El miércoles del presente: Del sentimiento trágico de la vida de Miguel de Unamuno para libre descarga

Para resistir, sobrevivir y entender el drama histórico que nos ha correspondido, un libro que nos muestra el camino de la libertad, el reto de la fatalidad y la grandeza de la condición humana. Que ustedes lo disfruten.

El rincón de la Bibliografía: Jean Paul Sartre, bibliografía en español

Hoy se cumple un año de la entrada de Jean Paul Sartre en la eternidad, como homenaje activo, su bibliografía con los habituales comentarios.

La náusea

https://www.filco.es/la-nausea-absurdo-existencia/

El muro 

http://mascultura.mx/clasicos_el_muro_jean_paul_sartre2016/

Los caminos de la libertad

https://lesretrouvaillesblog.wordpress.com/2013/10/25/la-edad-de-la-razon/

La suerte está echada

https://rebelion.org/esta-echada-la-suerte/

Barioná, el hijo del trueno

https://capitulocuarto.com/2017/02/22/bariona-el-hijo-del-trueno-jean-paul-sartre/

Las moscas

https://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/84564.sartre-y-las-moscas.html

A puerta cerrada

https://www.elmundo.com/noticia/A-puerta-cerradael-drama-existencialista-de-Sartre/366257

Muertos sin sepultura

http://www.alternativateatral.com/obra15856-muertos-sin-sepultura

La puta respetuosa

https://revistacontrapunto.com/el-uso-correcto-de-la-libertad-la-puta-respetuosa-de-jean-paul-sartre/

Las manos sucias

https://elpais.com/diario/1977/11/11/cultura/248050805_850215.html

El diablo y Dios

https://revistatarantula.com/el-diablo-y-dios-de-jean-paul-sartre/

Kean

https://elpais.com/diario/1985/03/24/cultura/480466814_850215.html

Nekrassov

https://www.elmundo.es/metropoli/teatro/2019/01/23/5c41bdf9fdddffb8078b464c.html

Los secuestrados de Altona

http://www.sopadelibros.com/book/secuestrados-altona-jean-paul-sartre

Las troyanas

http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/111060

Situaciones I: El hombre y las cosas 

https://eltalondeaquiles.pucp.edu.pe/recursos/sartre-el-hombre-y-las-cosas-la-filosofia-de-sartre-como-la-filosofia-de-la-libertad-del-sujeto/

Situaciones II: ¿Qué es la literatura?

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/literatura-y-compromiso

Situaciones III: La República del silencio: estudios políticos y literarios 

http://www.cronica.com.mx/notas/2005/190116.html

Situaciones IV: Literatura y arte 

https://aquileana.wordpress.com/2008/07/17/jean-paul-sartre-literatura-y-arte/

Situaciones V: Colonialismo y neocolonialismo 

http://ateneabuenosairesfilosofia.blogspot.com/2009/05/la-relacion-entre-colonialismo-y.html

Situaciones VI: Problemas del marxismo 1

Situaciones VII: Problemas del marxismo 2 (

https://elpais.com/diario/1980/05/02/cultura/326066401_850215.html

Situaciones VIII: Alrededor del 68

http://la-pasion-inutil.blogspot.com/2008/11/jean-paul-sartre-alrededor-del-68.html

Situaciones IX: El escritor y su lenguaje y otros textos

https://www.revistadelauniversidad.mx/articles-files/3c535c28-e485-4a87-a9b5-13f7237618f0

Situaciones X: Autorretrato a los setenta años 

https://elpais.com/diario/2010/05/16/domingo/1273980631_850215.html

La imaginación

http://www.edhasa.com.ar/libro.php?ean=9788435027182&t=La+imaginaci%F3n

La trascendencia del ego

https://revistas.um.es/daimon/article/view/21241

Bosquejo de una teoría de las emociones

https://www.alianzaeditorial.es/libro/filosofia/bosquejo-de-una-teoria-de-las-emociones-jean-paul-sartre-9788491041214/

Lo imaginario. Psicología fenomenológica de la imaginación 

http://isegoria.revistas.csic.es/index.php/isegoria/article/view/1058

El ser y la nada

https://www.ecured.cu/El_ser_y_la_nada

El existencialismo es un humanismo

https://www.culturagenial.com/es/el-existencialismo-es-un-humanismo-jean-paul-sartre/

Crítica de la razón dialéctica

https://revistas.um.es/daimon/article/view/14101

Baudelaire

https://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/subnotas/23-30999-2008-01-27.html

San Genet: comediante y mártir

https://elpais.com/diario/2003/12/20/babelia/1071881420_850215.html

El idiota de la familia

https://refinerialiteraria.com/2012/09/28/el-idiota-de-la-familia/

Reflexiones sobre la cuestión judía

https://www.planetadelibros.com/libro-reflexiones-sobre-la-cuestion-judia/12968

El engranaje

https://www.librote.com/libro/50019/el-engranaje

Las palabras

https://lilianacosta.com/las-palabras/

Cuadernos por una moral 

https://www.um.es/tonosdigital/znum7/relecturas/cahiers.htm

Verdad y existencia

https://www.planetadelibros.com/libro-verdad-y-existencia/19983

Cartas al castor

https://elpais.com/diario/1990/02/26/cultura/635986803_850215.html

Un pequeño vídeo, Sartre en sus palabras:

El libro nuestro de cada martes: Las bellas imágenes de Simone de Beauvoir

IInstalados en la comodidad de nuestro cotidiano aceptamos los clichés y los lugares comunes como mecanismos de explicación, ello nos permite guardarnos de la angustia del cuestionamiento, de la crítica y del juicio. Esa paz ilusoria, sin embargo, tiene caducidad.

Beauvoir ofrece, con esta, una de sus mejores novelas, la rebelión contra la apariencia de la belleza y el orden; emprende la búsqueda debajo de la superficie, sobre todo, respecto del papel de la mujer en el orden social y en el dominio de su propia vida. Las relaciones maternales, de amor y matrimoniales son puestas a prueba y el saldo es perentorio, la mujer toma la rienda de su cuerpo y de su vida e irrumpe en el mundo para reconstruirse.

Esta novela sin concesiones refleja, de muchas formas, el momento que vive nuestra sociedad. Si a la protagonista de Beauvoir ha sido su propio sentido humano, su angustia existencial la que la ha arrojado a la superficie de sí misma; en nuestro caso, han sido la violencia, la desigualdad y el olvido los que nos han puesto en un punto sin retorno.

Acérquese sin miedo a esta reflexión. Comprendamos el momento que es hoy, el tiempo de las mujeres.

Algo más sobre la novela:

https://cristinawilhelm.wordpress.com/2009/08/21/las-bellas-imagenes-de-simone-de-beauvoir/

El día que murió Simone de Beauvoir:

El libro nuestro de cada martes: Semper dolens, historia del suicidio en occidente, de Ramón Andrés

La conjunción de un tema interesante, necesariamente erudito y una pluma que lo haga materia de conversación, es toda una rareza. En este caso, Semper dolens de Ramón Andrés, esta feliz coincidencia se logra.

Satanizado, horrífico y terrible desde hace apenas unos siglos, el suicidio es el tema filosófico más álgido, refiere a la propiedad del hombre sobre su propia vida, sobre su propia existencia. Ramón Andrés lo trata con cuidado y erudición, pero con una pluma envidiable, se trata de una larguísima plática que resucita la práctica del suicidio y sus condiciones en la cultura occidental; descubrimos que no siempre ha sido mal vista y que, de hecho, es una práctica con miles de aristas y que encierra las preguntas fundamentales sobre nosotros mismos y nuestro entorno.

Ramón Andrés es un ensayista que nos tiene habituados a la musicología, en este caso aborda con un enorme aparato intelectual un tema fundamentalmente existencial. Es su estilo el que salva sus ideas y las hace parte de conversaciones ágiles, que nos van confrontando con nosotros mismos aquellas cosas de las que nos duele hablar pero que ers necesario decir.

Piérdase en las letras de Ramón Andrés, renueve su conocimiento histórico y sobre todo, valore con él el regalo precioso de la vida.

Algo más sobre el libro:

http://www.acantilado.es/catalogo/semper-dolens/

Ramón Andrés habla sobre el silencio:

El libro nuestro de cada martes: Las palabras de Jean Paul Sartre

Hoy es cumpleaños de Sartre, un filósofo y un escritor al que recurro con frecuencia cuando necesito permanecer firme en mi vocación; un hombre contradictorio como sólo pueden serlo los hombres inteligentes y los que se avienen a hacer algo; Javier Villanueva Chávez, un antiguo profesor del Colegio Cristóbal Colón – que mucho tuvo que ver con mi afición lectora – solía decir que sólo los que no hacen nada están exentos de equivocarse. Sartre se equivocaba y a muchas veces acertaba, pero sobre todo pensaba y lo hacía con donaire y elegancia,con precisión y profundo sentimiento humano.

Este es un libro sobre libros y sobre la relación de un niño con ellos. Es la historia de cómo los textos se van integrando en la vida y en la profunda mitología que la literatura construye en nuestras vidas; es la radiografía de un hombre de cincuenta años que una mañana se pregunta de dónde han salido los libros que tapizan su casa y que le explican todo lo que es, todo cuanto sabe y la manera en que lee el universo. Es la historia de la auténtica vocación de Sartre, la de la tribu no siempre comprendida de los lectores.

A cada libro una voz, a cada palabra un peso específico en la cuenta de los días y de las conductas, a cada narración, a cada idea, un lugar en la vida.

Los existencialistas destruyeron la noción de «naturaleza humana», porque nuestra naturaleza es distinta de la de otras cosas; la nuestra se llama cultura y pensamiento y es cambiante y se transforma – a veces de manera inusitadamente veloz – en cada circunstancia, opusieron la idea de «condición humana» que es dinámica y corresponde al sentido de nuestra necesidad, de nuestra pasión y de nuestras posibilidades de convivencia y sobrevivencia. Nuestra condición está depositada en los libros, en los que escribimos y en los que otros escribieron para nosotros, está en la voz de los personajes que hemos fabricado a la largo de la historia y que tienen más vida que sus autores, en las ideas que heredamos, transformamos y heredamos a nuestros hijos, como les heredamos nuestros libros que son, en todo sentido, la única y auténtica naturaleza del hombre.

Atrévase con Las palabras, con leal franqueza, no podrá permanecer indemne ante su ataque.

http://www.lecturalia.com/libro/9255/las-palabras

 

El libro nuestro de cada martes: Memorias de una joven formal de Simone de Beauvoir

Cada año, en este día, me entra una serie de sentimientos encontrados; estoy casado y tengo una hija, me he preocupado por tratar de erradicar cualquier violencia de género en casa, de educar a la niña y al niño en la más posible equidad y perspectiva de género, tanto que a veces a ella le cuesta trabajo asimilar algunas escenas que presencia en la calle o en la convivencia con otros. No creo en términos como feminazi ni comprendo que una mujer no sea, de cualquier modo en que el término pueda manifestarse en la realidad, como feminista; creo más bien, que a los hombres nos cuesta mucho trabajo renunciar a nuestros privilegios patriarcales y nos cuesta todavía más no añorar el imperio infinito de nuestros abuelos; hasta ahí vamos bien, pero es que de pronto el Día Internacional de la Mujer se va volviendo algo más bien parecido al día de San Valentín y deja de ser día de recordación de todas las mujeres que han caído víctimas de la violencia, de todas las luchadoras que han hecho de este mundo un lugar más habitable y que lograron que la revolución de las mujeres fuera la única del Siglo XX que podemos decir que triunfó aunque todavía siga en la batalla.

Para festejar y conmemorar el día, un libro esencial de una mujer esencial, tal vez, con Virginia Woolf y con Dolores Ibárruri, las mujeres que más he admirado y respetado. Simone de Beauvoir y sus «Memorias de una joven formal».

Si no se ha adentrado en las letras de Simone de Beauvoir, eso puede ser una razón por la que la lucha de las mujeres por la igualdad se le escapa; tal vez si nos asomamos a la formación y a la vida de esta mujer ejemplar mejor podríamos conocer de qué va eso que llamamos feminismo y que en ocasiones nos aterra y en otras nos descontrola, pero que ninguno puede dudar que es un momento de liberación universal.

http://www.edhasa.es/libros/libro.php?id=2345&l=Memorias+de+una+joven+formal&t=Literatura+universal&a=&e=Edhasa&c=Edhasa+Literaria+tapa+dura+(normal)&idt=22

Y como regalo especial del día, esta nota gráfica sobre aquellos tiempos de esa joven formal que transformó al mundo

El libro nuestro de cada martes: «Memorias de una joven formal», de Simone de Beauvoir

Hubo un tiempo en que la filosofía se hacía en academias a espacio abierto, donde los maestros y sus discípulos discurrían sus temas a la sombra de los ancianos olivos; tiempo también en los que la filosofía se recluyó en monasterios y universidades; el camino de la filosofía ha sido de lo hermético a lo popular, del espacio cerrado al retorno de la vida cotidiana. En su devenir, la hermandad entre la filosofía y la literatura, rota por los académicos más estrictos se recuperó desde finales del siglo XIX y fueron no pocos los autores que expusieron su visión del mundo en formatos literarios. Pero nadie como los existencialistas franceses de la posguerra se valieron de la novela y el teatro para llevar a todos el fruto de sus reflexiones.

Simone de Beauvoir aparece, más que como activista, como una de las mentes geniales que dieron origen a lo que podríamos llamar un feminismo moderno; su propio estilo de vida, libre y autónomo, significó una valoración completamente para las mujeres; su idea de ver a la mujer no como el otro, sino asumida en su femineidad como parte del mundo y no como «el segundo sexo», permitió que la revolución de las mujeres fuera, prácticamente, la única revolución que permaneció vencedora mucho más allá de la guerra fría.

Memorias de una joven formal es la recuperación de un tiempo y un espacio extinto, no sólo porque el París del que habla ya no existe ni existirá otra vez jamás, sino porque habla de los momentos y lugares donde se forja la inteligencia y la personalidad de la mujer que logra ser libre por su pensamiento. Escrito en una prosa más que dulce y bien trabajada, sincera y precisa, Beauvoir nos recuerda aquella joven formal que iba a comerse el mundo y que centró su capital en un café y desde ahí, más allá de su relación con Sartre o con quien fuera, supo hacerse su propio lugar en el universo.

http://www.edhasa.es/libros/libro.php?id=2345&l=Memorias+de+una+joven+formal&t=Literatura+universal&a=De+Beauvoir%2C+Simone&e=Edhasa&c=Edhasa+Literaria+tapa+dura+(normal)&idt=22

CNY-qITWwAAJleA.jpg-large

El libro nuestro de cada martes: «Nada», de Janne Teller

El más grande de los temores no se asemeja a la sensación de vacío; la vacuidad, la página en blanco y el sentimiento de la soledad son solo manifestaciones de aquello que es inaprensible y que, sin embargo, nos amenaza constantemente. «Nada», de Jane Teller, es una radiografía del mundo presidido y motivado por la nada; una propuesta de narración para una generación sin ídolos ni dioses, sin retos ni esperanzas. Los niños que jugando a los secuestros pueden torturar sin piedad de una manera que habría horrorizado a los generalotes sudamericanos y a uno que otro nazi, escena que acabamos de vivir en México, niños que apuestan el alma por demostrarse que no todo es nada sino que hay algo. Un libro que deja perplejo en la inmensidad de esta soledad plagada de información en la que buscamos la caricia, la mirada y la comprensión del otro para sabernos presentes.

El libro nuestro de cada martes: Diario de un seductor, de Sören Kierkegaard

Para evitar el empalagoso y falso porno de este fin de semana, un texto de verdad sobre la seducción, la batalla en la que, como decía Borges, las almas luchan cuerpo a cuerpo. Un clásico sobre las relaciones amorosas

Lee «El lector de Julio Verne», de Almudena Grandes. Lea ud. «Nupcias», de Albert Camus. Una vista al insondable misterio de la muerte

Disponga usted de nuestro fraseario y reflexione sobre el único auténtico misterio. Todas las citas son de Albert Camus: Nupcias.

 

Como a esos hombres a quienes la mucha ciencia devuelve a Dios, los muchos años han devuelto las ruinas a la casa de su madre.

 

Qué pobres son quienes necesitan mitos. Aquí los dioses sirven de lechos, o de hitos en el camino de los días.

 

Aquí comprendo lo que se llama gloria: el derecho de amar sin medida. No hay más que un solo amor en este mundo. Estrechar un cuerpo de mujer es también retener junto a mi esta alegría extraña que desciende desde el cielo hasta el mar.

 

Todo ser bello posee el orgullo natural de su belleza, y hoy el mundo deja que su orgullo rezume por todas partes. Ante él, ¿por qué iba yo a negar la alegría de vivir, si sé que no lo encierro todo en la alegría de vivir? Ser feliz no es ninguna vergüenza. Pero hoy en día el imbécil es rey, y llamo imbécil a quien tiene miedo de disfrutar.

 

Las montañas, el cielo, el mar, son como rostros en los que se descubre la aridez o el esplendor a fuerza de mirar en vez e ver. pero todo rostro, para se elocuente, debe sufrir una cierta renovación. Y nos lamentamos por habernos cansado demasiado deprisa cuando habríamos de sorprendernos de que el mundo nos parezca nuevo sólo por olvidado.

 

Notaba en el corazón esa extraña alegría que nace de una conciencia tranquila. Hay un sentimiento que conocen bien los actores cuando tienen conciencia de haber cubierto bien su papel, o dicho con la mayor precisión, de haber hecho coincidir sus gestos con los del personaje ideal que encarnan; de haber entrado de aluna manera en un patrón dibujado de antemano y que, de repente, han hecho vivir y latir con su propio corazón. Eso era precisamente lo que yo sentía: había interpretado bien mi papel. Había desempeñado bien mi oficio de hombre; y el hecho de haber conocido la alegaría durante una larga jornada no me parecía un triunfo excepcional, sino el cumplimiento emocionado de una condición que, en determinadas circunstancias, nos impone el deber de ser felices. En un momento así, volvemos a encontrar soledad, pero con satisfacción.

 

Pocas personas entienden que hay un rechazo que no tiene nada en común con la renuncia. ¿Qué significan aquí palabras como porvenir, bienestar o posición? ¿Qué significa el progreso del corazón? Si rechazo obstinadamente todos los “más adelante” del mundo, es porque trato de no renunciar a mi riqueza presente. No me gusta creer que la muerte abre otra vida. Para mí es una puerta cerrada. No digo que es un paso que hay que dar, sino que es una aventura horrible y sucia.

 

Tengo en mí demasiada juventud como para poder hablar de mi muerte. Pero me parece que si tuviera que hacerlo, sería en este sitio donde encontraría la palabra precisa que, entre el horror y el silencio, enunciaría la certeza consciente de una muerte sin esperanza.

 

Se vive con algunas ideas familiares. Dos o tres. Al compás de los mundos y hombres que uno se encuentra las pule y transforma. Hacen falta diez años para tener una idea que sea bien nuestra: de la que se pueda hablar. Naturalmente, resulta un poco desalentador. Pero el hombre consigue así cierta familiaridad con el hermoso rostro del mundo.

 

Eso debe ser la juventud: ese duro cuerpo a cuerpo con la muerte, ese miedo físico de animal que ama el sol.

 

Me digo debo morir, pero eso no quiere decir nada, puesto que no llego a creerlo y sólo puedo tener la experiencai de la muerte de los demás. He visto gente morirse. Sobre todo, he visto morir perros. Tocarlos me trastornaba. En esos momentos pienso: flores, sonrisas, deseos de mujer, y comprendo que todo mi horror a morir se basa en que tengo celos del vivir. Estoy celoso de los que vivirán y para quienes flores y deseos de mujer alcanzarán su plenitud de carne y sangre. Soy envidioso, porque amo demasiado la vida como para no ser egoísta. Qué me importa a mí la eternidad.

 

Todo cuanto se refiere a la muerte es aquí ridículo u odioso. Este pueblo sin religión y sin ídolo muere en soledad después de haber vivido en masa.

 

Pero a fin de cuentas, no veo que es lo que puede tener de sagrado la muerte, y noto, por el contrario, la distancia que hay entre el miedo y el respeto. Aquí todo respira el horror a morir en una tierra que invita a la vida. Y, sin embargo, al pie de los muros de este cementerio, los jóvenes de Belcourt conciertan sus citas y las muchachas se ofrecen a los besos y a las caricias.

 

Aprendo que no hay felicidad sobrehumana ni eternidad fuera de la curva de los días. Los bienes desdeñables y esenciales, las verdades relativas, son los únicos que me conmueven. No tengo suficiente alma para comprender los otros bienes, “los ideales”. No se trata de presumir de animal, pero no encuentro sentido a la felicidad de los ángeles. Lo único que sé es que este cielo durará más que yo. ¿Y a qué voy yo a llamar eternidad, más que a lo que continuará después de mi muerte?

 

Pero, al fin y al cabo, lo que en esta vida me niega es, ante todo, lo que me mata. Todo lo que exalta la vida acrecienta al mismo tiempo su absurdo.

 

Hay palabras que no he comprendido nunca, pecado es una de ellas. Y, sin embargo creo saber que esos hombres no han pecado contra la vida. Puesto que, si existe un pecado contra la vida, seguramente no es tanto el de desesperar, como el de esperar otra vida y desnudarse de la implacable grandeza de ésta. Esos hombres no han hecho trampas. Gracias a sus ardientes ganas de vivir, fueron dioses del verano a los veinte años; y lo son todavía, una vez que han sido privados de toda esperanza.

 

 

Por la tarde, después de la lluvia, con el vientre mojado por una simiente que huele a almendra amarga, la tierra entera descansa de su entrega al sol durante todo el verano. Y ese olor consagra de nuevo las nupcias del hombre y la tierra, y despierta en nosotros el único amor verdaderamente viril en este mundo, que es perecedero y generoso.

 

Y llamo verdad a lo que continúa. Hay un aprendizaje sutil cuando se piensa que, desde esa perspectiva, sólo los pintores pueden saciar nuestra hambree. Porque tienen el privilegio de convertirse en novelistas del cuerpo. Porque trabajan en esa materia magnifica y fútil que se llama el presente. Y el presente siempre se representa en un gesto. No pintan una sonrisa ni un fugitivo pudor, ni una queja, ni una espera; pintan un rostro con su relieve de huesos y su calor de carne. Han expulsado para siempre la maldición del espíritu esas caras fijadas en líneas eternas: al precio de la esperanza. Porque el cuerpo ignora la esperanza. No conoce más que los impulsos de sus sangre. La eternidad que le corresponde está hecha de indiferencia.

 

Es cierto que la inmortalidad del alma preocupa a muchos espíritus benévolos. Pero es porque, antes de haber agotado la savia, ya rechazan la única verdad que se les ha dado, y que es precisamente el cuerpo. Puesto que el cuerpo no les plantea interrogantes. O, al menos, saben el único interrogantes que les plantea: se trata de uan verdad que se tiene que pudrir y que, por eso, reviste una amargura y una nobleza que no se atreven a mirar de frente. Los espíritus benévolos prefieren la poesía, puesto que es un negocio del alma.

 

No hay verdades en las que el corazón pueda sentirse seguro.

 

Nada invita a encariñarse con los amantes desgraciados. Nada hay más vano que morir por culpa de un amor.

 

Habría que detenerse en ese balanceo: singular instante en el que la espiritualidad repudia la moral, en el que la felicidad nace de la ausencia de esperanza, en el que el espíritu encuentra su razón en el cuerpo. Es cierto que toda verdad lleva en sí misma su amargura, pero tambie´n es cierto que toda negación contiene una floración de “sí”.

 

Imagginación

Meditación Divertida con Maggie

Disappearing Thoughts

clicks and clips

Tablaturas de mis pasos

Unas cuantas palabras y fotos para los lugares que me hacen feliz.

NOUS LES FEMMES

Aller au delà de nos limites à travers le monde. J'en suis capable, pourquoi pas toi? Pourquoi pas nous? Ensemble nous sommes invincibles "Je suis femme and i can".

Rosie Blog

A garden of wild thoughts. Feeling thoughts and dilemmas

Un Loco Anda Suelto

Entra en mi mente...déjame entrar en la tuya...

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Cynthia Briones

Letras en el mar.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

A %d blogueros les gusta esto: