Curso Taller Derecho y literatura, dos narrativas encontradas. Abril 28 a Junio 30, 2021.

Acompáñenos a explorar las raíces de la narrativa en el mundo del derecho; lo que se ha escrito sobre el drama humano enfrentado a la ley, la influencia del literatura en la formación de las normas; los grandes juicios a través de la mirada de los escritores y la narrativa desde la óptica de los tribunales.

  • 10 sesiones vía zoom, miércoles 22:00 a 23:00 horas de la Ciudad de México.
  • Cada semana material exclusivo y video de la sesión.
  • Taller creativo y publicación de trabajos realizados.
  • Atención personal permanente.
  • Pago único: $1,200.00
  • Opciones de descuento a académicos y estudiantes UNAM, UIA y ULSA

Informes e inscripciones:

  • Mediante mensaje en este blog.
  • Al WhatsApp: 5530488751
  • Al correo: cesarbc70@yahoo.con

La lista tonta de los jueves: República, alzamiento y exilio, una bibliografía amplia

¡Salud y República!, Para honrar la memoria de la II República española, para encontrarnos con sus razones y su ideal; para aguardar su retorno y reflexionar su pensamiento, esta lista extensa.

Algunos links de interés:

https://www.elfondoenlinea.com/Detalle.aspx?ctit=020036E

http://www.elcultural.com/revista/letras/La-dulce-Espana/13344

http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/2112.html

http://www.nacionmulticultural.unam.mx/inmigracionydiversidadcultural/transterrados-y-ciudadanos-los-republicanos-espanoles-en-mexico/

Alvira Soldevila, Montserrat. Influencia en el modo de pensar, entrevista a Antonio Martínez Báez, en El exilio español en México. FCE. Salvat. México, 1982

Armiñán, Jaime de. La Dulce España. 2000. Tusquets. Barcelona.

Arnal, Ariel. Imágenes del exilio español. 1999. MUCA. UNAM. México.

Aub, Max. Campo Cerrado. 1997. Alfaguara. Madrid.

Campo de los Almendros. 1998. Alfaguara. Madrid.

Campo del Moro. 1998. Alfaguara. Madrid.

Campo Francés. 1965. Ruedo Ibérico. Turín.

Campo francés. 1998. Alfaguara. Madrid.

Crímenes ejemplares. Finisterre. México.

Cuentos mexicanos con pilón. 1994. CONACULTA. México.

Deseada. Espejo de Avaricia. 1973. Espasa Calpe. Madrid.

Diarios (1939-1972). 1998. Alba. Barcelona.

Diarios. 1953 – 1966. 2002. CNCA. México.

Ensayos Mexicanos. 1974. UNAM. México.

Guía de narradores de la Revolución Mexicana. 1985. FCE SEP. México.

La gallina ciega. 1975. Joaquín Mortiz. México.

Las buenas intenciones. 1981. Alianza. Madrid.

Pruebas. 1967. Ciencia Nueva. Madrid.

Sala de espera. 1987. SEP. INBA. México.

Vida y Obra de Luis Alvarez Petreña. 1972. Salvat. Alianza. Navarra.

Azaña, Manuel. Causas de la Guerra de España. 2002. Crítica. Barcelona.

Plumas y palabras. 2002. Crítica. Barcelona.

Memorias de Guerra 1939 – 1939. 1996. Grijalbo Mondadori. Barcelona.

Memorias Políticas 1931 – 1933. 1996. Grijalbo Mondadori. Barcelona.

Benito, José de. Estampas de España e Indias. 1945. Leyenda. México.

Bosques, Gilberto. Historia Oral de la Diplomacia Mexicana. N° 2. SRE. México. 1988.

Carballo, Emmanuel. Notas de un francotirador. 1996. IPN. SOGEM.SEESIME. . México.

Ya nada es igual. Memorias 1929 – 1953. 1994. Diana. México.

Castañón, Adolfo. Alfonso Reyes: Caballero de la voz errante. 1997. UNAM. México.

Castro Leal, Antonio. La Novela de la Revolución Mexicana. Tomos I y II. 1998. Aguilar. México.

Cebrián, Juan Luis. Francomoribundia. 2003. Alfaguara. México.

La agonía del dragón. 2000. Alfaguara. Madrid.

Cercas, Javier. Soldados de Salamina. 2001. Tusquets. México.

Chávez, Ignacio. Humanismo médico, educación y cultura. El Colegio Nacional, México. 1978.

Climent Beltrán, Juan . Presencia de Manuel Azaña. 2001. Edamex. México.

Curiel, Fernando. El cielo no se abre, semblanza documental de Alfonso. 1995. UNAM-El Colegio Nacional. México.

La querella de Martín Luis Guzmán. 1993. Premiá. Puebla.

De Llera Esteban, Luis. Comp. El último exilio español en América. Colecciones Mapfre. 1996.

Enríquez Perea, Alberto. Alfonso Reyes y el llanto de España en Buenos Aires. 1998. SRE. COLMEX. México.

Enzensberger, Hans Magnus. El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de . 2002. Anagrama. Barcelona.

Fabela, Isidro.  Un Discurso.  Pronunciado al recibir la Gran Orden de la Liberación de España, en el acto celebrado en la embajada de España.  Ediciones embajada de la República Española.  México, D. F., 1958

Fagen, Patricia W. Transterrados y Ciudadanos. México. FCE. 1973.

Fontana, Josep. España bajo el franquismo. 2000. Crítica. Barcelona.

Galindo, Sergio. Los dos ángeles. 1991. Conaculta. México.

García, Soledad. Homenaje a Federico García Lorca. 1966. Costa Amic. México.

Garcíadiego, Javier. Estudio preliminar para el volumen X de la Biblioteca Isidro Fabela. Instituto Mexiquense de Cultura. México. 1994.

El Colegio en una nuez, o la historia mínima del Colmex. En Serrano Migallón, Fernando. (coord.). Homenaje a Rafael Segovia. El Colegio de México. F.C.E., CONACYT, México, 1998.

Política y literatura. Las vidas paralelas de los hermanos Alfonso y Rodolfo Reyes. 1990. Condumex. México.

Garibay, Ricardo. Por aquellos españoles… en El exilio español en México. FCE. Salvat. México, 1982, p.95.

H. de León Portilla, Ascensión. Una gama de recuerdos y presencias, en El Exilio Español y la UNAM. UNAM.  México. 1987.

Haro Tecglen, Eduardo. El niño republicano. 1996. Alfaguara. México.

Jiménez de Asúa, Luis. Lecciones de Derecho Penal. 1997. Harla. México.

Kenny, M., García, V. et. al. Inmigrantes y refugiados españoles en México. Siglo XX. México. CIESAS. 1979.

Krauze, Enrique. Daniel Cosío Villegas, una biografía intelectual. 1991. FCE. México.

Lida, Clara. La Casa de España en México. 1992. COLMEX. México.

Matesanz, José Antonio. El Colegio de México: una hazaña cultural. El Colegio de México. México. 1990.

Inmigración y exilio. Siglo XXI, El colegio de México. México, 1997.

Maldonado, Victor A. Vías políticas y diplomáticas del exilio. En El Exilio Español en México; 1939-1982, México, Salvat-FCE. 1982.

Martinez Baez, Antonio. Obras. Presentación, Mario Melgara Adalid. Prol. Héctor Fix-Zamudio ; comp. y notas, Miguel Pérez López

Representaciones sobre la tolerancia religiosa. Selección y nota de Antonio Martínez Báez. Costa Amic, México. 1959

Matesanz, José Antonio. México ante la Guerra Civil Española. El Colegio de México. México. 1995. Tesis doctoral.

México y la República española. Antología de documentos. Centro Republicano Español de México. México. 1978.

Mendieta y Núñez, Lucio. Historia de la Facultad de Derecho. 1995. UNAM. México.

Menezo, Juan José. Reinos y Jefes de Estado desde el  718. 1998. Historia Hispánica. Madrid.

Meyer, Eugenia, coord. Palabras del Exilio. Contribución a la historia de los refugiados españoles en México. Seis antropólogos mexicanos. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Departamento de Estudios Contemporáneos, México, 1984.

Mora, Juan Miguel de. El Yelmo de Mambrino. 1993. Edamex. México.

Muñiz Huberman, Angelina. Castillos en la tierra. 1995. El Equilibrista. CNCA. México.

La lengua florida. 1989. FCE UNAM. México.

Las Confidentes. 1996. Tusquets. México.

Muñoz Molina, Antonio. El Jinete Polaco. 1991. Planeta. Barcelona.

Sefarad. 2001. Alfaguara. Madrid.

Perea, Héctor. España en la obra de Alfonso Reyes. 1990. F.C.E. México.

Pérez Montfort, Ricardo. Breve Antología de documentos hispanistas. 1931-1948. México. SEP-CIESAS. 1990.

Pi-Súñer Llorens, . El general Prim y la cuestión de México. 1996. UNAM. S.R.E. México.

Preston, Paul. España en crisis, la evolución y decadencia del franquismo. 1982. FCE. México.

Pumarega, Manuel. Frases célebres de hombres célebres. 1979. CGE. México.

Pla Brugat, Dolores. Los Niños de Morelia, INAH, México, 1985.

Powell, Thomas G. Mexico and the Spanish War. Albuquerque. University of New Mexico. 1981.

Reyes Nevares, Salvador. El exilio español en México. 1939-1982. 1982. FCE-Salvat. México.

Reyes, Alfonso. México en una nuez, en Norte y Sur. Obras Completas. Vol. IX. FCE. México, 1981

Iconografía. 1989. FCE. COLNAL. . México.

Misión diplomática. Tomos I y II. 2001. FCE. SRE. México.

Recados entre Alfonso Reyes y Antonio Castro Leal. 1987. COLNAL. México.

Itinerarios Filosóficos. Correspondencia. 1999. El Colegio de México. México.

Rodríguez Rodríguez, Joaquín. Derecho mercantil T. I. 1991. Porrúa. México.

Rubio, Javier La emigración de la Guerra Civil  de  1936-1939, Madrid, San Martín, 1977.

Salmerón, Fernando. Los Estudios Cervantinos de José Gaos. 1994. El Colegio Nacional. México.

Sánchez Albornoz, . Dípticos de Historia de España. 1982. Espasa Calpe. Madrid.

Sánchez Albornoz, Nicolás. Comp. El destierro español en América, un trasvase cultural. Instituto de cooperación Iberoamericana. Quinto Centenario. Madrid, 1991.

Sánchez Albornoz, Claudio. Historia Política de la Segunda República en el exilio. Fundación Universitaria Española. Madrid. 1991.

Sánchez Vázquez, Adolfo. Et. Al. Sinaia, diario de la primera expedición de republicanos españoles a México. Edición faccimilar. Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana, La Oca, Redacta, México, 1989.

Secretaría de Gobernación, Memoria 1937-1938, México. D.A.P.P., 1938.

Segovia, Rafael. La difícil socialización del exilio. En Nexos 205, enero 1995.

Sepúlveda, César. México ante el asilo. Utopía y Realidad. Jurídica. Universidad Iberoamericana. Julio de 1979.

Thomas, Hugh. La Guerra Civil Española. Volumen II. Grijalbo Mondadori. Barcelona. 1995.

Serrano Migallón, Fernando. Con certera visión: Isidro Fabela y su tiempo. 2000. FCE. México.

Duras las tierras ajenas. 2002. FCE. México.

Isidro Fabela y la Diplomacia Mexicana. 1997. Porrúa. México.

Recetas Manchegas de doña María – Ana. 2001. UNAM. México.

Los maestros del exilio español en la Facultad de Derecho. 2003. UNAM- Porrúa. México.

Valle Inclán, Ramón del. Sonata de primavera. 1984. Bruguera. Barcelona.

Tirano Banderas. 1998. Buenos Aires. Buenos Aires.

Vera Cuspinera, Margarita. Alfonso Reyes, homenaje de la facultad de filosofía y Letras. 1981. UNAM. México.

Vilar, Pierre. La guerra civil española. 2000. Crítica. Barcelona.

Von Mentz, V. Von Radkau, D. Spenser. Los empresarios alemanes, el tercer reich y la oposición de derecha a Cárdenas. (Vol. 1y2). SEP-CIESAS. México. 1988.

Xirau, Ramón, et. al., Obra impresa del exilio español en México, 1939/1979.Ateneo Español de México. Secretaría de Educación Público, Instituto Nacional de Bellas Artes, Museo de San Carlos, México, 1979.

Yankelevich, Pablo. México, país refugio. 2002. INAH Plaza y Valdés. México.

En México, entre exilios. 1998. SRE. ITAM. Plaza y . México.

Zaid, Gabriel. Daniel Cosío Villegas, imprenta y vida pública. 1985. FCE. México.

Zambrano, María. España, sueño y verdad. 2002. Edhasa. Barcelona.

Los bienaventurados. Siruela, Madrid, 1990.

El vals del minuto: El XC aniversario de la proclamación de la II República española

A unos días de la conmemoración de los XC años de la proclamación de la II República española, una reflexión continental sobre su legado y futuro.

El legado republicano español

Las citas de los viernes: Alfonso Reyes y la Oración del 9 de febrero

La Oración del 9 de febrero es un libro único en la obra de Alfonso Reyes, una confesión histórica y un bálsamo espiritual a la muerte de su padre; para abrir el fin de semana, esta pequeña muestra de una obra memorable:

Pero ya me canso de rogar, aun a mis mejores amigos —no que se tomen el trabajo de leer mis ciento y pico de libros publicados hasta hoy, que sería mucho pedir—, sino que pasen los ojos por la lista de mis obras, antes de lanzar generalizaciones sobre mi carrera de escritor.

En la última inundación, el río se llevó la mitad de nuestra huerta y las caballerizas del fondo- Después se deshizo la casa y se dispersó la familia. Después vino la revolución. Después, nos lo mataron..

La venganza se resolvía en besos y caricias

Bien es cierto que esos pocos días me compensaban de largas ausencias porque era la suya una de esas naturalezas cuya vecindad lo penetra y lo invade y lo sacia todo. Junto a él no se deseaba más que estar a su lado. Lejos de él, casi bastaba recordar para sentir el calor de su presencia.

Siempre el evocarlo había sido para mí un alivio. A la hora de las mayores desesperaciones, en lo más combatido y arduo de las primeras pasiones, que me han tocado, mi instinto acudía de tiempo en tiempo al recuerdo de mi padre, y aquel recuerdo tenía la virtud de vivificarme y consolarme. Después —desde que mi padre murió—, me he dado cuenta cabal de esta economía inconsciente de mi alma. En vida de mi padre no sé si llegué a percatarme nunca…

Yo nunca vi llorar a mi padre. Privaba en su tiempo el dogma de que los varones no lloran. Su llanto me hubiera aniquilado. Acaso escondiera alguna lágrima. ¡Sufrió tanto! Mi hermana María me dice que ella, siendo muy niña, sí lo vio llorar alguna vez, a la lectura de ciertos pasajes históricos sobre la guerra con los Estados Unidos y la llegada de las tropas del Norte hasta nuestro Palacio Nacional.
Como él sólo dejaba ver aquella alegría torrencial, aquella vitalidad gozosa de héroe que juega con las tormentas; como nunca lo sorprendí postrado; como era del buen pedernal que no suelta astillas sino destellos, me figuro que debo a él cuanto hay en mí de Juan-que-ríe. A mi madre, en cambio, creo que le debo el Juan-que-llora y cierta delectación morosa en la tristeza.

Yo bien hubiera querido — y mi ternura se atrevió a sugerírselo— verlo consagrado a escribir sus memorias cuando regresó de Europa, en vez de verlo intervenir a destiempo en los últimos acontecimientos que lo condujeron a un fin trágico. Pero era difícil que prevaleciera el deseo de un muchacho sin experiencia (para colmo, “picado de la araña” y que vivía siempre en las nubes) sobre las incitaciones de otras personas mayores, que después se han arrepentido al punto de negar su responsabilidad en aquella funesta ocasión, y sobre el peso de tantos deberes y tantos intereses nacionales coligados por la fatalidad. Mi brújula no se equivocaba, y tengo derecho a lamentarlo.

De repente sobrevino la tremenda sacudida nerviosa, tanto mayor cuanto que la muerte de mi padre, fue un accidente, un choque contra un obstáculo físico, una violenta intromisión de la metralla en la vida y no el término previsible y paulatinamente aceptado de un acabamiento biológico. Esto dio a su muerte no sé qué aire de grosería cosmogónica, de afrenta material contra las intenciones de la creación. Mi natural dolor se hizo todavía más horrible por haber sobre- venido aquella muerte en medio de circunstancias singular- mente patéticas y sangrientas, que no sólo interesaban a una familia, sino a todo un pueblo. Su muerte era la culminación del cuadro de horror que ofrecía entonces toda la ciudad.

Por las heridas de su cuerpo, parece que empezó a desangrarse para muchos años, toda la patria…

Lloro por la injusticia con que se anuló a sí propia aquella noble vida; sufro porque presiento al considerar la historia de mi padre, una oscura equivocación en la relojería moral de nuestro mundo; me desespera, ante el hecho consumado que es toda tumba, el pensar que el saldo generoso de una existencia rica y plena no basta a compensar y a llenar el vacío de un solo segundo. Mis lágrimas son para la torre de hombre que se vino abajo; para la preciosa arquitectura —lograda con la acumulación y el labrado de materiales exquisitos, a lo largo de muchos siglos de herencia severa y escrupulosa— que una sola sacudida del azar pudo deshacer; para el vino de siete cónsules que tanto tiempo concentró sus azúcares y sus espíritus, y que una mano aventurera llegó de repente a volcar.

Después me fui rehaciendo como pude, como se rehacen para andar y correr esos pobres perros de la calle a los que un vehículo destroza una pata; como aprenden a trinchar con una sola mano los mancos; como aprenden los monjes a vivir sin el mundo, a comer sin sal los enfermos

Cuando salí de mi casa
con mi bastón y mi hato,
le dije a mi corazón:
—Ya llevas sol para rato!—
Es tesoro —y no se acaba:
no se me acaba —y lo gasto.
Traigo tanto sol adentro
Que ya tanto sol me cansa.—
Yo no conocí en mi infancia
sombra, sino resolana.

Desde -entonces mi noche tiene voces,
huésped mi soledad, gusto mi llanto.
Y si seguí viviendo desde entonces

es porque en mí te llevo, en mí te salvo,
y me hago adelantar como a empellones,
en el afán de poseerte tanto.

Aprendí a preguntarle y a recibir sus respuestas. A consultarle todo. Poco a poco, tímidamente, lo enseñé a aceptar mis objeciones —aquellas que nunca han salido de mis labios pero que algunos de mis amigos han descubierto por el conocimiento que tienen de mí mismo. Entre mi padre y yo, ciertas diferencias nunca formuladas, pero adivinadas por ambos como una temerosa y tierna inquietud, fueron derivando hacia el acuerdo más liso y llano. El proceso duró varios años, y me acompañó por viajes y climas extranjeros. Al fin llegamos los dos a una compenetración suficiente. Yo no me arriesgo a creer que esta compenetración sea ya perfecta porque sé que tanto gozo me mataría, y presiento que de esta comunión absoluta sólo he de alcanzar el sabor a la hora de mi muerte.

Las citas de los viernes: Cubantropía de Iván de la Nuez. Ed. Periférica

Para arrancar el fin de semana, las perlas de esta joya post caribeña y universal, un reclamo a nuestra atención. Que ustedes las disfruten, de Cubantropía de Iván de la Nuez, Ed. Periférica

Enemigo. Para eso, nada mejor que reforzar la conexión entre Identidad Nacional y Antimperialismo. O resucitar, en el mundo postsoviético, el halo primigenio de una revolución que alguna vez había sido joven, original y también -no sobra recordarlo a las almas coloniales- occidental.

¿Cuál fue el argumento para justificar la persistencia del mismo régimen, en compañía de China, Corea del Norte o Vietnam? Precisamente, esa historia excepcional con indicios suficientes demostrar que para el país nunca había sido un satélite más de la galaxia soviética.

;Algo qué hacer entre las líneas duras que se levantaban, irreconciliables, a cada lado de la corriente del Golfo? A través de todos sus ensayos, ése es el territorio que escudriña este libro. Esa zona que no encontraremos en los anales de las Grandes Causas, sino en los ámbitos casi domésticos de las pequeñas consecuencias. Esas escalas en las que la cultura cumple modestamente su cometido y pone a los poderes oficiales -en cual- quiera de sus esquinas- bajo sospecha.

Pese a todo, la entrada en escena de la generación del babyboom desatado por esa propia Revolución fue inevitable. «Los hijos de la Utopía», como les llamó Osvaldo Sánchez, los únicos que sólo habían conocido, en exclusiva, la experiencia socialista. Ellos no serían, como predijo Alejo Carpentier de su generación en los años 30, «los clásicos de un mundo nuevo», pero sí fueron la máxima demostración del envejecimiento del modelo cubano.

Tal vez fuera demasiado pronto para abandonar el socialismo, pero demasiado tarde para regresar a la Revolución.

Pero yo sigo pensando el ensayo en su aserción teatral, como una aproximación previa e imperfecta a una realidad que no está constituida del todo. (No es todavía la función real.)

Todo eso se puso en juego en aquel arte que se cruzó con el desplome del comunismo en Europa del Este y del Sandinismo en Centroamérica, con el apogeo de la Nueva Derecha en Estados Unidos y el envejecimiento de la Nueva Izquierda en Cuba.

La nueva burocracia de la perestroika -que había heredado este tour de la antigua burocracia estalinista, no sabía qué hacer con aquella delegación, armada y acompañada por nuestra burocracia tropical. Había llegado para ellos el momento de girar hacia Occidente – aunque de allí veníamos precisamente nosotros!, y aquél avión cargado de cubanos era una nave fantasma procedente de un mundo cuyo tiempo ya empezaba a conjugarse en alguna forma del pretérito.

Esta nueva forma de surveillance ha sido Thiel, un artista que sufrió la represión de la antigua RDA, pero que no ha perdido el olfato (en este caso el ojo) para detectar las más sutiles represiones del capitalismo, y que suele responderme airado cuando lo clasifico como un poscomunista.

Para cualquier hijo de la Guerra Fría, avanzar por Berlín significa cumplir una revancha. Por que, al final, un sujeto nacido en (y para) el comunismo es comparable a un Trabant. Obligado a practicar el tuning y avituallarse con piezas occidentales -dólares y euros en el paquete- con talde alargar su travesía en el capitalismo. Para este sujeto del poscomunismo, Berlín es la metáfora del futuro que una vez fue prometido. Un futuro fugaz, hay que reconocerlo, con el éxtasis adicional sólo alcanzan las ciudades en transición.

Y es que, como dice un personaje delirante de Paul Auster, «una vez que pruebas el sabor del futuro, ya no hay forma de volver atrás».i

El Muro ha caído hacia los dos lados. Y la democracia que hoy habitamos -esta democracia liberal y menguante- será quizá una condición necesaria, pero no suficiente, para ese futuro que las ingenierías sociológicas -Francis Fukuyama y su fin de la historia, sin ir más lejos- previeron como una panoplia cercana al mundo feliz de Aldous Huxley.

A ambos lados, se ha percibido de manera muy diferente lo que significa una utopía: para muchos de esos intelectuales -John Reed, Jean – Paul Sartre, Noam Chomsky-, el comunismo fue durante gran parte de su vida el paraíso buscado. Para mucha gente del Este, en cambio, ha sido el paraíso perdido. Para unos era un sueño, para
otros, una pesadilla. Para los occidentales, su fantasía se situaba como una alternativa al individualismo; para los que vivían bajo los estados comunistas, el problema era, precisamente, la asfixia de la individualidad.

Su idea de que el capitalismo somete por adicción, como el narcotráfico contemporáneo, dado que su estrategia no radica en «encontrar productores y duplicar sus fuerzas, sino en descubrir consumidores, excitar sus apetitos y crearles necesidades ficticias»; o por su crítica a los que invocan a la revolución siempre que esto no les lleve a romper del todo con sus intelectuales patrones.

  • [ ]

La lista tonta de los jueves: Exilios

Continuando la visita al primer infierno creativo, el exilio, veintiún novelas para reflexionar sobre el desarraigo, la memoria y la esperanza

Antes que anochezca. Reinaldo Arenas. https://www.planetadelibros.com.mx/libro-antes-que-anochezca/146457


Las historias prohibidas de Marta Veneranda. Sonia Rivera-Valdés. https://www.txalaparta.eus/es/libros/las-historias-prohibidas-de-marta-veneranda


Luna latina en Manhattan. Jaime Manrique. http://www.scenicrights.com/es/projects/latin-moon-manhattan


Radio Ciudad Perdida. Daniel Alarcón. https://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/37374/radio-ciudad-perdida-daniel-alarcon


Purgatorio. Tomás Eloy Martínez. https://www.revistadelibros.com/articulos/purgatorio-de-tomas-eloy-martinez


La suma de los días. Isabel Allende. http://quelibroleo.com/la-suma-de-los-dias


Rumbo al sur, deseando el norte: un romance en dos lenguas. Ariel Dorfman. https://www.sevenstories.com/books/3471-rumbo-al-sur-deseando-el-norte


Maternidad imposible. Irene Vilar. https://www.culturamas.es/2013/02/05/maternidad-imposible-de-irene-vilar/


Verde Shanghai. Cristina Rivera Garza. https://www.letraslibres.com/mexico/libros/la-novela-despues-la-teoria


La gallina ciega. Max Aub. https://elpais.com/diario/1995/06/21/cultura/803685602_850215.html


Mi Marruecos, de Abdelá Taia. https://herder.com.mx/es/libros-books/mi-marruecos/abdela-taia/cabaret-voltaire


Me llevo la canción. Macu Tejera Osuna. https://www.anikaentrelibros.com/me-llevo-la-cancion


La guerra perdida. Jordi Soler. https://www.excelsior.com.mx/expresiones/la-guerra-perdida-de-jordi-soler-un-accidente-definitorio/1331063

Los restos del naufragio. V.V.A.A. https://www.pasajeslibros.com/libros/los-restos-del-naufragio/9788416148455/


La verdadera historia de la muerte de Francisco Franco. Max Aub. http://ru.ffyl.unam.mx/handle/10391/3111


El libro de las pruebas. John Banville. https://elplacerdelalectura.com/2014/12/el-libro-de-las-pruebas-de-john-banville.html


El caso Neruda. Roberto Ampuero. https://elplacerdelalectura.com/2009/08/el-caso-neruda-roberto-ampuero.html


En tierras bajas. Herta Müller. https://www.circulobellasartes.com/revistaminerva/articulo.php?id=445


Primavera con una esquina rota. Mario Benedetti. http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v10/navarroalbaladejo.html


La novela de mi vida. Leonardo Padura. https://clavedelibros.com/la-novela-de-mi-vida-leonardo-padura/


El Santo Oficio de la Memoria. Mempo Giardinelli. https://elpais.com/diario/2004/05/12/cultura/1084312806_850215.html

El vals del minuto: El exilio, un infierno creativo

El exilio es el primero de los infiernos creativos, contiene en su abrumador vientre la mayoría de los demás; al escritor exiliado lo aguardan el desarraigo, la extrañeza de la lengua, la sed de las costumbres y los asideros de la memoria. Un minuto de reflexión al respecto.

El exilio, el primer infierno creativo. No se olvide de nuestro curso: Autores al límite para seguir estas reflexiones

El vals del minuto: Escritores al límite

Un minuto de reflexión para discernir entre el autor y su obra, hasta donde la calidad moral del autor determina su trabajo literario?, cuál es el alcance del pasado de un escritor sobre la trascendencia de su trabajo? Un tema tan antiguo como la literatura, un pretexto para pensar en letras

El libro nuestro de cada martes: Respiración artificial de Ricardo Piglia

Aprendí a apreciar a Piglia ya como lector adulto; ha sido para mi un referente y una fuente inagotable de pasión y entrega literaria; sin embargo desconocía esta obra maestra; el manejo del tiempo y de los personajes la vida de las familias y de la Argentina pasan como un rio en el que somos espectadores y también navegantes. Un universo dentro de otro, como un mapa cósmico. Algo para no perderse.

Un poco más sobre el libro:

https://clavedelibros.com/respiracion-artificial-ricardo-piglia/

Rafael Pérez Gay nos habla de Piglia:

La lista tonta de los jueves. Derechos humanos

Hoy conmemoramos el día mundial de los derechos humanos. Jornada de lucha y reflexión, con la esperanza de que algún día sea un momento de celebración para todos. La lista tonta ofrece veinte novelas sobre derechos humanos . Ya se sabe, lo primero que se nota en una lista es lo que le falta.

Antes de que anochezca. Reinaldo Arenas. https://www.planetadelibros.com.mx/libro-antes-que-anochezca/146457

Ciudad de barro. Deborah Ellis. http://www.eltemplodelasmilpuertas.com/entrevista/deborah-ellis/181/

Las alas del sol. Jordi Sierra i Fabra. https://librotea.elpais.com/libros/las-alas-del-sol/

La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile. Gabriel García Márquez. https://www.animalpolitico.com/lo-que-quiso-decir/las-aventuras-de-miguel-littin-clandestino-en-chile/

La broma. Milan Kundera. https://www.zendalibros.com/la-broma-milan-kundera/

La cueva del sol. Elias Khoury. https://elpais.com/diario/2009/08/01/babelia/1249083557_850215.html

Primavera con una esquina rota. Mario Benedetti. https://bibliotecamiguelcatalan.wordpress.com/club-de-lectura-leer-juntos/club-de-lectura-2013-4/primavera-con-una-esquina-rota-de-mario-benedetti/

Pedro y el capitán. Mario Benedetti. https://www.actualidadliteratura.com/pedro-y-el-capitan-uno-de-los-mejores-libros-que-jamas-se-ha-escrito/

Fahrenheit 451. Ray Bradbury. https://www.planetadelibros.com/libro-fahrenheit-451/298205

África en el corazón. M. Del Carmen de la Bandera. https://www.bambuamerica.com/libro/frica-en-el-corazn_80070417/

Un libro levemente odioso. Roque Dalton. https://www.oceansur.com/catalogo/titulos/un-libro-levemente-odioso

Jim en el espejo. Inger Edelfeldt. https://www.uv.es/capelo/Jim_en_el_espejo.html

El señor de las moscas. William Golding. http://mascultura.mx/el-senior-de-las-moscas-libro-william-golding/

Lobo negro, un skin. M. Hagerman. https://literaturamasuno.blogspot.com/2018/11/lobo-negro-un-skin-marie-hagemann.html

El pájaro amarillo. Myron Levoy. http://atrapado.tripod.com/diferentes.html

El Evangelio de Lucas Gavilán. Vicente Leñero. https://www.planetadelibros.com.mx/libro-el-evangelio-de-lucas-gavilan/155446

El beso de la mujer araña. Manuel Puig. http://www.laizquierdadiario.com/El-beso-de-la-mujer-arana-literatura-sexo-y-revolucion-en-Puig

Sin novedad en el frente. Erich María Remarque. https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/sin-novedad-en-el-frente-la-vida-del-soldado-en-la-primera-guerra-mundial

Tambores de cristal. M. Carme Roca. https://www.larepublicadelasletras.es/es/libros/tambores-de-cristal_0780890060

Retorno a la libertad. Carlos Villanes. http://cuentatelavida.blogspot.com/2010/09/retorno-la-libertad-de-carlos-villanes.html

Homenaje a los indios americanos. Ernesto Cardenal. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=52025

Imagginación

Meditación Divertida con Maggie

Disappearing Thoughts

clicks and clips

Tablaturas de mis pasos

Unas cuantas palabras y fotos para los lugares que me hacen feliz.

NOUS LES FEMMES

Aller au delà de nos limites à travers le monde. J'en suis capable, pourquoi pas toi? Pourquoi pas nous? Ensemble nous sommes invincibles "Je suis femme and i can".

Rosie Blog

A garden of wild thoughts. Feeling thoughts and dilemmas

Un Loco Anda Suelto

Entra en mi mente...déjame entrar en la tuya...

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Cynthia Briones

Letras en el mar.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

A %d blogueros les gusta esto: