El libro nuestro de cada martes: Agua Viva de Clarice Lispector

Libros son viajes, al mundo, al espacio, a los sueños y a nuestro propio interior; en algunos casos, como en el caso de Agua Viva de Clarice Lispector, la travesía es al interior de los recovecos del alma de su autora; mujer compleja, apasionada e inteligente, su recreación del mundo interior que se derramaba por sus letras es no sólo una fuente de placer, un desafío emocional, sino también una invitación a a acercarse a su obra.

La relación de México con el Brasil es mucho menos cercana de lo que pudiera ser; desde los tiempos en que don Alfonso Reyes fue nuestro primer embajador, a mediados del siglo XX, nuestras relaciones alcanzaron un grado de colaboración y comprensión entrañables, con las décadas, han seguido la tensión de la vida política, del precio del café o del cacao; acaso sea el turismo y el arte lo que más nos une; sin embargo, en materia de literatura salvo algunos nombres pronunciados con deleite como el de Jorge Amado, no solemos rondar aquellos parajes y es de tal modo que ignoro como se nos aprecia por aquellas latitudes. Lispector es una de esas voces que deberíamos atender con mayor frecuencia y afecto.

Agua Viva es el libro que lo es todo porque no es un texto de género conocido, es una exploración valiente, amazónica me atrevería a decir, en él se conjuga el placer y el dolor de una inteligencia que debe domeñar el mundo y de un corazón que se entrega por el placer de la dación y el abrazo.

Para mí, desde luego, el Brasil está muy ligado a las palabras del viejo don Alfonso… su casa de la Rua das Laranjeiras donde aprendían a cantar en español los pájaros; pero también cubierta por las narraciones de Jorge Amado y la música de Gilberto, de Gal Costa y Vinicius de Moraes; pero hay una intuición de que aquella gigantesca nación es un mundo mucho más rico, plena de sonidos que hacen honor al mestizaje, a las formas poéticas de la vida y de la literatura, por eso Lispector es toda una revelación, algo que por ningún motivo nadie puede perderse.

Algo sobre el libro:

http://www.siruela.com/catalogo.php?id_libro=2325