El libro nuestro de cada martes: La velocidad de la luz de Javier Cercas

Hace unas cuantas horas que pasé la última de sus páginas, un silencio largo se apoderó de mi; se trata de uno de esos libros que lo hieren a uno, que lo traspasan con las palabras porque hablan de cada uno de quienes lo leen; si versa sobre la vida y la muerte, el éxito y el fracaso, el oficio de escribir y el arte de leer, son pretextos para un libro que habla sobre la dinámica de la condición humana, de las condiciones de vida y de las relaciones, a veces difíciles entre los seres humanos.

Cercas tiene el don de la narración, si en Soldados de Salamina nos había regalado uno de los finales de novela más memorables de la lengua española y con Anatomía de un instante nos había obsesionado con su capacidad para atomizar los segundos, en La velocidad de la luz se entrega como un narrador en toda la facultad de construir mundos completos.

Muchas son las lecturas, nuestras simpatías y diferencias con el mundo anglosajón, la revisión de la Guerra de Vietnam que, conforme pasa el tiempo y quienes supimos de ella vamos pasando, se convierte en un fantasma deshonroso y lejano; en el fondo se trata de hablar del hombre, del ser humano, desnudo ante su circunstancia y ante el dolor de vivir y seguir viviendo.

Se trata de un libro imperdible, con un toque de erudición libresca bien afinado y mejor construido. Se trata de un libro que hay que leer, al menos si se quiere desafiar el conocimiento de uno mismo.

Algo más sobre el libro:

https://elpais.com/diario/2005/03/19/babelia/1111193412_850215.html

Algo mas sobre Javier Cercas