En este aniversario de Borges, recordando un encuentro trascendental para las letras en lengua española…

Cisterna de sol

El 9 de agosto de 1928, a las 16:30, cuando el Presidente Alvear te recibió en el Salón Blanco de la Casa Rosada; la ceremonia, con su boato, sus formas manidas y su elegancia decimonónica te hicieron pensar más en una anciana corte europea que en una república americana; algo había que hacer con el furor nacionalista mexicano y con el rancio europeísmo argentino, algo que construir entre el jijismo decadente y el criollismo exacerbado; debía haber alguna formula oculta que bien podría encontrarse en los estuarios del Río de la Plata. De alguna manera el Presidente Alvear lo dijo, aunque su discurso para la ocasión no tuvo nada de especial se te quedó grabada la idea de que el embajador ya no podía entenderse como el enviado personal de un gobernante, sino como el representante de un pueblo, de una cultura; tal vez así Alfonso, poniendo a disposición de…

Ver la entrada original 1.314 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s