A Orwell se le recuerda, sobre todo, por sus libros más contundes el 1984 y la Rebelión en la granja; a ese podemos llamarlo el gran Orwell, el de la construcción y recreación de los universos enteros, el maestro de las psicologías más torcidas y al mismo tiempo las necesitadas de aliento humano; junto a él está el del Homenaje a Cataluña, ese no es el George de las distopias, sino el hombre frente a una circunstancia de la que es preciso dejar constancia, ese es Orwell, el humano, sin adjetivos.

Pero hay, todavía, un tercer habitante en el cuerpo de Orwell; es el autor de libros como “Una taza de té “, por ejemplo, en el que sus sutiles ensayos nos hablan de las recónditas regiones de la condición humana; a ese Orwell al que llamaremos, el pequeño, no por oposición sino por señalar su dominio de esas diminutas cosas que nos hacen humanos; a ese corresponde un libro peculiar, un desafío a nuestra tolerancia, un encuentro con la miseria que nos amenaza a los hombres desde que dejamos de vivir en la comuna rural para fundar la guerra a la que llamamos ciudad.

Sin blanca en Paris y Londres es un libro desafiante. Rudo pero sutil y próximo, una novela ensayo donde la pobreza no muestra la llaga pero si el honor de sus harapos.

Descubra este el pequeño Orwell que me parece, es el más grande de los tres.

Algo más sobre el libro:

http://quelibroleo.com/sin-blanca-en-paris-y-londres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s