Las citas de los viernes: Visiones del encuentro América-Europa

Volteemos la mirada a nuestro momento fundamental, antes de que América fuera América y nuestra posibilidad de existir estuviera en juego; fragmentos de varios autores sobre aquel instante eterno:

Y desde que vimos tantas ciudades y villas pobladas en el agua, y en tierra firme otras grandes poblaciones, y aquella calzada tan derecha y por nivel cómo iba a México, nos quedamos admirados y decíamos que parecía a las cosas de encantamiento que se cuentan en el libro de Amadís… Algunos de nuestros soldados decían que si aquello que veían si era entre sueños, y no es de maravillar que yo escriba aquí de esta manera, porque hay mucho que ponderar en ello que no sé cómo lo cuente, ver cosas nunca oídas, ni vistas, ni aun soñadas, como veíamos….

Bernal Díaz del Castillo
Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España

Desde que el alma humana ha dejado el rastro escrito de sus sueños, aparece la adivinación de América en forma de raro presentimiento. La imaginación, la imaginación andaba prefigurando a América desde unos 3000 años antes de Cristo, cuando el mitológico Anubis presidía a los muertos en alguna misteriosa parte de Occidente. La idea de que al Occidente quedaba algo por descubrir — algo que unas veces aparece como atractivo en forma de islas bienaventuradas, y otros como repulsivo y temible en forma de mar tenebroso — viene desde los más remotos documentos de los egipcios. A medida que los periplos fenicios exploran el Mediterráneo occidental, o al paso que — más tarde — las islas atlánticas se entregan a los navegantes europeos, el misterio se va alejando como la sombra de una nube viajera y busca refugio en alguna parte cada vez más occidental. Tal es el sentido del Plus Ultra que vence a las columnas de Hércules. La vaga noción que descubrimos en la más vetusta literatura, la egipcia, cruza — unas veces como amenaza y otras como promesa — las sirtes de la literatura griega, donde florece centralmente con la portentosa Atlántida de Platón; viaja a través de la literatura latina, donde Séneca, en su Medea, anuncia que se han de abrir los mares y han de aparecer nuevos mundos; y llevando a cuestas su carga indecisa y cambiante, su mar de sargazos, su océano innavegable de poco fondo, sus islas afortunadas, se enriquece por toda la Edad Media con las leyendas de las islas utópicas: la de San Balandrán o de los Pájaros ( primera versión de la Isla de los Pingüinos), la de las Siete Ciudades, la Antilla y el Brasil, nombres estos últimos que después reivindicará la historia; y es recogida al paso por los poetas renacentista, como Luigi Pulci en Il Morgante, para depositar finalmente sus acarreos de verdad y de fábula en las manos de Cristóbal Colón, cuando éste, hacia 1482, abre las páginas de la Imago Mundi — obra del Cardenal De Ailly que fue su breviario y que es como un compendio de cuantos atisbos hasta entonces podían juntarse sobre los paraísos ofrecidos al ansia de los descubridores.
Alfonso Reyes

A estos móviles económicos se une y mezcla un móvil religioso, a saber, la conversión de los infieles de más allá de las tierras cristianas de Europa. Esa voluntar de conversión participa al mismo tiempo del viejo espíritu de cruzada y de un nuevo espíritu de misión. El primero sigue estando muy vivo entre portugueses y españoles, comprometidos desde hace siglos en la lucha contra el Islam. El segundo anima a todos los que pretenden convertir sin violencia, predicando el Evangelio. En el espíritu de los descubridores y conquistadores que les suceden no hay ninguna antinomia entre móvil religioso y móviles económicos.

Jean Carpentier

Bien se pudiera decir, que de estas palabras, no todo se seguía, que el Mundo estuviese lleno de Gentes; pues para su cumplimiento, bastaba el crecer, y multiplicar, en muchas partes de él; si luego no se siguiera, y henchid la Tierra; porque en decir, que se hincha, da a entender, que no quiere que cosa de ella, esté vacía; porque no parezca, que falla obra ninguna de sus poderosas manos, que fuese superflua, y valdía. Y para satisfacer a esta duda, hemos de decir, que se pobló, como en realidad de verdad la vemos Poblada, y que pasaron a ella, por Mar, en Navíos grandes, o chicos, o Barcas, o otras cosas, que sirviesen para este pasage; porque no fuera posible de otra manera: pues no hallamos tierra pegada a esta, según esta cercada de ambos Mares, (conviene a saber) Norte, y Sur, y por la parte, que mas se avecina una Tierra, con otra, en algún Estrecho, tiene algunas Leguas el ancho del Agua, y aunque nadando pudiera pasar alguno (aunque esto, me parece también, peregrino, y raro) no al menos, una Familia, ni Quadrilla de Hombres, y Mugeres; y así hemos de decir, que en Navíos, Barcos, o Balsas, que de propósito, viniesen siguiendo este destino, o que por alguna fortuna haviesen a ella aportado. Y asi lo sientes Beroso, y Cornelio Tácito, tratando de los que han Poblado en Islas, y Tierras, que ha sido necesario, pasar Mar, para ir a ellas…
Fray Juan de Torquemada. Monarquía indiana.

Como le parece a San Agustín, en los Libros de la Ciudad de Dios, que las llevarían de Tierra, en Tierra: como también aora se han traído de Castilla, algunas Aves, y otras cosas vivas, de que está la Tierra llena, y de esta, a la de España, llevado los Pabos de las Indias, y otros Pájaros. De los Animales bravos, se puede dar raçón, aunque por ser bravos, y fieros, y que espantan a los Hombres, no se persuadiere alguno, a que huvo quien los pasase, por Embarcación, y Navío, podrá aprovecharse de lo que á esta duda, responde el Abulense, en el Cap. 7 sobre el Génesis, favoreciéndole del Glorioso San Agustín, para responder, diciendo: que como, los Ángeles, los trageron al Arca, para que en ella se salvasen, y no pereciesen, de todo punto: de esa misma manera, los pasarían diversas partidas del Mundo, para que allí se conservasen, y aumentasen; y no dijera esta raçón a buen Entendimiento, antes es conforme a ella; pues no es tan sabrosa la compañía de una Bestia fiera, que obligue a un Hombre, a que la desee, antes huie de ella, como de Enemigo…
Fray Juan de Torquemada. Monarquía indiana.

Fuerça es, que no aviendo noticia de los Antiguos Moradores, y Naturales de esta Tierra, qué Gente sea, ni de qué Familia alla venido, ni en nuestra España, aia tal noticia de ninguno de los Escritores, que andemos, a ojos cerrados, dando bueltas y rodeando la verdad, y por ventura, no llamando a su Puerta en mucho tiempo; y así me parece, que debieron de ser de alguna Gente Antiquísima, de aquella, que se repartió, y dividió, luego después de el Diluvio; porque a ser de tiempos mas Modernos, pienso que fuera mui posible, que huviera, quien tratara de ella: que no es de creer, que si en los tiempos, que ellos pasaron, huviera Historiadores, dejaran de echarlos menos en algún Reino, o Provincia, u ellos supieran dar raçón de si mismos: la qual, no hallamos, aunque la tenemos de los Más Modernos (como en sus Lugares, è Historias se dirá.) Verdad es, que ha avido, quien diga, que son Judíos, de aquellos Tribus, que se perdieron, y que puede creerse, por parecerse en algo a los Hebreos. Esta opinión, ha sido de algunos, que pensaron ser, de los diez Tribus de Israel, que Salmansar, Rei de los Asirios, Cautivó, y Transmigró en tiempo de Osseas, Rei de Israel, y de Exequias, Rei de Jerusalén, como se cuenta en el Quarto de los Reies, que puede aver dos mil y docientos años, poco más, o menos, que fueron llevados Cautivos a Asiria… — expone a continuación cinco razones que proponen quienes defienden esta teoría, mismas que posteriormente refuta —… Estas raçones referidas, hallé en un Papel, donde estaban escritas unas clausulas de Testamento de don Frai Bartolomé de las Casas, Obispo que fue de Chiapa; y por esto, y por ser un mismo lenguaje, el uno que el otro, y el mismo estilo, que en todos sus escritos guardó, me parece que es suia la opinión; y si lo es, digo, que salva su mucha autoridad, y sabiduría: no me persuado a que estos Indios sean de aquellos Tribus que se refiere; porque dado caso, que el quarto Libro de Esdras ande impreso, juntamente con los otros Libros Canónicos, no es rescibido de nuestra Madre la Iglesia pro tal, aunque le admite, como a cosa buena; y así es tenido por Apócrifo, e incierto, dudando, en si es suyo, o no, y esto declara más Nicolao deLyra en el tercero, que dicen ser también suio pareciéndole que si lo fuera, no refiriera en él, lo que tiene dicho en los dos primeros, que están recibidos por Canónicos, y por verdaderamente suios; y así lo dice en el primer Capítulo de aquel Libro: por lo qual digo, como ai duda en el Libro, la puede aver también, en si hicieron aquellos diez Tribus, que se quedaron en Babilonia, la Jornada que allí se refiere. Aiuda a este parecer, el dicho del Gloriosisimo Padre San Jerónimo, que dice, hasta oi sirven al Rei de Persia, y nunca se les ha acabado su Cautiverio, y sobre Ezechiel dice, hasta oi están Cautivos, y detenidos los diez Tribus de Israel, en las Ciudades de los Medos, y están repartidos por los Montes, como fueron llevados, y trasladados de sus Gentes; y lo mismo afirma sobre el Capítulo veinte y siete del mismo Libro, y sobre la exposición del Capítulo segundo de Zacarías. De esta misma sentencia, y parecer son Ruperto, y Nicolao de Lyra, dice ribera en el Capítulo primero de Osseas, que es quasi común esta opinión de los Doctores, así Hebreos, como Latinos…
Fray Juan de Torquemada. Monarquía indiana.

Ellos andan todos desnudos como su madre los parió, y también las mujeres, aunque no vide más de una farto moza. Y todos los que yo vi eran todos mancebos, que ninguno vide de edad de mas de treinta años: muy bien hechos, de muy fermosos cuerpos y muy buenas caras: los cabellos gruesos cuasi como sedas de colas de caballos, e cortos: los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos de tras que traen largos, que jamás cortan. Dellos se pintan de prieto, y ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos, y dellos de lo que fallan, y dellos se pintan las caras, y dellos todo el cuerpo, y dellos solo los ojos, y dellos sólo el nariz. Ellos no traen armas ni las conocen, porque les amostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia. No tienen algún fierro: sus azagayas son unas varas sin fierro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pece, y otras de otras cosas. Ellos todos a una mano son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos… ellos deben ser buenos servidores y de buen ingenio, qaue veo que muy presto dicen todo lo que les decía, y creo que ligeramente se harían cristianos; que me pareció que ninguna secta tenían. Yo, placiendo a nuestro Señor, llevaré de aquí al tiempo de mi partida seis a V. A. Para que deprendan fablar…
Cristóbal Colón. Diarios.

Aquel mesmo día que el padre comisario general llegó a la provincia y guardianía de Cinquinala, o un día antes que fue a trece o a catorce de julio, andando el provincial de México ejercitando su oficio, con la autoridad de la Audiencia y favor del virrey, llegó al valle de Toluca con tres o cuatro frailes, a una visita del convento de Calimaya, y porque comenzó a llover; tronar y relampaguear, lleno de miedo y temor se recogió con los dichos frailes a una ermita por librarse del agua, y estando allí todos juntos, alrededor del provincial que estaba sentado en una silla, cayó un rayo y dio en la pared de la ermita, con que todos cayeron en tierra sin sentido ( excepto el provincial, que por estar sentado no cayó) — Fray Alonso de Ponce —, y estuvieron como media hora, pero volvieron en sí y el uno de ellos se halló sin la vista de un ojo, que aunque le tiene claro no ve con él cosa ninguna; los demás quedaron molidos y atormentados y el provincial no se pudo tener en los pies en gran rato. Todo esto se supo después de boca del mesmo fraile que había perdido la vista, y no carece de misterio este caso a tal sazón y en tal tiempo; parece que el Señor quería por esta vía y con esta muestra y señal de su ira e indignación, apartar al provincial de aquel mal camino que había tomado y llevado, pero él se hizo sordo a este toque y llamamiento, como a otros muchos que adelante se verán…
Fray Antonio deCiudad Real. Tratado curioso y docto de las grandezas de la Nueva España

Esta gente dice el Almirante, es de la misma calidad y costumbre de los otros hallados, sin ninguna secta que yo conozca, ninguno oración, antes dicen la Salve y el Ave María, con las manos al cielo como le amuestran, y hacen la señal de la cruz. Toda la lengua también es una y todos amigos, y creo que sean todas estas islas y que tengan guerra con el Gran Can, a que ellos llaman Cavila y a la provincia Bafan. Y así andan también desnudos como los otros. Esto dice el Almirante…
Cristóbal Colón. Diarios.

Se refiere a que el día siguiente buscó Cortés al bravo tlaxcalteca que lo había salvado y que no pareció, por lo cual se creyó en el campo que el salvador había sido el mismo Santiago ó San Pedro. A cada paso se encuentran pasajes parecidos en las crónicas; y aun en las pinturas de Durán, la última representa uno de estos auxilios sobrenaturales, y en ella se ve al apóstol á caballo y de punta en blanco, decidiendo en el centro la victoria.
Alfredo Chavero. Historia Antigua y de la conquista.

América nunca ha carecido de violencia, ni de acontecimientos, ni de hombres ni de ideas, pero todo eso no constituye una historia. Octavio Paz tiene razón al afirmar que América fue creada con el propósito de escapar a la historia, de edificar una utopía al amparo de la historia, y que en parte lo ha conseguido, persistiendo hoy en el propósito. La historia como trascendencia de una razón social y política, como visión dialéctica y conflictiva de las sociedades, no es un concepto suyo — de la misma manera que la modernidad, como ruptura original precisamente con una determinada historia, no será nunca nuestro —. Llevamos suficiente tiempo viviendo en la conciencia infeliz de esa modernidad como para saberlo. Europa inventó cierto tipo de feudalismo, de aristocracia, de burguesía, de ideología y revolución: todo lo cual tuvo sentido para nosotros, pero en el fondo para nadie más. Los que quisieron imitarlo cayeron en el ridículo o se equivocaron dramáticamente (nosotros mismos apenas si hacemos otra cosa que imitarnos y sobrevivirnos). América, por el contrario, se halla en posición de ruptura y modernidad radical: es allí por tanto, donde la modernidad es original, y en ninguna otra parte. Nosotros sólo podemos imitarla, sin desafiarla en su propio terreno. Una vez que un acontecimiento se ha producido, se ha producido y basta. Y cuando veo a Europa ambicionar la modernidad a cualquier precio, me digo que también se trata de una transferencia desafortunada.
Jean Baudrillard. América

La lista tonta de los jueves: Los diplomáticos

Un paso más en el viaje que nos hemos propuesto. Vamos del brazo de viajeros profesionales, conocedores del mundo y de sus prácticas, de las minucias de la convivencia humana; en fin los que nos hacen el mundo habitable más allá de las pasiones y las ambiciones de los gobiernos. Que ustedes lo disfruten.

Expo 58. Jonathan Coe. https://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/expo-58/9788433979117/PN_881

Bella del Señor. Albert Cohen. https://www.letraslibres.com/espana-mexico/literatura/la-magistral-provocacion-albert-cohen

Buen viaje Señor presidente. Doce cuentos peregrinos. Gabriel García Márquez. https://diarioinca.com/resumen-buen-viaje-senor-presidente-gabriel-garcia-marquez

Exodo. León Uris. https://elpais.com/diario/2003/06/25/agenda/1056492006_850215.html

Persona non grata. Jorge Edwards. http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-94886.html

El cuarto protocolo. Frederick Forsyth. https://www.sopadelibros.com/libro/cuarto-protocolo-frederick-forsyth

El jardinero fiel. John Le Carré. https://www.elconfidencial.com/cultura/2020-12-14/siete-novelas-imprescindibles-de-john-le-carre_2870755/

París 1919: Seis meses que cambiaron el mundo. Margaret MacMillan. https://metahistoria.com/novedades/paris-1919-seis-meses-que-cambiaron-el-mundo-rb/

El talón de hierro. Jack London. http://www.jesusaller.com/el-talon-de-hierro-de-jack-london-una-premonicion-del-fascismo/

Guerra y guerra. Laszlo Krasznahorkai. https://www.acantilado.es/catalogo/guerra-y-guerra/

Bajo los cielos de zafiro. Belinda Alexandra. https://www.rocalibros.com/roca-editorial/catalogo/Belinda+Alexandra/Bajo+los+cielos+de+zafiro

Inmunidad diplomática. Lois McMaster Bujold. https://www.kobo.com/mx/es/ebook/inmunidad-diplomatica-las-aventuras-de-miles-vorkosigan-14

El intercambio. Fernando Aleu. https://www.delectoralector.com/el-intercambio-fernando-aleu/

La caída del dragón. Juan Miguel Zunzunegui. https://www.librosmexico.mx/libros/69328

El asedio. Arturo Pérez Reverte. https://www.perezreverte.com/libro/66/el-asedio/

Yo siempre creí que los diplomáticos eran unos mamones. Inocencio F. Arias. https://www.llardelllibre.cat/es/libro/yo-siempre-crei-que-los-diplomaticos-eran-unos-mamones_848550

La mujer del Diplomático. Isabel San Sebastián. https://www.culturamas.es/2015/01/06/la-mujer-del-diplomatico-de-isabel-san-sebastian/

Estupor y temblores. Amélie Nothomb. https://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/estupor-y-temblores/9788433969194/PN_459

Sueños y pesadillas. Máximo Cajal. https://www.planetadelibros.com/libro-suenos-y-pesadillas/89867

La cabeza de la Hidra. Carlos Fuentes. http://langostaliteraria.com/la-cabeza-de-la-hidra-manifestaciones-de-un-pais-en-crisis/

Las citas de los viernes: Viaje al encuentro con América

Viajemos en el tiempo y el espacio, una visita a la América que fue al momento del encuentro de ambos mundos, en la voz de testigos y protagonistas:

Cristóbal Colón. Los Cuatro viajes del Almirante.

Ellos andan todos desnudos como su madre los parió, y también las mujeres, aunque no vide más de una farto moza. Y todos los que yo vi eran todos mancebos, que ninguno vide de edad de mas de treinta años: muy bien hechos, de muy fermosos cuerpos y muy buenas caras: los cabellos gruesos cuasi como sedas de colas de caballos, e cortos: los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos de tras que traen largos, que jamás cortan. Dellos se pintan de prieto, y ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos, y dellos de lo que fallan, y dellos se pintan las caras, y dellos todo el cuerpo, y dellos solo los ojos, y dellos sólo el nariz. Ellos no traen armas ni las conocen, porque les amostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia. No tienen algún fierro: sus azagayas son unas varas sin fierro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pece, y otras de otras cosas. Ellos todos a una mano son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos… ellos deben ser buenos servidores y de buen ingenio, qaue veo que muy presto dicen todo lo que les decía, y creo que ligeramente se harían cristianos; que me pareció que ninguna secta tenían. Yo, placiendo a nuestro Señor, llevaré de aquí al tiempo de mi partida seis a V. A. Para que deprendan fablar…

Esta gente dice el Almirante, es de la misma calidad y costumbre de los otros hallados, sin ninguna secta que yo conozca, ninguno oración, antes dicen la Salve y el Ave María, con las manos al cielo como le amuestran, y hacen la señal de la cruz. Toda la lengua también es una y todos amigos, y creo que sean todas estas islas y que tengan guerra con el Gran Can, a que ellos llaman Cavila y a la provincia Bafan. Y así andan también desnudos como los otros. Esto dice el Almirante…

Bernardino de Sahagún. Historia de las cosas de la Nueva España

Ahora se dice por muy cierto que la flota del Rey Salomón llegó al Perú y también a la Isla de Santo Domingo, a tomar oro para el edificio del Templo. Esto se ha sabido por la especulación del primero Libro de los Reyes, donde se habla de la flota de Salomón que vino por oro a estas partes.

Y desde que vimos tantas ciudades y villas pobladas en el agua, y en tierra firme otras grandes poblaciones, y aquella calzada tan derecha y por nivel cómo iba a México, nos quedamos admirados y decíamos que parecía a las cosas de encantamiento que se cuentan en el libro de Amadís… Algunos de nuestros soldados decían que si aquello que veían si era entre sueños, y no es de maravillar que yo escriba aquí de esta manera, porque hay mucho que ponderar en ello que no sé cómo lo cuente, ver cosas nunca oídas, ni vistas, ni aun soñadas, como veíamos.

Ahora se dice por muy cierto que la flota del Rey Salomón llegó al Perú y también a la Isla de Santo Domingo, a tomar oro para el edificio del Templo. Esto se ha sabido por la especulación del primero Libro de los Reyes, donde se habla de la flota de Salomón que vino por oro a estas partes.

Monarquía Indiana. Fray Juan de Torquemada.

Bien se pudiera decir, que de estas palabras, no todo se seguía, que el Mundo estuviese lleno de Gentes; pues para su cumplimiento, bastaba el crecer, y multiplicar, en muchas partes de él; si luego no se siguiera, y henchid la Tierra; porque en decir, que se hincha, da a entender, que no quiere que cosa de ella, esté vacía; porque no parezca, que falla obra ninguna de sus poderosas manos, que fuese superflua, y valdía. Y para satisfacer a esta duda, hemos de decir, que se pobló, como en realidad de verdad la vemos Poblada, y que pasaron a ella, por Mar, en Navíos grandes, o chicos, o Barcas, o otras cosas, que sirviesen para este pasage; porque no fuera posible de otra manera: pues no hallamos tierra pegada a esta, según esta cercada de ambos Mares, (conviene a saber) Norte, y Sur, y por la parte, que mas se avecina una Tierra, con otra, en algún Estrecho, tiene algunas Leguas el ancho del Agua, y aunque nadando pudiera pasar alguno (aunque esto, me parece también, peregrino, y raro) no al menos, una Familia, ni Quadrilla de Hombres, y Mugeres; y así hemos de decir, que en Navíos, Barcos, o Balsas, que de propósito, viniesen siguiendo este destino, o que por alguna fortuna haviesen a ella aportado. Y asi lo sientes Beroso, y Cornelio Tácito, tratando de los que han Poblado en Islas, y Tierras, que ha sido necesario, pasar Mar, para ir a ellas…

Como le parece a San Agustín, en los Libros de la Ciudad de Dios, que las llevarían de Tierra, en Tierra: como también aora se han traído de Castilla, algunas Aves, y otras cosas vivas, de que está la Tierra llena, y de esta, a la de España, llevado los Pabos de las Indias, y otros Pájaros. De los Animales bravos, se puede dar raçón, aunque por ser bravos, y fieros, y que espantan a los Hombres, no se persuadiere alguno, a que huvo quien los pasase, por Embarcación, y Navío, podrá aprovecharse de lo que á esta duda, responde el Abulense, en el Cap. 7 sobre el Génesis, favoreciéndole del Glorioso San Agustín, para responder, diciendo: que como, los Ángeles, los trageron al Arca, para que en ella se salvasen, y no pereciesen, de todo punto: de esa misma manera, los pasarían diversas partidas del Mundo, para que allí se conservasen, y aumentasen; y no dijera esta raçón a buen Entendimiento, antes es conforme a ella; pues no es tan sabrosa la compañía de una Bestia fiera, que obligue a un Hombre, a que la desee, antes huie de ella, como de Enemigo…

Fuerça es, que no aviendo noticia de los Antiguos Moradores, y Naturales de esta Tierra, qué Gente sea, ni de qué Familia alla venido, ni en nuestra España, aia tal noticia de ninguno de los Escritores, que andemos, a ojos cerrados, dando bueltas y rodeando la verdad, y por ventura, no llamando a su Puerta en mucho tiempo; y así me parece, que debieron de ser de alguna Gente Antiquísima, de aquella, que se repartió, y dividió, luego después de el Diluvio; porque a ser de tiempos mas Modernos, pienso que fuera mui posible, que huviera, quien tratara de ella: que no es de creer, que si en los tiempos, que ellos pasaron, huviera Historiadores, dejaran de echarlos menos en algún Reino, o Provincia, u ellos supieran dar raçón de si mismos: la qual, no hallamos, aunque la tenemos de los Más Modernos (como en sus Lugares, è Historias se dirá.) Verdad es, que ha avido, quien diga, que son Judíos, de aquellos Tribus, que se perdieron, y que puede creerse, por parecerse en algo a los Hebreos. Esta opinión, ha sido de algunos, que pensaron ser, de los diez Tribus de Israel, que Salmansar, Rei de los Asirios, Cautivó, y Transmigró en tiempo de Osseas, Rei de Israel, y de Exequias, Rei de Jerusalén, como se cuenta en el Quarto de los Reies, que puede aver dos mil y docientos años, poco más, o menos, que fueron llevados Cautivos a Asiria… — expone a continuación cinco razones que proponen quienes defienden esta teoría, mismas que posteriormente refuta —… Estas raçones referidas, hallé en un Papel, donde estaban escritas unas clausulas de Testamento de don Frai Bartolomé de las Casas, Obispo que fue de Chiapa; y por esto, y por ser un mismo lenguaje, el uno que el otro, y el mismo estilo, que en todos sus escritos guardó, me parece que es suia la opinión; y si lo es, digo, que salva su mucha autoridad, y sabiduría: no me persuado a que estos Indios sean de aquellos Tribus que se refiere; porque dado caso, que el quarto Libro de Esdras ande impreso, juntamente con los otros Libros Canónicos, no es rescibido de nuestra Madre la Iglesia pro tal, aunque le admite, como a cosa buena; y así es tenido por Apócrifo, e incierto, dudando, en si es suyo, o no, y esto declara más Nicolao deLyra en el tercero, que dicen ser también suio pareciéndole que si lo fuera, no refiriera en él, lo que tiene dicho en los dos primeros, que están recibidos por Canónicos, y por verdaderamente suios; y así lo dice en el primer Capítulo de aquel Libro: por lo qual digo, como ai duda en el Libro, la puede aver también, en si hicieron aquellos diez Tribus, que se quedaron en Babilonia, la Jornada que allí se refiere. Aiuda a este parecer, el dicho del Gloriosisimo Padre San Jerónimo, que dice, hasta oi sirven al Rei de Persia, y nunca se les ha acabado su Cautiverio, y sobre Ezechiel dice, hasta oi están Cautivos, y detenidos los diez Tribus de Israel, en las Ciudades de los Medos, y están repartidos por los Montes, como fueron llevados, y trasladados de sus Gentes; y lo mismo afirma sobre el Capítulo veinte y siete del mismo Libro, y sobre la exposición del Capítulo segundo de Zacarías. De esta misma sentencia, y parecer son Ruperto, y Nicolao de Lyra, dice ribera en el Capítulo primero de Osseas, que es quasi común esta opinión de los Doctores, así Hebreos, como Latinos…

Antonio de Ciudad Real

Aquel mesmo día que el padre comisario general llegó a la provincia y guardianía de Cinquinala, o un día antes que fue a trece o a catorce de julio, andando el provincial de México ejercitando su oficio, con la autoridad de la Audiencia y favor del virrey, llegó al valle de Toluca con tres o cuatro frailes, a una visita del convento de Calimaya, y porque comenzó a llover; tronar y relampaguear, lleno de miedo y temor se recogió con los dichos frailes a una ermita por librarse del agua, y estando allí todos juntos, alrededor del provincial que estaba sentado en una silla, cayó un rayo y dio en la pared de la ermita, con que todos cayeron en tierra sin sentido ( excepto el provincial, que por estar sentado no cayó) — Fray Alonso de Ponce —, y estuvieron como media hora, pero volvieron en sí y el uno de ellos se halló sin la vista de un ojo, que aunque le tiene claro no ve con él cosa ninguna; los demás quedaron molidos y atormentados y el provincial no se pudo tener en los pies en gran rato. Todo esto se supo después de boca del mesmo fraile que había perdido la vista, y no carece de misterio este caso a tal sazón y en tal tiempo; parece que el Señor quería por esta vía y con esta muestra y señal de su ira e indignación, apartar al provincial de aquel mal camino que había tomado y llevado, pero él se hizo sordo a este toque y llamamiento, como a otros muchos que adelante se verán…

Benavente, Motolinía

El que enseña al hombre la ciencia, ese mismo proveyó y dio a estos indios naturales grande ingenio y habilidad para aprender todas las ciencias, artes y oficios que les han enseñado, porque con todos han salido en tan breve tiempo, que en viendo los oficios que en Castilla están muchos años en los deprender, acá en sólo mirarlos y verlos hacer, han quedado muchos maestros. Tienen el entendimiento vivo, recogido y sosegado, no orgulloso y derramado como otras naciones… Deprendieron a leer brevemente así en romance como en latín, y de tirado y letra de mano. Apenas hay carta que en su lengua de muchas que unos a otros se escriben, que, como los mensajeros son baratos, andan bien espesas; todos las saben leer, hasta los que ha poco se comenzaron a enseñar… Escribir se enseñaron en breve tiempo, porque en pocos días que escriben luego contrahacen la materia que les dan sus maestros, y si el maestro los muda otra forma de escribir, como es cosa muy común que diversos hombres hacen diversas formas de letras, luego ellos también mudan la letra y la hacen de la forma que les da su maestro…

La lista tonta de los jueves: Ernesto Cardenal

Excepcional en nuestras costumbres, nuestro tema de hoy es un hombre; también excepcional. Como homenaje en su cumpleaños, la bibliografía completa de Ernesto Cardenal apuntada.

Hora 0
https://ketzalitorres.wordpress.com/2012/06/24/poesia-nica-hora-0-ernesto-cardenal/

Gethsemani Ky
https://campodemaniobras.blogspot.com/2017/02/ernesto-cardenal-de-gethsemani-ky.html

Epigramas
https://thesolipsta.wordpress.com/2013/06/12/ernesto-cardenal-nicaragua-51-epigramas/

Salmos
https://www.trotta.es/libros/salmos/9788481642339/

Oración por Marilyn Monroe y otros poemas
https://circulodepoesia.com/2010/08/ernesto-cardenal-y-marilyn-monroe-una-plegaria-un-poema/

El estrecho dudoso
https://www.visor-libros.com/tienda/el-estrecho-dudoso.html

Mayapán
https://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/11/aih_11_5_046.pdf

Homenaje a los indios
https://www.jstor.org/stable/29739787?seq=1https://www.jstor.org/stable/29739787?seq=1

Canto nacional
https://www.revistadelauniversidad.mx/articles-files/86819dc4-aced-46a1-84db-6324c18211a8

Oráculo sobre Managua
https://www.opuslibros.org/Index_libros/Recensiones_1/cardenal_poe.htm

Canto a un país que nace
https://www.jstor.org/stable/20541913?seq=1

Tocar el cielo
https://www.valentinatruneanu.com/tocar-el-cielo-con-ernesto-cardenal/

Vuelos de victoria
https://www.polifemo.com/libros/vuelos-de-victoria/51514/

Quetzalcúatl
https://elcultural.com/Ernesto-Cardenal-Premio-Reina-Sofia-de-Poesia-Iberoamericana

Los ovnis de oro
http://www.elem.mx/obra/datos/226543

Cántico cósmico
https://www.zendalibros.com/cantico-cosmico-de-ernesto-cardenal/

El telescopio en la noche oscura
https://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=1872&t=Duro+es…&p=Ernesto+Cardenal&o=Ernesto+Cardenal

Antología nueva
https://www.trotta.es/libros/antologia-nueva/9788481640359/

Versos del pluriverso
https://www.revistadelibros.com/articulos/versos-del-pluriverso-de-ernesto-cardenal

Pasajero de tránsito
https://www.trotta.es/libros/pasajero-de-transito/9788498790184/

El celular y otros poemas
https://elpais.com/cultura/2012/11/13/actualidad/1352825172_226801.html

Hidrógeno enamorado
https://www.euromundoglobal.com/noticia/137243/cultura/ernesto-cardenal-hidrogeno-enamorado-de-dios-y-de-la-ciencia.html

Dos en uno
https://www.publico.es/actualidad/encuentro-ernesto-cardenal-y-ines.html

Somos polvo de estrellas
https://www.milenio.com/opinion/sergio-gomez/ultimo-round/somos-polvo-polvo-de-estrellas

Vida perdida
https://www.trotta.es/libros/vida-perdida/9788481647488/

Los años de Granada
https://anamaediciones.com/2017/08/18/los-anos-de-granada-ernesto-cardenal/

Las ínsulas extrañas
https://www.proceso.com.mx/257179/adelanto-de-libros-las-insulas-extranas-de-ernesto-cardenal

La revolución perdida
https://www.trotta.es/libros/la-revolucion-perdida/9788481646757/

Ansías y lengua de la poesía nueva nicaragüense
http://www.soypoeta.com/directorios/escritor/cardenal-ernesto

Vida en el amor
https://www.trotta.es/libros/vida-en-el-amor/9788498791723/

En Cuba
https://mislibrosconnotas.blogspot.com/2014/10/ernesto-cardenal-en-cuba.html

Fidel Castro: cristianismo y revolución
https://elnacional.com.do/algo-mas-que-salud-349/

El Evangelio en Solentiname
https://www.trotta.es/libros/el-evangelio-en-solentiname/9788481648386/

La santidad de la revolución
http://teologiadelpueblo.blogspot.com/2018/02/sobre-la-santidad-de-la-revolucion.html

La batalla de Nicaragua
https://www.nexos.com.mx/?p=3609

La paz mundial y la revolución en Nicaragua
https://www.laprensa.com.ni/2017/01/20/cultura/2168782-ernesto-cardenal-poeta-en-revolucion-a-sus-92-anos

Democratización de la cultural
https://www.academia.edu/33266756/ERNESTO_CARDENAL_CONTEXTO_HISTORICO

Los campesinos de Solentiname pintan el Evangelio
https://malsalvaje.com/2020/03/01/murio-el-poeta-revolucionario-ernesto-cardenal/

Nostalgia del futuro: pintura y buena noticia en Solentiname
https://searchworks.stanford.edu/view/1509113

Nuevo cielo y tierra nueva
https://www.cahanbooks.com/pages/books/52747/ernesto-cardenal-jurgen-muller-schneck/nuevo-cielo-y-tierra-nueva-epistola-a-monsenor-casaldaglia-fotografias-de-jurgen-muller-schneck

El río de San Juan: estrecho dudoso en el centro de América
https://www.senalmemoria.co/articulos/ernesto-cardenal-en-la-coleccion-de-senal-memoria

Del monasterio al mundo. Correspondencia
https://legacy.lib.utexas.edu/taro/utlac/00439/lac-00439.html

Correspondencia (1959-1968). Thomas Merton y Ernesto Cardenal, contiene 90 cartas entre el poeta nicaragüense y el monje escritor norteamericano; Trotta, Madrid, 2003
https://legacy.lib.utexas.edu/taro/utlac/00439/lac-00439.html

Este mundo y otro
https://www.trotta.es/libros/este-mundo-y-otro/9788498792102/

La lista tonta de los jueves: ¡Viajes!

Viajar, junto a comer y leer es uno de los placeres de los que guardamos más gratos recuerdos. Cisterna de Sol ofrece estos veinte libros sobre viajes, de todo tipo, a todo lugar y de toda naturaleza; viajemos a través de la pluma de sus autores que, después de todo, es una de las promesas más dulces de la lectura. Ya se sabe, lo primero que se nota en una lista es aquello que falta…

18


Cinco viajes al infierno, Martha Gellhorn.

https://elpais.com/diario/2011/11/04/viajero/1320444489_850215.html

19


En los mares del Sur, Robert Louis Stevenson.

http://www.valdemar.com/product_info.php?products_id=670

El Miércoles del presente: Utopía de Tomás Moro y La Ciudad del Sol de Tomasso Campanella para libre descarga

Para libre descarga los dos libros fundacionales del género utópico, sueños de humanidad en los que se esconden nuestras más obscuras pesadillas. Que ustedes lo disfruten:

Utopía de Tomas Moro
La Ciudad del Sol de Tomasso Campanella

Lo que hay en la cisterna: Los mejores libros de Walt Whitman para libre descarga

Para honrar la memoria del gran bardo de América, ofrecemos al amable lector los principales libros de Walt Whitman para su libre descarga; que sane nuestro espíritu mientras aguardamos que pase esta enfermedad del mundo.

Hojas de hierba

Carpe Diem

Canto a mi mismo

Que ustedes lo disfruten

 

El libro nuestro de cada martes: Los caprichos de la suerte de Pío Baroja

Debo confesar que no había leído antes a don Pío Baroja, me había acercado a su obra tangencialmente, eso sí, por aproximaciones y referencias, pero no había leído ninguno de sus libros. La suerte quiso que comenzara por el último que escribió y que es, también, el último de sus inéditos publicados. Me he arrepentido de no haber leído una prosa tan suave y hermosa, tan bien tramada y tan bien construida.

A veces pasa, que esa lejanía de los clásicos, esa distancia que el tiempo pone y las generaciones también, lo aleja uno de los escritores que valen la pena; no hay pérdida con Baroja y en especial este libro que nos deja mucho en qué pensar y sobre todo mucho que sentir.

Recorrer el Madrid y la España de la guerra, la salida a París y el destino de los protagonistas en un mundo revuelto nos trae a nuestra propia existencia encadenada al ir y venir de tiempos agitados y a veces incomprensibles; los suyos son personajes que se atan al mástil de su corazón y su memoria para seguir adelante en un mundo donde nadie ofrece futuros, sino que cada uno se lo construye como puede.

Descubra, como yo lo he hecho, la prosa extraordinaria de Pío Baroja. Dese gusto para descubrir, sin duda uno de los mejores escritores a los que pueda aproximarse.

Algo más sobre el libro y sobre Baroja

https://elpais.com/cultura/2015/11/27/babelia/1448627563_348286.html

Y una joya adicional:

https://elpais.com/elpais/2015/10/28/album/1446068916_640929.html#foto_gal_3

 

Heil! Moctezuma

Hace unos días don José Antonio Sánchez, presidente de la Radio y Televisión Española, se lanzó al ruedo de la historia sin más arreos que su ignorancia; le gustan las comparaciones y las metáforas, ya se vé, pero yerra en la forma y el contenido. En otras palabras, le ha dado por evocar la leyenda áurea – la que pinta a los conquistadores como unos gentiles viejecitos que trajeron civilización y cultura donde sólo había bárbaros y salvajes – y, de paso, refresca la memoria de la leyenda negra – aquella que no ve nada bueno en el encuentro entre los pueblos originarios de América y España -; aquí no sólo se equivoca, sino prejuzga, es injusto y cruza la delgada línea que separa la ignorancia de la bobería.

Pues no, los aztecas no eran como los nazis y lamentar su caída no es como lamentar la derrota del III Reich; muy lejos de eso. Tampoco los españoles fueron nazis que vinieron a destruirlo todo pues a diferencia de la colonización ocurrida más al norte, las joyas de nuestro proceso de occidentalización se llaman sincretismo – de donde viene el día de muertos y el culto guadalupano -, mestizaje – de donde venimos casi todos los mexicanos – e idioma – de donde vienen palabras suculentas en el haber del castellano como tlapalería, el lugar donde se expenden colores, o papalote o muchas muchas más -. Como todo desaprensivo, don José Antonio… caramba, que buen nombre que me daría tela para construir otra buena serie de metáforas y comparaciones con un tocayo suyo que no me gusta recordar, que era español y que estaba mucho más cerca de los nazis que los aztecas; metáforas y comparaciones a las que renuncio desde ahora para no seguirle el juego de los desatinos al responsable de la televisión pública en un estado democrático como el español.

Decía, como todo desaprensivo, don José Antonio lanza piedras en la cristalería fascinado por el tintineo de los vidrios rotos sin pensar en los daños que causa; México es el único país de nuestro continente que no tiene algún monumento a su conquistador, la tumba de Cortés está prácticamente oculta y tiene una historia de escondites que algún día habrá que contar y es que para nuestra cultura – justa o injustamente, justificada o injustificadamente – es algo que todavía nos puede; de muchas maneras la cultura mexicana ha ido trabajando el tema de su traumático origen y en ello ha creado obras artísticas monumentales en lo literario como el rescate de los poemas de Nezahualcóyotl que emprendieron Sahagún y los escribas de Santiago Tlatelolco y que, por cierto, están muy lejos de Mein Kampf o de la singular bazofia que ensalzó al nazismo en su tiempo, porque eso, don Pepe Toño, se llama colaboración en el rescate de un alma nacional que apenas iba a nacer; obras como el tequitqui la peculiar aportación de los indígenas mexicanos – entre ellos muchos aztecas – al arte barroco, que lo hace único e irrepetible en nuestras tierras y eso está muy, pero muy lejos, de las esculturas de Arno Breker cuya obra sí está emparentada y muy de cerca con la que se creó en tiempos de Francisco Franco quien me parece – o eso dicen los historiadores más acreditados que don Pepe, se reunió con Hitler y hasta aceptó algunas jugosas dádivas para no entrar en la guerra -. En fin, muy lejos tanto los hombres de Cortés como los de Moctezuma de haberse parecido a los nazis en algún detalle.

Pero hay algo más en lo que se debe ser preciso, me extraña que un hombre de medios como Pepito no lo hiciera; cuando se habla del pasado hay que tomar en cuenta un fenómeno que llamamos anacronismo; tratar de juzgar el pasado con los ojos del presente, este hecho desafortunado suele ocurrir cuando queremos poner en el pasado nuestros deseos, entonces dejamos de hacer historia para crear – en el mejor de los casos – ideología. No vale la comparación así porque ni los nazis existían en el siglo XVI ni los prejuicios raciales del siglo XX pueden aplicarse al pensamiento de la era en que ocurrió la conquista; venga, por esa misma razón me opongo a que se trate de genocidas a los conquistadores, pero decir que existía todo un estado de derecho protector de los derechos humanos es ir demasiado lejos, como le vuelvan a prestar un micrófono al Director de RTVE para que hable del tema va a resultar que Vasco de Quiroga y Bartolomé de las Casas eran agitadores de redes sociales.

Con todo el respeto que me merece don José Antonio Sánchez, ni unos eran tan malos ni otros fueron tan buenos y si se cree que la historia se puede narrar de esa manera, en su propio país hay una historia sin contar, que se aloja todavía entre los mexicanos, en la que sí hubo nazis y muchos inocentes muertos y cuyo resultado cultural está muy lejos, insisto, de lo que creamos acá entre ambos pueblos producto de encuentros y desencuentros.

Leyenda áurea y leyenda negra en la occidentalización de América

La historia de la occidentalización de América estuvo transida por diversas tensiones que dieron dinamismo e incluso dramatismo a su evolución; fuerzas como la ambición de riqueza y de poder, la fe y el anhelo evangelizador o el ansia de libertad y la esperanza de una sociedad mejor, se encontraron en un vasto territorio, conformando nuevos pueblos que, a la larga, incluyeron en sus imaginarios políticos y colectivos,el origen de sus culturas, como periféricas de occidente pero innegablemente pertenecientes a dicho grupo; esperanzadas siempre en un futuro mejor, de justicia e igualdad, pero encadenados casi diríamos que fatalmente a la venalidad en la política, el patrimonialismo en la administración y el disimulo en los valores colectivos.

Dos grandes poderes, centralizados, prácticamente omnipotentes e intrínsecamente legitimados, fueron los principales agentes de este fenómeno; por un lado el absolutismo monárquico español, que había tomado para sí los territorios del Nuevo Mundo pero no en propiedad, sino en procuración de una labor evangélica para la difusión de la fe católica y la conquista del ideal de unidad cristiana ecuménica; y por otra parte, la Iglesia que si bien, luego de la experiencia renacentista y reformista había visto menguado su poder terrenal, sí actuaba todavía como árbitro universal de imperios y de relaciones de poder, además de haberse consolidado desde la Edad Media, como un centro irradiador de cultura cuya cooperación iba a ser reclamada por la Corona, complicando el escenario político pero, al mismo tiempo, dotándolo de un carácter ético que no tuvieron, por ejemplo, la colonización de la América del Norte, de África o de Asia por otras potencias europeas.

La propia tensión histórica creó en torno suyo argumentos favorables, algunos míticos y principalmente ideológicos, buena parte de ellos vertidos en los libros previos al descubrimiento y en las primeras crónicas de los conquistadores y evangelizadores, y otros más bien racionales y jurídicos dirigidos a establecer la legitimación del dominio ibérico sobre las tierras americanas, entre ellos los debates académicos de Ginés de Sepúlveda, Juan de Mariana o Francisco de Vitoria; pero también de contra argumentos y leyendas que situaban a la colonización española como un acto de pura barbarie, de destrucción sin límites y sin ética o principios morales que detuvieran la ambición y la venalidad. Al primero de los extremos se le ha denominado la leyenda áurea y al segundo la leyenda negra.

Si bien la leyenda áurea sirvió de justificación para el desarrollo de la occidentalización de América, fue también la fuente de algunos de sus excesos y parte también del origen de los nuevos sentimientos de pertenencia e identidad que los pobladores del continente desarrollarían durante los siglos XVI y XVII; la leyenda negra, por su parte, justificaría la actuación y las expectativas de dos grupos que, de origen diverso, se encontraron unidos en su afán, de carácter político, de desacreditar el pasado colonial para promover nuevos modelos, sea para sí mismos en otras áreas de influencia geográfica o bien al interior de las sociedades coloniales para lograr su independencia o en los primeros momentos de la vida independiente para establecer modelos políticos que consideraban viables o deseables; entre los primeros grupos se encontraban políticos e intelectuales asociados a las cortes de Alemania, Francia, Italia y, sobre todo, Inglaterra y entre los segundos, los movimientos románticos liberales del siglo XIX, que fundaban su idea de la Nación sobre la destrucción del pasado colonial que encontraban ligado a fuerzas retardatarias y conservadoras incompatibles con su ánimo liberal y republicano.

Por principio, promovieron la leyenda negra naciones interesadas en justificar sus particulares formas de proceder en América como en arrebatar a España y Portugal los derechos sancionados por el papado para el descubrimiento, conquista y colonización del continente. Algunos investigadores han demostrado que la Leyenda Negra se endereza contra lo español en general y no sólo contra lo acontecido en la conquista; por ejemplo, el cubano Javier Sáenz del Castillo, en su monografía La Leyenda Negra sobre el Descubrimiento y Conquista de América, señala tres rasgos comunes de la Leyenda Negra:

1. La mala administración española como un rasgo de su personalidad y no sólo como un error económico o de políticas públicas, de ahí que no sólo no pueda solucionar los problemas de sus territorios, sino que genera otros derivados de su ineficacia que se traducen en una situación crónica de desgobierno político, de injusticia legal, de inseguridad social, y de desorganización y explotación económica.

2. En la opresión generalizada de sus súbditos como práctica cotidiana de Estado, sin distinción de origen o nacionalidad. El súbdito es víctima de una represión absoluta en todas las facetas de su vida, desde un apego irracional por las formas tradicionales hasta la represión de las libertades tanto de pensamiento y creencia, como de expresión; en este sentido España se valió de la Inquisición, que utilizaba como una policía secreta política y religiosa.

3. El atraso secular e inveterado de  los españoles en cuanto se refiere a lo cultural e intelectual, condición que hacía imposible el progreso de las ideas, llegando a considerar las ideas novedosas como un hecho delictivo, lo que necesariamente limita el progreso material. Sin embargo, el atraso intelectual no sólo se considera parte del carácter español, sino una política intencionada de los gobernantes españoles para mantener al pueblo sumido en la ignorancia, con los concomitantes beneficios de dominio político.

Desde luego, un Estado con unas características así difícilmente hubiera sobrevivido, no digamos ya haber concretado la conquista o haberse erigido como el primero en occidente con una administración central y distintos niveles de independencia administrativa, porque lo importante no es la veracidad de la leyenda sino su efecto propagandístico y el nivel de descrédito que pudiera contener. No se trata, pues de un diálogo político, sino de un esfuerzo por ganar espacios y justificaciones. Así entendida, la Leyenda Negra no es sólo un ejercicio panfletario, sino todo un esfuerzo intelectual dirigido desde el poder público y económico del Estado. Sáenz del Castillo resume así los pilares de la Leyenda:

En cuanto a la religión, el eje central de actuación en este ámbito será la denuncia de la intolerancia católica de los españoles, recogida sobre todo en multitud de panfletos obra de protestantes flamencos y alemanes, y es en esta época …  donde se pone de actualidad la cuestión de la expulsión de los judíos, fundamentalmente desde Holanda. La Inquisición, por su parte, se va a convertir en auténtica obsesión dentro de estas críticas … Acerca de estos temas religiosos encontramos obras capitales como el Libro de los mártires, del inglés John Foxe, aparecido en 1554, o el relato del francés Le Chailleaux sobre la expulsión de los hugonotes de La Florida, publicado por el famoso impresor flamenco Teodoro De Bry en 1591, quien añade a su publicación una novedad importantísima para conseguir el efecto pretendido de impactar al lector y causarle así la mayor impresión posible: el empleo de imágenes para ilustrar el texto. Esta obra formaba parte de la Colección de grandes y pequeños viajes sobre las Indias, editada por De Bry hasta su muerte en 1598 y continuada por sus hijos en Frankfurt entre 1590 y 1623, con un total de veintidós títulos, y todos ellos siguiendo un mismo diseño: escritos de denuncia, con manipulación de textos españoles y empleo masivo de imágenes. Junto con estos y otros libros, se observan cantidad de folletos anticatólicos y antiinquisitoriales, en gran parte debidos a sefardíes refugiados en Holanda e Inglaterra… Por lo que respecta a la cuestión americana … va a ser este el tema en el que más se recurra a la manipulación de textos procedentes de la propia España. Así, el italiano Girolamo Benzoni, protestante que tuvo problemas con la Inquisición en México, publicó en Venecia en 1572 una Historia del Nuevo Mundo, ejemplo de la mayor hostilidad hacia la acción española en Indias, utilizando en su interés fragmentos de obras de autores españoles (como López de Gómara, Pedro Mártir, Fernández de Oviedo o Cieza de León). Por su parte, el inglés Richard Hakluyt escribió numerosos libros y folletos sobre la empresa americana, muchos de ellos publicados en colaboración con el antes citado De Bry, quien siempre procuraba acompañarlos con las imágenes adecuadas; esa relación, y los frutos publicitarios que produjo, es una de las razones que impulsaron a éste último a editar una de las piezas más importantes en el desarrollo de la Leyenda Negra: la Brevísima relación de la destrucción de la Indias, de Fray Bartolomé de Las Casas, adornada con gran cantidad de grabados ilustrativos, impresa en Frankfurt en 1598, de la que se hicieron más de veinte ediciones en apenas cincuenta años, hasta la Paz de Westfalia de 1648.

Sin embargo, la mención de la leyenda negra sólo resulta de utilidad si se comprende en el contexto renacentista y reformador en que sucedió. Si bien es cierto que sus afirmaciones son desaforadas, en exceso imaginativas y fantasiosas, también lo es que el conservadurismo y el absolutismo de la corona española la había hecho distanciarse de la evolución que otras naciones de Europa ya experimentaban; así, por ejemplo, el renacimiento español es tardío y se encuentra siempre sometido y relacionado a aspectos de la Iglesia contra los que se niega a rebelarse; asimismo, no es casual que el movimiento de oposición a la reforma tuviera su máxima expresión en dos movimientos con capital en España; la contrarreforma jesuítica y el arte barroco.

Existe un choque de fondo entre la mentalidad protestante y el espíritu semi pagano del catolicismo español; por un lado la racionalidad del protestantismo chocará de frente con el dogmatismo y el vitalismo del catolicismo español que  propugnará por la fe más bien taumatúrgica, milagrera y ciega fijando como modelos el martirio y el canon de la vida de los santos; en consecuencia, la propia expresión religiosa de ambas ramas del cristianismo no podrán resolverse sino en la contraposición y la aversión. La prohibición protestante de hacer imágenes religiosas recibirá como respuesta el sensualismo barroco, la expresión de la vitalidad en el gozo y el sufrimiento, en imágenes, incluso, no exentas de cierto erotismo; por último, será el culto mariano del catolicismo la punta de lanza del ésta rama tradicional del cristianismo para mantener la congregación de sus fieles y acrecentarlas; María, como madre de los humanos, es una imagen más cálida y cercana que el Dios racionalizado de los protestantes, una figura a la que se puede recurrir en el sentido más maternal del término sin el temor de la exclusión y el rechazo que habitualmente acompaña al encuentro con el Dios ataviado de masculinidad y omnipotencia.

La propia utopía sobre la que fue erigida la occidentalidad del Nuevo Mundo, es una manifestación de la resistencia a los cambios racionales de Europa pues, por encima de los proyectos políticos articulados, de las acciones de la Corona y de la Iglesia, fluye la idea de que en el Nuevo Mundo era posible reconstruir el reino de Dios, figurado por Tomás de Aquino y Agustín de Hipona, entre otros; el protestantismo y las formas racionalistas de la filosofía serían consideradas heréticas no sólo por la ortodoxia católica, sino por el conjunto social que ve en ellas la negación de la esperanza. Es notable que en ningún caso, ni en los individuales ni en los colectivos, hayan existido muestras de solidaridad de la sociedad con los procesados por la inquisición durante trescientos años.

Imagginación

Meditación Divertida con Maggie

Disappearing Thoughts

clicks and clips

Tablaturas de mis pasos

Unas cuantas palabras y fotos para los lugares que me hacen feliz.

NOUS LES FEMMES

Aller au delà de nos limites à travers le monde. J'en suis capable, pourquoi pas toi? Pourquoi pas nous? Ensemble nous sommes invincibles "Je suis femme and i can".

Rosie Blog

A garden of wild thoughts. Feeling thoughts and dilemmas

Un Loco Anda Suelto

Entra en mi mente...déjame entrar en la tuya...

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Cynthia Briones

Letras en el mar.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

A %d blogueros les gusta esto: