El libro nuestro de cada martes: Mientras Embalo mi biblioteca, de Alberto Manguel

Alfonso Reyes decía, con toda razón, que el ensayo es el arte de andarse por las ramas, de dar rienda suelta a las ideas para alentar las dispersiones, abordar muchos temas y plantarse frente al mundo, con pluma en mano para dejar fluir las ideas y las palabras. No es extraño que Alberto Manguel nos obsequie con un ensayo tan suculento como “Mientras embalo mi biblioteca”, si lo es que alcance esos niveles de intimidad que nos tocan a todos los lectores y a todos los que hemos sido poseídos por el espíritu de la biblioteca.

Manguel tiene que mudarse, empaca su biblioteca que permanecerá algún tiempo así, embalada en las cajas que contienen el mundo que ha conocido y que ha construido. En torno a ese acto que para muchos puede parecer banal, Manguel reconstruye su relación con los libros que es, en mucho, su relación con el mundo; nos plantea cuestionamiento sobre el arte y el vicio de coleccionar, sobre nuestra relación no con el texto, sino con el objeto, el libro, que no es del todo igual que con la obra literaria.

Resulta pues, que conforme las páginas avanzan y uno se va involucrando en el texto, se identifica y recuerda las veces que nuestras bibliotecas han tenido que ser empacadas, las biografías de nuestros volúmenes y como esos objetos han interactuado en nuestras propias vidas, como en algunos casos, el libro nos trae recuerdos aunque el texto ya no nos diga nada; los archivos contenidos en sus páginas, su participación en nuestros ritos cotidianos, su lugar en nuestro mundo y la forma en que esperamos nos rodeen plenos de presencia siempre.

Tanto si es poseedor de una biblioteca, como si no, leer este libro es aproximarse a la experiencia íntima de lector y el libro, del hombre y la memoria, del sujeto y los afectos, un libro que propone mucha dulzura, mucha melancolía e ideas para compartir y dialogar con uno mismo.

Algo más sobre el libro:

http://tienda.almadia.com.mx/libro/mientras-embalo-mi-biblioteca_958

Algo más sobre Alberto Manguel y las bibliotecas