El libro nuestro de cada martes: Algo que brilla como el mar de Hiromi Kawakami, ed. Penguin

Un libro que concentra su belleza en la transformación del joven en adulto; los ritos de paso, la relación con los cuerpos y la función del amor; si bien es una joya de la expresión japonesa, distribuye su visión entre lo muy japonés y lo universal creando una metafora de la existencia de cada hombre. El encuentro con el amor y el desamor configuran un concierto de sensaciones y sentimientos que no pueden dejarnos indiferentes, por el contrario, se trata de un libro que nos obliga, desde las primeras páginas a dialogar con nosotros mismos.

Algo más sobre el libro: https://contralainercia.wordpress.com/2019/04/09/resena-hiromi-kawakami-algo-que-brilla-como-el-mar/

Algo más sobre la autora

El libro nuestro de cada martes: Los nombres epicenos de Amélie Nothomb, ed. Anagrama

Harán unos veinticinco años que comencé a leer a Amélie Nothomb, es cierto que no todas sus pequeñas novelas son obras maestras, pero todas son piezas de orfebrería, historias que lo mismo reviven clásicos que se adentran en el imaginario de la sociedad contemporánea. A lo largo de los años ha construido un pequeño universo en el que la realidad aparece envenenada de expectativas y desencuentros, de luces y sombras donde los seres humanos se pierden para encontrarse a sí mismos en una sociedad siempre pendiente de reconstsrucción. En Los nombres epicenos – los que son tanto femeninos como masculinos – vuelve sobre su especialidad, el amor y el odio, la venganza y la paz. Un libro que no puede dejarse pasar.

Algo más sobre el libro: https://www.mrwonderbook.com/resena-los-nombres-epicenos-amelie-nothomb/

Una charla con Amélie Nothomb, subtitulada en español

Las citas de los viernes: Los amores de Nishino, de Hiromi Kawakami

Una pequeña pieza de relojería de inusitada belleza; Los amores de Nishino, de Hiromi Kawakami, editada por Penguin Random House, guarda, entre otras, estas diminutas joyas, que ustedes lo disfruten:

La primera vez que me rodeó el hombro, guardé silencio igual que Minami y dejé que lo hiciera. Simplemente me callé y dejé que me abrazara, sin
pensar si aquello era cariño o amor.

Recordé el modo que Nishino tenía de hacer el amor y, por un instante, sentí nostalgia. Sin embargo, me costaba recordar de qué modo estaba yo enamorada de él.

Se había enamorado varias veces, aunque nunca me contaba nada. Amaba en silencio y en silencio dejaba de amar, como cuando, de pequeña, hacía calladamente aquellas figuras de origami.

El gesto fue tan sutil que ni siquiera estaba claro si realmente lo había tocado. Pero mis ojos vieron cómo los dedos de la mujer trazaban una estela de un blanco inmaculado en el aire. Esa estela pasó rozando el hombro de Nishino para, a continuación, transformarse en una bella imagen residual.

A su alrededor flotaba una misteriosa aura. Un aura de la que carecía el resto de chicos de la clase. Yo tenía la sensación de que aquella aura, por más que intentaras empujarla y adentrarte en ella, no tenía fin. Cuanto más intentabas apartarla, más te adentrabas en ella. Nunca llegabas a alcanzar a Nishino, que estaba al otro lado. Sin embargo, era suave, cálida y muy agradable. De pronto tenías la falsa sensación
de que aquella aura era el propio Nishino.

Nos besamos durante un largo rato. Seguimos besándonos durante muchísimo tiempo. Nishino pensando en alguien que no era yo; yo pensando en otras cosas y no en él.

La mano de Nishino, en cambio, no me resultaba ajena. Cuando me di cuenta, ya no sabía dónde empezaba mi mano y dónde la suya.

Cuando me tocó por primera vez, con calma pero con decisión, resultó francamente violento. El resuello contenido, la ternura de sus gestos, suavidad de su voz no lograron ocultar su violencia. Porque las bestias que se abaten sobre sus presas siempre son violentas. Las criaturas grandes se abaten sobre las criaturas más pequeñas con movimientos refinados, sin malgastar energías. Cuanto más refinadas y eficientes, más violentas son.

Nos abrazamos. Con ternura. Como el agua. Pero sin convertirnos en agua.

Pegué el oído al teléfono para intentar captar si en aquella risa había algún atisbo de tristeza por no poder pasar el fin de semana con Manami, pero no percibí nada. Hablaba con la misma voz dulce de siempre, válida para todas las estaciones.

El tiempo parece imbécil, pensé, invadida un brutal sentimiento de impotencia.

Nishino sonrió. Era una sonrisa extraña, como si fuera plenamente consciente de que no existía ninguna mujer en el mundo capaz de amarlo de verdad. Una sonrisa como la llama incolora de gas que un día vi.

Subaru, dicho y hecho, se había tumbado lánguidamente en el suelo, como un charco acumulado sobre la tierra.

Las citas de los viernes: Serotonina de Michel Houellebecq, ed. Anagrama

Houellebecq escribe sobre nuestros miedos y sobre nuestras angustias; es cínico, violento, misógino en este libro y de esa manera brutal nos expone frente a la grandeza y la miseria de nuestro tiempo. Este viernes, los momentos estelares de este libro que no puede dejarnos indiferentes

Serotonina de Michel Houellebecq. Editorial Anagrama

«El alivio que me produce la primera bocanada es inmediato, de una virulencia sorprendente. La nicotina es una droga perfecta, una droga simple y dura, que no proporciona ninguna alegría y se define totalmente por la carencia y por el cese de esa carencia».

«No es difícil cambiar el nombre de pila, bueno, no quiero decir desde un punto de vista administrativo, casi nada es posible desde ese punto de vista, el objetivo de la administración es reducir al máximo tus posibilidades de vida, cuando no consigue pura y simplemente destruirla, desde el punto de vista administrativo un buen administrado es un administrado muerto, hablo sencillamente desde el punto de vista del uso».

«Razoné rápidamente: un día u otro tendría que volver a París, aunque solo fuese por motivos profesionales, de mi trabajo en el Ministerio de Agricultura estaba ya prácticamente tan asqueado como de mi pareja japonesa, desde luego atravesaba un mal momento, hay gente que se suicida por menos de eso».

«Ella, se consagra en cuerpo y alma, como suele decirse, se abisma y por otra parte no hace en realidad la diferencia, esa diferencia entre cuerpo y alma no es para ella más que una disputa masculina intrascendente. Sacrificaría sin vacilar su vida a esta tarea que en realidad no lo es, porque es la manifestación pura de un instinto vital».

«La vida sin una mujer (e incluso, precisamente, sin esa mujer que le proporciona tanto placer) se vuelve realmente imposible y se asemeja a la caricatura de una vida; en este momento, el hombre empieza en verdad a amar. El amor en el hombre es, por tanto, un fin, una realización y no, como en la mujer, un comienzo, un nacimiento; he aquí lo que se debe considerar».

«Se me reprochará quizá que concedo excesiva importancia al sexo; no lo creo. Aunque no ignoro que otras alegrías ocupan poco a poco su lugar, en el curso del desarrollo normal de una vida el sexo sigue siendo el único momento en que involucras personal y directamente tus órganos, por lo cual el sexo, y por un sexo intenso, sigue siendo el paso obligado para que se produzca la fusión amorosa, nada puede realizarse sin él, y todo lo demás, normalmente, dimana de él suavemente».

«En una fracción de segundo ella acababa de salir del marco del amor romántico, incondicional, y había entrado en el de la conveniencia, y desde aquel momento supe que se había acabado, que nuestra relación había terminado y que incluso ahora era mejor que acabase cuanto antes porque yo ya no tendría nunca más la sensación de tener a mi lado a una mujer sino a una especie de araña, una araña que se alimentaba de mi fluido vital y que no obstante conservaba la apariencia de una mujer, tenía pechos, tenía culo (que ya he tenido ocasión de elogiar) e incluso un coño (sobre el que he expresado algunas reservas), pero nada de esto servía ya, yo la veía convertida en una araña, una araña venenosa que picaba y me inyectaba día tras día un fluido paralizante y mortal, era importante que ella saliera lo más pronto posible de mi vida».

«Con esto no quiero decir que no me amaban, me amaban sin lugar dudas, y fueron unos padres excelentes desde todos los puntos de vista, atentos, presentes sin exageración, generosos cuando era preciso; pero no era el mismo amor y yo siempre quedaba fuera del círculo mágico, sobrenatural que formaban los dos (su grado de comunicación era ciertamente asombroso, estoy seguro de haber presenciado como mínimo dos casos de telepatía innegable entre ellos)».

«¿Era capaz de ser feliz en soledad? No lo creía. ¿Era capaz de ser feliz en general? Creo que es la clase de preguntas que más vale no hacerse».

«En cualquier caso, aquello no hubiese durado mucho tiempo, la industria del porno vivía sus últimos meses antes de que la destruyera el porno amateur en internet, YouPorn iba a destruir esa industria con mayor rapidez incluso que YouTube la industria musical, el porno ha sido siempre puntero en la innovación tecnológica, como ya lo han señalado numerosos ensayistas, sin que ninguno se percatara de lo que esta constatación tenía de paradójica, porque en definitiva la pornografía es el sector de la actividad humana donde la innovación tiene menos importancia, en él no se produce absolutamente nada nuevo, todo lo concebible en materia pornográfica existía ya ampliamente en la Antigüedad griega o romana».

«Mudarse al campo sería un suicidio en su carrera, y, al mismo tiempo, ¿es realmente grave que se suicide lo que ya está muerto?, esto es lo que yo pensaba en mi fuero interno, pero evidentemente no podía decírselo directamente, ¿y cómo decirlo indirectamente? No vi ninguna solución».

«Nunca he sabido realmente cuáles eran, no hay, sin duda, ningún sector de la actividad humana que desprenda un tedio tan total como el derecho».

«Como todos los países de Europa occidental, España, empeñada en un proceso feroz de aumento de la productividad, había suprimido poco a poco los empleos no cualificados que antaño contribuían a hacer la vida un poco menos desagradable, condenando de paso a la mayoría de su población a un paro masivo. Maletas así, ya llevaran las siglas de Zadig y Voltaire o Pascal y Blaise, solo tenían sentido en una sociedad donde aún existía la función de mozo de cuerda».

«Ahora era diferente, un recorrido social sin una brillantez particular pero correcta me había permitido huir, confiaba en que definitivamente, del contacto físico e incluso visual de las clases peligrosas, ahora me encontraba en mi propio infierno, construido por mí a mi conveniencia».

«El abandono de la familia no constituía un delito. Habría que haber grabado esta frase, en letras enormes, en todos los edificios públicos: en Francia, el abandono de la familia no constituye un delito. Insistían mucho en este punto, enumeraban pruebas impresionantes: en el caso de que la policía o la gendarmería investigasen la desaparición de una persona, tanto la una como la otra tenía prohibido revelar su nueva dirección sin el consentimiento del desaparecido; y en 2013 se había suprimido el procedimiento de búsqueda a instancia de las familias. Era asombroso que en un país donde existía una tendencia a restringir año tras año las libertades individuales, la legislación hubiera mantenido esta libertad fundamental, e incluso más fundamental, a mi juicio, y más filosóficamente perturbadora que el suicidio».

«No creo equivocarme al comparar el sueño con el amor; no creo engañarme al comparar el amor con una especie de ensueño de dos, cierto que junto con instantes de ensueño individual, de pequeños juegos de conjunciones y cruces de caminos, pero que permiten, con todo, transformar nuestra existencia terrenal en un momento soportable, que incluso es, en verdad, el único medio de soportarla».

«Eso ocurría incluso en las granjas mejor cuidadas, era lo primero que llamaba la atención, aquel cacareo incesante, aquella mirada de pánico permanente que te lanzaban las gallinas, la mirada de pánico y de incomprensión, no pedían piedad, no eran capaces, pero no entendían, no entendían las condiciones en las que estaban condenadas a vivir. Por no hablar de los polluelos machos, inútiles para la puesta, arrojados aún vivos y a puñados en las trituradoras; yo conocía todo aquello, había tenido ocasión de visitar varias granjas de gallinas de las cuales la de Elbeuf era sin duda la peor, pero la abyección común con la que yo, como todo el mundo, me adaptaba a las circunstancias me había permitido olvidarlo».

«Para mí era un nuevo eștilo de vida, cuya posibilidad nunca había imaginado con Claire, y que estaba llena de atractivos insospechados, bueno, lo que quiero decir es que Camille tenía ideas sobre la manera de vivir, la colocabas en una pequeña localidad normanda perdida en medio del campo y ella veía enseguida el modo de sacar el mayor partido del lugar. Los hombres, en general, no saben vivir, no tienen ninguna familiaridad real con la vida, nunca se sienten en ella totalmente a gusto, por eso persiguen diferentes proyectos, más o menos ambiciosos o más o menos grandiosos, depende, claro está, fracasan y llegan a la conclusión de que habría sido mejor, simplemente, dedicarse a vivir, pero suele ser demasiado tarde».

«A decir verdad yo me encontraba en la misma situación, los años de estudiante son los únicos felices, los únicos en los que el porvenir parece despejado, en que todo parece posible, después la vida adulta, la vida profesional, no es más que un lento y progresivo estancamiento, sin duda por eso las amistades de la juventud, las que entablas durante los años de estudio y que en el fondo son las únicas verdaderas, nunca sobreviven a la entrada en la madurez, evitamos volver a ver a los amigos de juventud para no confrontarnos con los testigos de nuestras esperanzas frustradas, con la evidencia de nuestro propio aplastamiento».

«Me fui al día siguiente después del desayuno, bajo un cielo dominical resplandeciente que contrastaba con mi tristeza cada vez más grande. Hoy me sorprende rememorar mi tristeza cuando circulaba a poca velocidad por las desiertas carreteras del departamento de la Manche. Nos gustaría que hubiera premoniciones o signos, pero no suele haber ninguno, y nada, aquella tarde soleada y muerta, me inducía a presagiar que conocería a Camille a la mañana siguiente y que aquel lunes sería el comienzo de los años más hermosos de mi vida».

«Sí, no es ninguna tontería -aprobó-, tengo pacientes que van, pero en mi opinión usted lo ha pensado un poco tarde. Si no, están también las putas de Tailandia, el significado de la Navidad en Asia es un rollo que olvidas completamente, y el 31 puedes pasar el trance suavemente, para eso están las chicas, debería poder encontrar un billete, está menos saturado que los monasterios, eso también ha dado buenos resultados, incluso a veces es casi terapéutico, he tenido a tíos que han vuelto con las pilas recargadas, convencidos a tope de su seducción viril, bueno, eran tíos tirando a gilipollas, o sea, soplagaitas fáciles de timar, usted no me da esa impresión, por desgracia. El problema también para usted es el Captorix».

«Volándole los sesos podía salvar la vida de muchos gasterópodos y también de muchos cefalópodos, total, que introducía una pequeña variación en la cadena trófica sin tener ningún interés personal, aquel gorrión siniestro era seguramente incomestible. Yo solo tenía que recordar que era un hombre, amo y señor, el universo había sido creado a mi conveniencia por un Dios justo».

«Ya tenía claro que Camille no solo vivía sola y no tenía amantes, sino que tampoco tenía muchos amigos; durante aquellas tres semanas no recibió ninguna visita. ¿Cómo había podido llegar a ese extremo? ¿Cómo habíamos podido llegar los dos a ese extremo? Y por decirlo en palabras del bardo comunista: ¿así viven los hombres?»

«Ya no lo sé, ahora soy viejo, no consigo recordarlo bien pero me parece que ya tenía miedo, y que había comprendido, ya en aquella época, que el entorno social era una máquina de destrucción del amor».

«De aquel período en Clécy solo conservo dos fotografías, me imagino que teníamos demasiado que vivir como para perder el tiempo en selfies, pero quizá esta práctica estaba menos extendida entonces, el desarrollo de las redes sociales era todavía embrionario, si es que existían; sí, sin duda, por entonces la gente vivía más».

«A veces sentían la necesidad de relajarse y entonces se emborrachaban en grupo, pero hasta sus borracheras eran distintas de las que yo había conocido: se embriagaban brutalmente, ingerían a toda pastilla dosis de alcohol ingentes, como para atontarse lo antes posible, se emborrachaban exactamente como debían de hacerlo los mineros de la época de Germinal, la semejanza la realzaba aún más la recobrada popularidad de la absenta, que alcanzaba una graduación etílica asombrosa y permitía en efecto emborracharse en un tiempo mínimo».

«El mundo exterior era duro, implacable con los débiles, no cumplía nunca sus promesas, y el amor seguía siendo lo único en lo que todavía se podía, quizá, tener fe».

 «Tam pertenecía a la delegación inglesa (Inglaterra entonces formaba parte todavía de Europa o al menos lo fingía), pero era de origen jamaicano, creo, o quizá de Barbados, o sea, de una de esas islas que parecen producir una cantidad ilimitada de ganja, ron y negras bonitas con el culo pequeño, cosas todas que ayudan a vivir pero no transforman la vida en destino».

«Las unidades de cuidados paliativos (por lo menos las que he visto funcionar, y no han sido pocas, forzosamente, a mi edad) atienden esas peticiones con competencia y humanidad, son gente admirable, pertenecen al débil y valeroso contingente de esas «personitas admirables» que hacen que la sociedad funcione en un período globalmente inhumano y de mierda».

La lista tonta de los jueves… ¡El amor!

Hablemos del amor, pero del bueno, de ese que rompe vidas y nos estremece para siempre. Más allá de las manitas sudadas, la Lista tonta ofrece, una muestra del amor… lo primero que se nota en una lista es aquello que falta.

01


Enemigos, una historia de amor. Isaac Bashevis Singer.

http://dasbuecherregal.blogspot.com/2014/10/enemigos-una-historia-de-amor-isaac.html

03


El cielo es azul, la tierra es blanca. Hiromi Kawakami.

https://elbuscalibros.com/cielo-azul-tierra-blanca-1118055cb5e4

14


El burdel de las gitanas. Mircea Eliade.

https://elcultural.com/El-burdel-de-las-gitanas

15


Malena es un nombre de tango. Almudena Grandes.

https://www.unlibroaldia.es/malena-es-un-nombre-de-tango-almudena-grandes/

El libro nuestro de cada martes: Serotonina de Michel Houellebecq

En estos tiempos atormentados aproximarse a un libro así puede resultar peligroso, es un texto, como todos los de Houellebecq que nos sacuden y nos hace preguntarnos sobre las bases de nuestra propia conducta e identidad. Nos cuestionamos sobre el valor del sexo, sobre el sentido de la felicidad, sobre la mediatización y nuestros conflictos.

¿Hasta donde hemos mutado el sentido de lo humano? Cínico si se quiere, lo que será nunca Houellebecq es ser indiferente.

Que ustedes lo disfruten.

Algo más sobre el libro:

https://www.elespanol.com/cultura/libros/20190104/reflexiones-machistas-serotonina-nuevo-libro-houellebecq/365714388_0.html

Una interesante conferencia de Houellebecq.

El libro nuestro de cada martes: Teoría King Kong de Virginie Despentes

Acabo de leer Teoría King Kong de Virginie Despentes, y al final me encuentro con esta conclusión que me ha salido y no puedo sino exponerla:

Todos debemos… si debemos, leer este libro, usted señora, amiga, que no se considera feminista porque le da pena que la relacionen con mugrosas y lesbianas, o usted que se ofendió porque las manifestantes maltratan monumentos, usted señor, amigo, que piensa que existe algo así como las feminazis, padre y madre que le da miedo aceptar que su hija es dueña de su cuerpo; señora, señor, que nos da trabajo darnos cuenta que el machismo nos ha hecho daño a todos por igual y que es la base de la explotación y de la dominación política… sin tanto cuento. Todos debemos leer este libro, si no para estar de acuerdo, al menos sí para estar enterados.

La autora habla de su libro:

 

El rincón de la bibliografía: Henry Miller

Hoy cumple años uno de los autores más polémicos, admirados y satanizados: Henry Miller. Uno de los padres del nuevo periodismo, un aventurero del sexo y también de la expresión erótica; testigo fiel de su tiempo. Aquí, como homenaje, su bibliografía en español.

Moloch o Este mundo pagano

http://cuecuentos.blogspot.com/2016/04/moloch-o-este-mundo-pagano-henry-miller.html

Polla loca

https://www.culturamas.es/blog/2011/01/20/henry-miller-y-el-gran-sur/

Cartas a Anaïs Nin

http://cartasenlanoche.blogspot.com/2009/12/dos-cartas-tumultuosas-de-henry-miller.html

Trópico de Cáncer

http://www.lecturalia.com/libro/10044/tropico-de-cancer

Nueva York. Ida y vuelta

http://www.edhasa.com.ar/libro.php?ean=9788435019408&t=Nueva+York.+Ida+y+vuelta

Primavera negra

http://www.edhasa.com.ar/libro.php?ean=9788435009560&t=Primavera+negra

Max y los fagocitos blancos

https://www.entrelectores.com/libros/henry-miller/max-y-los-fagocitos-blancos-henry-miller

Trópico de Capricornio

https://www.edhasa.es/libros/157/tropico-de-capricornio

El ojo cosmológico

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?t=54430

El mundo del sexo

https://lamecanicaceleste.wordpress.com/2017/08/08/el-mundo-del-sexo-por-henry-miller-1891-1980/

El coloso de Marusi

https://www.edhasa.es/libros/212/el-coloso-de-marusi

La sabiduría del corazón

https://theinnercircle3824.wordpress.com/2013/09/22/la-sabiduria-del-corazon-henry-miller-sobre-el-arte-de-vivir/

Opus pistorum

https://www.planetadelibros.com/libro-opus-pistorum/89678

Un domingo después de la guerra

http://millerhenry.blogspot.com/2006/10/un-domingo-despus-de-la-guerra-henry.html

Una pesadilla con aire acondicionado

https://www.elcultural.com/revista/letras/Una-pesadilla-con-aire-acondicionado/34150

Recordar para recordar

https://www.larazon.es/cultura/libros/henry-miller-mas-alla-del-sexo-LH20633697

La sonrisa al pie de la escala

https://negritasycursivas.wordpress.com/2013/09/27/que-hace-un-libro-como-tu-en-una-coleccion-como-esta/

Sexus

https://www.edhasa.es/libros/158/sexus

El tiempo de los asesinos. Un estudio sobre Rimbaud

https://palabrayverso.com/2017/04/17/te-recomendamos-46/

Los libros en mi vida

https://www.entrelectores.com/libros/henry-miller/los-libros-en-mi-vida-henry-miller

Noches de amor y alegría

https://ellaberintodelverdugo.blogspot.com/2012/09/henry-miller-fragmentos.html

El puente de Brooklyn

http://www.anikaentrelibros.com/el-puente-de-brooklyn

Plexus

https://www.edhasa.es/libros/115/plexus

Días tranquilos en Clichy

https://www.edhasa.es/libros/779/dias-tranquilos-en-clichy

Big Sur y las naranjas de El Bosco

https://www.edhasa.es/libros/196/big-sur-y-las-naranjas-de-el-bosco

Nexus

https://www.edhasa.es/libros/816/nexus

Inmóvil como el colibrí

http://signosvagabundos.blogspot.com/2016/03/henry-miller-inmovil-como-el-colibri.html

Insomnia

https://www.henrymiller.info/gallery/insomniaseries.php

Al cumplir ochenta

http://www.elem.mx/obra/datos/221353

El libro de mis amigos

https://www.proceso.com.mx/124951/el-libro-de-mis-amigos-de-henry-miller

Querida Brenda (Cartas a Brenda Venus)

https://blogs.20minutos.es/ezcultura/2007/01/24/querida-brenda-cartas-amor-henry-miller-brenda/

Henry Miller habla sobre Nueva York

El libro nuestro de cada martes: «Las partículas elementales» de Michel Houellebecq

De Michel Houellebecq pueden decirse muchas cosas; que es un autor incómodo, que su lectura puede no ser confortable, que es a veces violento pero nunca diremos de él que sea conformista o que su lectura no sea una batalla, no entre el autor y el lector, sino entre ambos y la realidad.

Las partículas elementales presenta un mundo, convertido en antiutopía, donde la libertad ha dejado de engendrar placeres para presentarse, como la gran ausente de un mundo que ha querido perecer de hastío. Es un encuentro con la velocidad de nuestra civilización. Como siempre, Houellebecq no apuesta por la moraleja, más bien, se solaza estirando la ficción hasta lo inimaginable nutriéndose de los datos que el mundo a su alcance le provee.

Disfrute de Las partículas elementales, uno de los libros que no podrá olvidar y que le impulsará a ver la realidad de un modo diferente.

En 2006, Oskar Roehler filmó «Elementareilchen», sobre la novela de Houellebecq, aquí el trailer:

 

El libro nuestro de cada martes: Orlando de Virginia Woolf

Jorge Luis Borges decía que a un escritor le está permitido crear la fábula pero no la moraleja; esta es la garantía de sobrevivencia de la imaginación cuyos únicos límites son lo verosímil y la consecuencia. Se puede ser inverosímil aún retratando la realidad y se es inconsecuente cuando se construyen personajes infieles a su carácter o cuando no hay relación entre causas y consecuencias. La grandeza de la novela consiste en mantener sin fisuras estos principios durante toda su trama.

En la era victoriana la biografía novelada causó estragos entre la población lectora estrechando sus miras y fortaleciendo los estereotipos. Virginia Woolf, derriva el género creando una biografía que no es tal, la de una persona que transita entre los sexos, un sujeto que vive cinco siglos de historia británica y desmenuza los prejuicios con fruición y elegancia.

No se puede ir por la vida como si Orlando no hubiera sido escrita. Nuestro imaginario no se puede llenar de lugares comunes como no se puede criar un niño solo con caramelos. Atreverse con Orlando es entrar al fascinante mundo de una de las principales plumas de la historia de la literatura, la gigantesca Virginia Woolf, pero también a su visión de género, de libertad y de imaginación desbordante pero finamente labrada.

En 1992 Sally Potter dirigió una versión cinematográfica alucinante, suntuosa y precisa que bien honra la novela. Aquí el trailer, es decir, los cortos:

Imagginación

Meditación Divertida con Maggie

Disappearing Thoughts

clicks and clips

Tablaturas de mis pasos

Unas cuantas palabras y fotos para los lugares que me hacen feliz.

NOUS LES FEMMES

Aller au delà de nos limites à travers le monde. J'en suis capable, pourquoi pas toi? Pourquoi pas nous? Ensemble nous sommes invincibles "Je suis femme and i can".

Rosie Blog

A garden of wild thoughts. Feeling thoughts and dilemmas

Un Loco Anda Suelto

Entra en mi mente...déjame entrar en la tuya...

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Cynthia Briones

Letras en el mar.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

A %d blogueros les gusta esto: