El libro nuestro de cada martes: El Imperio perdido de José María Pérez Gay

De entre los libros que más recuerdo, o mejor dicho, de los que recuerdo con más carió está El Imperio Perdido de José María Pérez Gay; no sólo por su prosa clara y fina, o por el enorme universo que disección con delicadeza e inteligencia; sino porque me abrió la puerta de un mundo que hoy admiro y cultivo con generosidad y gratitud.

Pérez Gay se aventura en este texto en el universo de la Viena de los pensadores, de los revolucionarios, de los escritores y los intelectuales; de su lectura me vino la admiración por Karl Kraus, por Joseph Roth, que se volvió uno de mis indispensables; gracias a la invitación de don José María conocí a Musil y tuve noticia de uno de los libros más grandes e impactantes que he leído, La Muerte de Virgilio de Hermann Broch.

De las cualidades del libero se puede hablar mucho y por muchas horas, pero diré más bien que su virtud más grande es su capacidad de evocación y de invitación a la aventura de las letras; el acicate a la curiosidad y cómo no iba a ser así si proviene de un amor y una admiración gigantesca a una cultura a la que dedicó su vida, un amor y una admiración que transmite con la sutileza de un buen café en Viena.

Algo más sobre el libro:

http://www.proceso.com.mx/343125/jose-maria-perez-gay-y-el-imperio-perdido