El libro nuestro de cada martes: Satori en Paris de Jack Kerouac

Jack Kerouac es para mí el gran viajero, sobre todo al interior, el hombre capaz de movilizarse dentro de su propia conciencia. Es verdad que no siento predilección especial por los Beatnicks, sin embargo, Kerouac es aparte, de alguna manera es un escritor que habla de aquello que quiero escuchar, que se dirige a una parte nómada de mí que me he encargado de apaciguar y acallar durante gran parte de mi vida. Reencontrarlo ahora ha sido el hallazgo de un viejo amigo, donde debía ser, en el camino.

Satori en París es su última novela del camino y la penúltima que escribió; habla de un fracaso estrepitoso, de un viaje cancelado en el que la búsqueda de sus antepasados franceses se precipita en un desencuentro con la vieja Europa de la posguerra donde no encuentra lo que está buscando. Sin embargo, en algún momento del viaje, encuentra una iluminación instantánea, fuerte como un golpe, Satori.

Pero para ser francos, esta iluminación para Kerouac es un pretexto para viajar entre su conciencia y el mundo que lo rodea, entre aquella Europa en la que encuentra decadencia y vejez, donde halla oropel y sueños vencidos, la derrota de los siglos y el esplendor del ayer, donde no se identifica. Sin embargo, no es América lo que él lleva en la sangre, es la búsqueda de su camino, al encuentro consigo mismo y sus reinvindicaciones con su mente y su cuerpo, ya en el alcohol, ya en el sexo pero sobre todo, en la contemplación del mundo.

El libro se trata de un rescate y casi de un asunto arqueológico, de lo poco que quedaba inédito en español de Kerouac, disfrutarlo es, como todo en él, prácticamente un reto.

Algo más sobre el libro:

https://www.udllibros.com/libro-satori_en_par%EDs-U560030004

Una curiosidad Johnny Deep lee a Jack Kerouac