El exilio es el primero de los infiernos creativos, contiene en su abrumador vientre la mayoría de los demás; al escritor exiliado lo aguardan el desarraigo, la extrañeza de la lengua, la sed de las costumbres y los asideros de la memoria. Un minuto de reflexión al respecto.

El exilio, el primer infierno creativo. No se olvide de nuestro curso: Autores al límite para seguir estas reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s