Censurar, prohibir, destruir son los verbos clásicos, favoritos de las dictaduras; su ejercicio otorga a los libros que tocan pretendiendo herirlos, un pasaje a la eternidad y la curiosidad contínua. Un minuto para reflexionar

Libros censurados y prohibidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s