El libro nuestro de cada martes: El hombre en el castillo de Philip Dick

Philip Dick es el gran maestro de la ciencia ficción; pero no sólo eso, sus textos, su narrativa, nos lleva dentro del universo que conocemos a realidades alternativas en las que juega con las consecuencias de los actos y con las entrañas de la naturaleza humana. Uno de los campos en los que irrumpe con potencia innovadora es la Ucronía.

Llamamos Ucronía a cierto género literario que consiste en sustituir un supuesto histórico por otro hecho y proyectar sus consecuencias; se basa en la pregunta ¿qué hubiera pasado si? Por ejemplo, que hubiera pasado si las carabelas de Colón hubieran naufagado… o que hubiera pasado si la cristiandad no hubiera podido recuperarse de la mortandad de la peste bubónica como lo narra Kim Stanley Robinson en “Tiempos de sal y arroz”, que hubiera pasado si los bárbaros no hubieran logrado derrotar a la Roma imperial y ésta hubiera sobrevivido hasta nuestros días como lo propone Robert Silverberg en su “Roma Eterna”.

Dick vuelve los ojos sobre la derrota de los aliados en la Segunda Guerra Mundial; Estados Unidos es sometido y su territorio se divide en tres territorios al oeste un estado colonial japonés y al este un protectorado alemán; en el centro una serie de pequeños estados confederados que son lo que queda del antiguo imperio. Es ahí donde el hombre en el castillo escribe su ucronía en la que los nazis son vencidos.

Este libro sin moraleja, busca explorar los campos de la realidad alternativa, pero nos enfrenta con nuestros temores como civilización y cultura. Es impresionante, sin embargo, ver que esos temores, los de 1962, son en realidad los que hoy más nos apremian.

Hace unos años, Amazon video dio a la pantalla una serie basada en la novela. Algo para no perderse. Las simples imágenes de San Francisco bajo la mano japonesa y Nueva York bajo los signos nazis son motivo de reflexión. Aquí el trailer.