la reforma tuviera su máxima expresión en dos movimientos con capital en España; la contrarreforma jesuítica y el arte barroco.

Existe un choque de fondo entre la mentalidad protestante y el espíritu semi pagano del catolicismo español; por un lado la racionalidad del protestantismo chocará de frente con el dogmatismo y el vitalismo del catolicismo español que  propugnará por la fe más bien taumatúrgica, milagrera y ciega fijando como modelos el martirio y el canon de la vida de los santos; en consecuencia, la propia expresión religiosa de ambas ramas del cristianismo no podrán resolverse sino en la contraposición y la aversión. La prohibición protestante de hacer imágenes religiosas recibirá como respuesta el sensualismo barroco, la expresión de la vitalidad en el gozo y el sufrimiento, en imágenes, incluso, no exentas de cierto erotismo; por último, será el culto mariano del catolicismo la punta de lanza del ésta rama tradicional del cristianismo para mantener la congregación de sus fieles y acrecentarlas; María, como madre de los humanos, es una imagen más cálida y cercana que el Dios racionalizado de los protestantes, una figura a la que se puede recurrir en el sentido más maternal del término sin el temor de la exclusión y el rechazo que habitualmente acompaña al encuentro con el Dios ataviado de masculinidad y omnipotencia.

La propia utopía sobre la que fue erigida la occidentalidad del Nuevo Mundo, es una manifestación de la resistencia a los cambios racionales de Europa pues, por encima de los proyectos políticos articulados, de las acciones de la Corona y de la Iglesia, fluye la idea de que en el Nuevo Mundo era posible reconstruir el reino de Dios, figurado por Tomás de Aquino y Agustín de Hipona, entre otros; el protestantismo y las formas racionalistas de la filosofía serían consideradas heréticas no sólo por la ortodoxia católica, sino por el conjunto social que ve en ellas la negación de la esperanza. Es notable que en ningún caso, ni en los individuales ni en los colectivos, hayan existido muestras de solidaridad de la sociedad con los procesados por la inquisición durante trescientos años.

El libro nuestro de cada martes: Heil Hitler, el cerdo está muerto de Rudolph Herzog

Sin duda hay libros difíciles de aceptar, algunos a los que la temática o el tratamiento nos repelen en primera instancia pero que, vistos de cerca, reportan conocimiento y reflexión. Rudolph Herzog – a la sazón hijo de Werner Herzog – se atreve con un texto irreverente y complicado, una visión desde el humor en el III Reich. Al principio uno se aproxima con precaución y, en mi caso personalísimo, con cierto miedo; conforme se avanza en su lectura vamos cayendo en cuenta de la liberación que representó el humor en aquella época obscura y la manera en que la sociedad alemana dio salida a su angustia. También, desde luego, de la manera en que los perseguidos se abstraían de la desgracia a través de la risa y la burla. El propio Chaplin lo logró en su tiempo y nos dio una muestra de grandeza no sólo con su visión sino con la parodia de los encuadres de Riefenstahl.

Aquí algunos ejemplos:

“Hitler visita un manicomio. Los pacientes hacen sumisamente el ‘saludo alemán’. Pero de repente Hitler descubre a un hombre que no lo hace. ‘¿Por qué no saluda usted como los demás?’, le increpa. Y el hombre le contesta: ‘Mein Führer, es que yo soy el enfermero, ¡yo no estoy loco!’”.

Así, al reírnos de Hitler destruimos la mística demoníaca que lo rodea y aprendemos a lidiar con una parte de la historia de la humanidad que no es posible, ni conveniente, olvidar.

Vale la pena tener el valor y la apertura para leerlo, amplía nuestro conocimiento sobre la época y redimensiona la resistencia humana frente a las grandes catástrofes.

Algo más sobre el libro:

http://capitanswing.com/libros/heil-hitler-el-cerdo-esta-muerto/

 

Imagginación

Meditación Divertida con Maggie

Disappearing Thoughts

clicks and clips

Tablaturas de mis pasos

Unas cuantas palabras y fotos para los lugares que me hacen feliz.

NOUS LES FEMMES

Aller au delà de nos limites à travers le monde. J'en suis capable, pourquoi pas toi? Pourquoi pas nous? Ensemble nous sommes invincibles "Je suis femme and i can".

Rosie Blog

A garden of wild thoughts. Feeling thoughts and dilemmas

Un Loco Anda Suelto

Entra en mi mente...déjame entrar en la tuya...

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Cynthia Briones

Letras en el mar.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

A %d blogueros les gusta esto: