En realidad no soy muy amigo de la literatura de narcos; la violencia que abruma México me ha vacunado; además encuentro el género tan sobrado por el uso excesivo y poco escrupuloso; entonces me encuentro con la primera novela denRicardo Raphael, uno de los mejores periodistas de mi generación y ahí, tengo que hacer un alto. El libro me ha capturado con una tenacidad que no me es común enfrentar y es que claro, no es una novela de narcos, es una novela sobre mi país y nuestra generación.

Ricardo es dos años mayor que yo, así que he,os vivido el mismo espacio de tiempo y lugar, las cuitas de su tiempo lo son del mío, ambos he,os visto derrumbarse un país que nos dijeron había sido prodigioso; primero por las crisis económicas y luego por la violencia. Su novela, que quiso nacer como reportaje pero que el rigor crítico de su autor prefirió concebir como novela de no ficción, es en el fondo un debate sobre lo que le pasó a nuestro país y a quienes nacimos en torno al año setenta. No hay duda, Ricardo ha sabido dar el salto entre el periodismo y la literatura y lo ha hecho con éxito y estilo.

Su protagonista es un Proteo que encarna todas nuestras contradicciones, las más profundas, nuestros miedos y nuestras esperanzas y, al final del día, nos cuenta tanto la saga del narcotraficante como del periodista, sus juegos y enigmas sus temores y su reflexión. Me queda claro que! Como en el México que nos tocó vivir, nada es lo que parece, salvo acaso, una narrativa vivaz, certera y sabiamente construida.

Algo más sobre el libro:

https://www.planetadelibros.com.mx/libro-hijo-de-la-guerra/302090

Ricardo Raphael habla sobre su libro:

3 pensamientos

  1. Hijo de la guerra, de Ricardo Raphael, es una muestra ejemplar de redactañol, esa jerga enemiga de la literatura y apropiada para llenar páginas sin autocontrol.

    Que Ricardo Raphael, un politólogo y periodista, se haya metido a novelista es una prueba amarga de que la novela —el género, la visión de mundo, la tierra de Stendhal, Carlos Fuentes, Saul Bellow, en fin— está en peligro de convertirse en una baratija.

    Como si la simple anulación del tiempo lineal fuera suficiente para erigir una estructura literaria, Ricardo Raphael narra la historia de los Zetas a través de un ambiguo personaje que se identifica como el Zeta 9. Digamos que esa historia inicia en 1983 y concluye en 2016; digamos también que vamos a trompicones ya que avanzamos y luego retrocedemos en el calendario, sin otro propósito que el de disimular la pobreza narrativa, hasta obtener una presunta imagen total de las complicidades entre el gobierno, las fuerzas militares y policiacas, la DEA y las bandas de narcotraficantes —cuyo ánimo voraz se expande a la trata de blancas, el secuestro, el lavado de dinero…

    Te recomendamos: La sacerdotisa de los fogones
    Como obliga la receta manoseada, Hijo de la guerra (Seix Barral) ofrece mucho plomo, romance a la manera de El libro vaquero, revelaciones de Estado, cantidades espectaculares de alcohol y cocaína, marcas de automóviles, diálogos que con mucho esfuerzo alcanzan la elocuencia de los reality shows en horario nocturno y, claro, a un superperiodista empeñado en “denunciar el desastre que nuestros gobernantes produjeron por acción y también por negligencia”. Las palabras, las acciones, componen un cuadro de lo más elemental: el único trabajo se resuelve con el acopio de información.

    Ya que Hijo de la guerra está hecha con las voces del periodista y ese Zeta 9, su estilo no pasa de ser una muestra ejemplar de redactañol, esa jerga enemiga de la literatura y apropiada para llenar páginas (444, en este caso) sin autocontrol. Por ejemplo: “Me habían dejado como hielo dentro de un congelador: ¡pero qué pendejo!”; “Lo que vi me puso un chilazo en la boca del estómago”…, en fin, un traje con una pinta corriente.

    Cualquier asunto puede ser tratado por la literatura: el beso de buenas noches de una madre, la transformación de un empleado en un insecto, el auge y la ruina de un cacique, la carrera de los Zetas. Pero nada puede ser en verdad contable si sólo se dispone de una redacción tan sólo a modo para dar un informe policiaco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s