Palabras de Eduardo Luis Feher en la presentación de Los Minutos de Ulises. Capilla Alfonsina.

Gracias a la generosidad de don Eduardo Luis Feher, si no pudo acompañarlos o desea conservarlas, les ofrecemos sus palabras leídas en la Presentación de la novela Los Minutos de Ulises.

“LOS MINUTOS DE ULISES”

NUEVO LIBRO DE CÉSAR BENEDICTO CALLEJAS

EDUARDO LUIS FEHER

Antes de comentar el espléndido volumen que hoy nos convoca, deseo relatar lo siguiente: a principios de 1959, año en que ingresé como alumno a la Facultad de Derecho, vi anunciada una conferencia de Don Alfonso Reyes en la entonces  pequeña Escuela de Ciencias Políticas cuyo edificio estaba anexo a mi citada Facultad.

Don Alfonso, al ver cierto alboroto entre los estudiantes asistentes que estaban platicando entre si, dijo en voz alta :

-¿Ya saben la anécdota de Demóstenes y el burro?

De inmediato se hizo un silencio sepulcral y continuó relatando :

Demóstenes , el mejor orador de Grecia, fue interrumpido por la presencia cercana al ágora, de un señor quien llevaba enlazado a un burro. Desde luego, la atención del público se desvió, del orador hacia el señor y el burro.

Y agregó Demóstenes : les voy a poner un acertijo que quiero que ustedes resuelvan; hace días le pedí al dueño del burro-ese mismo que acaba de pasar- que me alquilara la acémila para viajar de Atenas a otra ciudad cercana con el propietario como conductor, a lo que accedió después de que convenimos ambos en el precio.

Habiendo avanzado los tres-yo como jinete- agregó Demóstenes, el sol era tan intenso que descansamos un rato. No había nada que nos diera sombra, solo el desierto.

Así, le pedí al dueño del burro que me permitiera sentarme y cubrirme con la sombra del citado animal.

El dueño contestó negativamente : te alquilé el burro, no su sombra.

¿Tenía derecho Demóstenes a gozar de la sombra del burro?

Ese es al acertijo…

Volviendo al texto “Los minutos de Ulises”, puedo afirmar,  sin temor a equivocarme, que es una obra escrita con sensibilidad y elegancia, con originalidad y buen gusto.

En este largo e imaginario texto, César penetra en la esencia de Don Alfonso descubriendo en cada instante facetas de su vida, en un torbellino de imágenes claras que pintan de cuerpo entero a este indudable gigante de las letras y la cultura.

El mismo don Alfonso lo señaló un día :

“Quiero que la literatura sea una cabal explicación, y por mi parte, no distingo entre mi vida y mis letras. ¿No decía Goethe : todas mi obras son fragmentos de una confesión general?”

Confesión laica, al agregar, en sus propias palabras “el fin de la creación literaria es iluminar el corazón de todos los hombres, en lo que tienen de meramente humano”

Si la vida-como se afirma- está hecha de instantes, esta obra reúne esos instantes espectaculares envueltos en el fino dejo humorístico que sin duda tomaba carta de ciudadanía en Don Alfonso…el mismo reflexionaba:

“Hay que interesarse por las anécdotas. Lo menos que hacen es divertirnos. Nos ayudan a vivir, a olvidar por unos instantes. ¿hay mayor piedad? Hay que interesarse por los recuerdos, harina que da nuestro molino.”

“Los minutos de Ulises” del talentoso César Benedicto Callejas es un libro entrañable, diferente, impactante, transparente, sin menoscabo de la elegancia de su prosa y lo atractivo y singular de su tratamiento e inusual temática.

Un instante que atrapa nuestro autor y que lo decide todo, convirtiéndolo  en casi doscientas páginas de magia literaria.

Finalmente, ofrezco como epílogo a estas breves palabras lo que Borges le dedicó a Reyes en un breve poema que lo dice todo :

“Reyes : la indescifrable Providencia

Que administra lo pródigo y lo parco

Nos dio a unos el sector y el arco

Pero a ti la total circunferencia”