En pocos autores se encuentra el don de conducir la nostalgia como puede hacerlo Isaac Bashevis Singer; es casi natural en él, al inicio de esta novela declara a través de su personaje haber sido educado en tres lenguas muertas: yiddish, hebreo y arameo. Una de ellas resucitó y otra lucha por sobrevivir. En todo caso, la pluma de Bashevis Singer purifica el pasado, aún el más terrible para hacerlo habitable, para hacerlo más que memoria, recuerdo.

Este es un canto por lo que fue, por lo que fue destruido y la manera en que la recordación y la persistencia de la memoria le traen vida nueva a aquel pasado que todos quisiéramos hubiera sido de otra manera. Es también una sutil reflexión sobre las relaciones entre hombres y mujeres, sobre las formas del amor y las maneras del encuentro.

Todo eso es Shosha, pero ella, Shosha, es un personaje que nunca podrá olvidar.

Algo más sobre el autor y la novela:

https://elpais.com/diario/2002/04/20/babelia/1019259556_850215.html

Un fantástico documental sobre el autor:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s