El libro nuestro de cada martes: La vida en Cartas. Correspondencia de Oscar Wilde

Sin duda, una de las mentes privilegiadas en la historia occidental ha sido la de Óscar Wilde, su fino humor y su capacidad literaria lo hicieron grande; más allá de sus letras, en lo conceptual, Wilde denunció una crisis de credibilidad de las normas que debían regular la conducta social y en la práctica llevó un estilo de vida que, si bien parecía coincidir con sus convicciones y con su genio -aún dentro de la doble moral de su tiempo-, entraba en franca confrontación con grupos de interés y de presión política y social al interferir con sus prejuicios y su esfera de poder. Todo ello, aunado a la enorme soledad de Wilde, que no representa movimiento ni corriente ninguna, fueron los factores que determinaron su caída.

Bajo las delicias y exquisiteces de su literatura, conforme se desciende al interior de su precioso estilo, el lector debe enfrentarse con el lado más acre de la expresión wildeana, aquel regusto de cinismo de quien sabe que no podrá cambiar el mundo y que aspira, al menos a un espacio diminuto, personalísimo si se quiere, de tolerancia y libertad; el lector debe enfrentar también una potencia expresiva que no por ser menos grandilocuente resulta menos filosa e incisiva.

Pero hay un Wilde íntimo, sencillo y pleno que rescata su nieto Merlin Holland, en la correspondencia selecta, anotada, explicada y que, en su conjunto, describe al hombre de cuerpo entero en cada una de sus etapas. Leerlas significa descubrir una prosa distinta, enorme y dulce, pero siempre wildeana.

Un libro que no puede perderse para completar el mundo de Wilde al que accedemos por sus obras.

Algo más sobre el libro:

http://www.albaeditorial.es/php/sl.php?shop.showprod&nt=7455&ref=97884%2D84282495&fldr=4#.W5f_7y13HOQ

Merlin Holland habla sobre la experiencia carcelaria de Wilde